Olimpiadas de Beijing 2008, la conquista del mercado enológico chino

Beijing 2008 consumo de vino

En las Olimpiadas de Beijing 2008, la conquista del mercado enológico chino parece adquirir mayor fuerza, diversas bodegas pretenden cerrar acuerdos comerciales. Los Juegos Olímpicos no son sólo una competición deportiva, también son una buena excusa para acrecentar la presencia de los vinos de distintas bodegas internacionales. Como sabemos, China está viviendo una espectacular carrera enológica, el consumo de vino crece imparable y más desde que se eliminaron los aranceles que gravaban al vino hace unos meses.

Es tal el auge de su consumo que incluso se ha aumentado significativamente la producción de vinos en China, multiplicando considerablemente el número de hectáreas que se dedican a la producción de uva y por tanto, aumentando también de un modo significativo el número de bodegas que existen en el país. El considerable crecimiento de consumo del vino ha servido para dar alas a la industria enológica de China con el propósito de competir contra los vinos que llegan de otros países.

Las Olimpiadas de Beijing 2008 son ahora un tablero de juego en el que las grandes compañías enológicas intentan formalizar distintos acuerdos que les permitan introducirse con más fuerza en el país, hay que tener en cuenta que se calcula un consumo de 1.000 millones de litros de vino para dentro de tres años en el país asiático y para las bodegas, aumentar su presencia se traduce en garantizar una parte de este pastel económico.

Parece que quienes llevan la delantera en la tarea promocional del vino son las bodegas australianas, durante estos días de competición olímpica, los productores australianos promocionan sus vinos en Beijing y Shanghai organizando catas que son ofrecidas a los expertos en vinos, a la prensa especializada y a los importadores del país, en resumidas cuentas, a quienes pueden garantizar el aumento del consumo de determinadas marcas de vino en China.

Los bodegueros australianos utilizan distintas estrategias con el fin de garantizar su presencia en ese mercado, incluso participan en distintas obras benéficas o colectas que magnifiquen su imagen. Esto se traduce en miedo ante el resto de bodegas que intentan también acrecentar su presencia en el país, para Australia, China es el primer destino de exportación, por proximidad, por datos de mercado, etc., sin duda, un gran atractivo para las bodegas australianas pertenecientes al denominado Nuevo Mundo.

Sin embargo, hay que decir que todas las bodegas internacionales se preocupan por superar a sus rivales y parece que olvidan que existe un gran potencial vitivinícola en China, como decíamos antes, en el país aparecen nuevas bodegas que pretenden colmar las necesidades de sus compatriotas y dado el carácter nacionalista de los habitantes del país, el tipo de Gobierno y posiblemente los precios, algo más económicos que los que puedan ofrecer las bodegas internacionales, el verdadero rival a batir en próximos años serán las bodegas chinas.

China se adapta al nuevo panorama enológico, aprende de sus competidores e intenta mejorar la calidad del vino que se produce. Al final las perspectivas de exportación enológica para las bodegas internacionales podrían reducirse, ya veremos que ocurre.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 2
Loading ... Loading ...