Patatas transgénicas son saboteadas en el Reino Unido

sabotage transgénicos

Las patatas transgénicas son saboteadas en el Reino Unido, al parecer, los activistas anti transgénicos malogran todos los cultivos experimentales que se realizan con este tipo de alimentos con un único propósito, evitar que puedan concluirse los estudios que se realizan. Dichos estudios son un paso obligado ante la ley para que puedan ser alimentos aprobados, ya que se deben presentar detalladamente los datos relacionados con los posibles riesgos o beneficios relacionados. Si no hay estudios y conclusiones, desaparece el paso previo a la aprobación, por eso los activistas han intensificado los sabotajes destruyendo cada plantación de alimentos transgénicos experimentales.

Durante los dos últimos años se han intensificado los estudios que se realizan en torno a los alimentos transgénicos, en el caso de las patatas transgénicas, se intentan desarrollar nuevas variedades que sean capaces de resistir el ataque del denominado nematodo quístico. Se trata de un minúsculo gusano de un milímetro de longitud que ataca las raíces de las plantas de las patatas atrofiando el crecimiento del tubérculo.

Los nematodos quísticos causan grandes pérdidas en varios países en vías de desarrollo en los que las patatas representan una fuente alimentaria fundamental, aunque también afecta a cultivos que se realizan en países industrializados como sería el caso de Estados Unidos.

Ante tantos actos de sabotaje los científicos se niegan a proseguir con sus trabajos, ya que resultan poco provechosos y reclaman al Gobierno del Reino Unido medidas que permitan continuar con sus investigaciones transgénicas ya sea mediante protección gubernamental o mediante localizaciones secretas donde investigar sin que los activistas malogren el trabajo.

Hay que decir que no sólo las patatas transgénicas son objeto de sabotaje, cualquier alimento en el que la modificación genética esté presente, es blanco de los grupos de activistas ecologistas que luchan contra el desarrollo de alimentos transgénicos. Se trata de una postura un tanto absurda, es preferible concluir las investigaciones y verificar si representarían un riesgo para la salud humana.

Por otro lado hay que decir que nos resulta extraño que se esté trabajando para obtener patatas inmunes al ataque del gusano en cuestión, sobre todo cuando se ha puesto en marcha hace ya varios meses un proyecto de la Universidad de Leeds en el que se pretende descifrar el genoma de este gusano. La información obtenida podría permitir a los científicos desarrollar alguna estrategia genética para acabar con esta creciente plaga que causa pérdidas millonarias cada año.

Pero volviendo al tema de los sabotajes que se realizan sobre el desarrollo de alimentos transgénicos, de nada servirán estas acciones, a mayor secretismo mayor desconocimiento de la población y mayores posibilidades de comercializar un producto peligroso. Las armas que se han de emplear son los estudios científicos que puedan mostrar los posibles riesgos de estos alimentos para la salud humana y no los actos de sabotaje.

Recordemos que nuevas variedades transgénicas como la patata transgénica Amflora, producto desarrollado por la compañía BASF y que en principio se había concebido para la producción de almidón para la industria, se pretenden ahora destinar a la alimentación animal y humana a pesar de las dudas planteadas por la Organización Mundial de la Salud sobre los posibles riesgos en la alimentación humana. Ante este tipo de hechos, no es extraño que los activistas terminen saboteando todas las plantaciones y no creyendo en el sistema.

La EFSA (Agencia Europea de Seguridad Alimentaria) respalda el desarrollo de la patata Amflora y argumenta que no ofrece ningún peligro para la salud humana, a pesar de que no existen estudios que muestren su seguridad a largo plazo. Tampoco parece que se haya tenido en cuenta la carga de genes resistentes a los antibióticos que contiene esta variedad de patatas transgénicas, algo que podría provocar en los seres humanos una resistencia similar a los antibióticos nada recomendable.

Recordamos el post utilizar antibióticos en la alimentación es una solución negativa, la propia EFSA indicaba que no era recomendable utilizar antibióticos en los alimentos y la patata Amflora contiene genes de resistencia a antibióticos.

En fin, no respaldamos los actos de sabotaje aunque podamos entender que las intenciones son buenas y sobre todo se encuentre el deseo de preservar una alimentación humana de calidad, pero ese no es el camino.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...