Gastronomía & Cía Opciones
 

Los alimentos ecológicos no son más nutritivos

alimentos de Dinamarca

Los alimentos ecológicos no son más nutritivos que los alimentos desarrollados de forma industrial, esta es la conclusión que se desprende del estudio que han realizado investigadores de la Universidad de Copenhague (Dinamarca).

Recordemos que Dinamarca es el país comunitario que más productos ecológicos consume, durante los últimos años la agricultura ecológica ha experimentado un fuerte crecimiento en ese país y hasta el 6,5% de los alimentos que en él se comercializan provienen de la agricultura ecológica. Hay que decir que el estudio no se refiere a otros aspectos, como son la reducción de la contaminación medioambiental que se obtiene al cultivar estos alimentos o la mayor calidad en cuanto a sabor o aromas se refiere, estas características estarían más que constatadas.

Sin embargo, en los alimentos ecológicos que han sido sometidos a estudio, zanahorias, patatas, guisantes, manzanas, etc., no se encontraron diferencias nutricionales significativas con respecto a los alimentos producidos de forma industrial, ni mayor carga vitamínica, ni más oligoelementos (bioelementos como el hierro, el yodo, el zinc, etc.). Estos resultados se conjugan con las conclusiones que ofrecía el investigador del reino Unido John Richard Krebs, que sostenía que los productos orgánicos no ofrecían ninguna ventaja para la salud.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores cultivaron los alimentos que antes hemos mencionado en tres grupos distintos, alimentos desarrollados sin aditivos, alimentos desarrollados con abonos y pesticidas al máximo nivel permitido según las leyes danesas y alimentos desarrollados utilizando todos los aditivos legales que se pueden utilizar. Los tres grupos de alimentos obtenidos se proporcionaron a roedores de laboratorio y se estudiaron sus organismos y las deposiciones que realizaban, los investigadores buscaban diferencias significativas entre los distintos grupos de alimentación, pero parece ser que no las encontraron.

Según Alan Baylis, director de la Sociedad de Industrias Químicas danesas, a las plantas les da igual cómo llegan los nutrientes a sus raíces, ya sean naturales o artificiales, evidentemente los datos del estudio son una lanza a favor de las compañías que desarrollan abonos químicos.

Si realmente con los alimentos ecológicos sólo se gana en sabor, aroma y respeto medioambiental, ya son valores con suficiente peso como para disfrutar de la alimentación ecológica y olvidarse de los alimentos desarrollados de forma industrial. Seguramente aparecerán nuevas investigaciones que tratarán de dejar en entre dicho los resultados obtenidos por los investigadores daneses.

Si queréis conocer más detalles sobre el estudio, ha sido publicado en la revista científica electrónica Journal of the Science of Food and Agriculture.

Vía | El País

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...

Ya hay 5 comentarios. ¿Quieres dejar el tuyo?

  • Alvaro [doocomo.com]

    Hace un par de días me puse al día con uno de mis blogs favoritos (aparte del vuestro), La Margarita se Agita que publica Jorge Ruíz, profesor de tecnología de los alimentos en la Universidad de Extremadura. Justamente trataba este tema.

    Nadie parece inocente en este tipo de asuntos, en tanto tienen un enorme componente ideológico y político, y por lo tanto un enorme sesgo.

    Ya lo comenté, personalmente creo los productos biológicos tienen por lo general mejores valores organolépticos (teóricamente por la menor uniformidad en la crianza y por ser expresión de suelos vivos) y es posible que minimicen la exposición a restos de pesticidas… pero no creo que la cosa vaya más allá de eso. Y lo que es peor, cualquier día llega un estudio y me tira a tierra la teoría 😉

    Es lo que tiene la ciencia que es ciega como la Justicia, o al menos debería. Las dos deberían 😉

  • Sí Álvaro, La Margarita se Agita es un blog excelente, único!! Y muchísimas gracias por la parte que nos toca 🙂

    Por el momento ya es bastante significativo que el país de la ecología ofrezca una información de estas características, y además que prestigiosas revistas ecológicas de Dinamarca se hagan eco de ello.

    De todos modos será mejor esperar a nuevos estudios, ya ha pasado en más de una ocasión, datos de estudios que terminan siendo rebatidos por otros.

    Saludos

  • Alvaro [doocomo.com]

    El título del post de Jorge lo dice todo: Un debate estéril. Los creyentes se apoyan en los estudios que refuerzan sus tesis y minimizan los que no.

    Yo, como digo, tengo preferencia por la producción orgánica, local y demás por motivos más gastronómicos que de salud.

    Mi teoría personal (aunque no sólo mía) es que el cultivo ecológico mejora la variedad bioquímica de los alimentos por lo que enriquece su calidad gastronómica. Los alimentos ecológicos saben mejor y tienen aromas más complejos que los de cultivo intensivo.

    Pero eso es sólo una teoría, hasta que un estudio me la desmonte 😉 Lo que me hace cuestionarme muchas de las «verdades» que parecen estar la mar de asumidas en nuestra sociedad actual.

    Creo que algunas teorías «ecológicas» y «alternativas» son populares porque parecen de sentido común, aunque no tengan base científica alguna. Somos lo que comemos, etc… nuestro conocimiento del metabolismo vegetal y del nuestro propio es de momento limitado y la relación entre lo que comemos y sus efectos todavía poco conocida. Y ni de lejos es tan directa como comer proteinas -> desarrollar músculo, comer grasa -> acumular grasa, aunque algo de eso haya.

    Por otra parte, la productividad de la agricultura ecológica es de momento y a menos que inventemos nuevas soluciones (agricultura intensiva ecológica?), menor que la de la agricultura intensiva. Aunque sólo sea por las cosechas perdidas. Esto me da que pensar 3 cosas:

    – que alimentarnos 100% con alimentos ecológicos podría ser nefasto para el medio ambiente si nos obliga a reclamar como tierras de cultivo zonas actualmente salvajes.

    Uno de los efectos de la revolución verde es justamente la reducción del area cultivada y reforestación de las zonas abandonadas.

    – que si no disponemos de suficiente espacio para el cultivo lo haremos en el tercer mundo, usaremos sus tierras para alimentarnos nosotros. Lo que podría suponer hambre en el tercer mundo para alimentar al primero.

    – que la reducción de la productividad traerá aparejado necesariamente un aumento del precio global de los alimentos, nuevamente hambrunas.

    Ni todo es tan directo, ni todo es tan sencillo. Aunque haya teorías que en su simplicidad sean muy atractivas. Y volvemos a lo mismo, permear de ideología y política un tema puramente científico es el mejor camino para no llegar a ninguna parte.

    Un debate estéril.

Dejar un Comentario

  Acepto la Política de Privacidad

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

Responsable: Gastronomía & Cía
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos aquí.