Gastronomía & Cía Opciones
 

Tempura

tempura.jpg

El nombre de la tempura viene de Témporas, jornadas de abstinencia de carnes, cuando verduras y pescados se freían para dar más sustancia a las comidas, aunque su origen es discutido, se dice que es de influencia portuguesa adoptada por los japoneses a mediados del siglo XVI, aunque algunos chefs japoneses dicen que el origen se encuentra en la llegada de Marco Polo a China.

La tempura describe a la masa con que se rebozan vegetales, pescado y aves para freírlos, pero también al conjunto de platos que se elaboran con este método.

Actualmente encontramos en las tiendas de alimentación la harina de tempura ya preparada, ésta es muy fina y suave, dando una textura ligera, crujiente y espumosa, ya que se debe mezclar con agua con gas muy fría hasta conseguir una masa en la que poder rebozar los ingredientes.

Aunque hoy en día hay varias maneras de preparar una masa para tempura, una forma rápida de hacerla es tamizar harina normal y mezclarla con Maizena a partes iguales, una yema de huevo (aunque también hay quien usa la clara), agua con gas muy fría (también se utiliza levadura o cerveza) y un poco de licor de arroz (opcional).

Lo ideal es tempurizar los alimentos frescos elegidos cortados en tamaño bocado, que no sean tampoco muy gruesos, pues la fritura no debe durar más de tres minutos y puedes arriesgarte a que quede demasiado crudo. Se fríe en aceite vegetal muy caliente, las mejores tempuras se hacen con aceite de sésamo, pero lo cierto es que se hace poco, una opción para darle un toque de este aceite de semillas, es mezclarlo con otro aceite vegetal de sabor más suave. Y como todos los rebozados, la tempura se debe comer recién hecho para apreciar su sabor y su textura.

La tempura no lleva sal, la salsa con la que se acompaña potenciará el sabor, se llama tentsuyu y está elaborada con caldo dashi, salsa de soja y mirin. Adicionalmente se puede agregar wasabi, rábano blanco o jengibre.

El resultado puede ser espectacular, bocados nada aceitosos, crujientes, sabrosos y nutritivos. Quizá la primera vez que se elabore en casa no dispares cohetes, pero una vez cogido el truco se convertirá en un banquete semanal.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (19 votos, media: 4,79 de 5)
Loading ... Loading ...

Ya hay 2 comentarios. ¿Quieres dejar el tuyo?

  • Kurrin Kurrin

    Yo soy un ama de casa normal y corriente y con la tempura que venden preparada me pasa que siempre me queda todo muy aceitoso (aunque lo intente secar con papel).
    Seguro que fallo en algo.

    ¿Teneis alguna sugerencia?

  • Alberto

    Kurrin kurrin
    Seguro que tu problema es la temperatura del aceite.
    Si la temperatura es muy baja la masa no frie bien y absorbe mucha cantidad de aceite.

    Puedes probar la temperatura echando unas gotitas de masa en el aceite caliente y si esta sube rápidamente del fondo del recipiente que uses para freir, esta listo.

    Unas recomendaciones.
    Puedes usar agua normal, pero siempre muy fria.
    Usa harina normal.
    Y que no se te ocurra usar aceite de sésamo para freir, es una locura, además de ser carísimo da demasiado sabor. Usa un aceite neutro sin sabor.

Dejar un Comentario

  Acepto la Política de Privacidad

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

Responsable: Gastronomía & Cía
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos aquí.