Gastronomía & Cía Opciones
 

Cómo cocinar los ajos

Hace aproximadamente un año conocíamos los resultados de un estudio que nos informaban sobre cómo cocinar los ajos para conservar sus propiedades saludables. El estudio fue desarrollado por científicos del Servicio de Investigación Agraria de Estados Unidos (ARS), y recordándolo, hemos querido conocer si se han publicado nuevos estudios al respecto, pero sin ningún resultado positivo.

Aún así, hemos querido recordarlo para que lo tengáis en cuenta siempre que penséis en cómo cocinar de la forma más saludable y provechosa posible, es decir, procurando conservar todos los beneficios que los alimentos nos pueden proporcionar. Para ello, sólo hay que seguir unas pautas, como cocinar al vapor para no perder parte de las vitaminas de las verduras, por ejemplo.

Con los ajos, ya conocemos el refrán, “Ajo cocido, ajo perdido”. Consumir el ajo en crudo no es fácil para muchos, y lo peor, es que puede resultar insoportable para los que estén alrededor. Esto no es inconveniente para muchas personas, sobre todo las mayores, que piensan que lo principal es la salud y que los que están alrededor… que coman ajo también, así no sufrirán las molestias del aroma que invade el ambiente.

Pero hay otras formas de comer ajos cocinados conservando casi al máximo sus efectos saludables, y es tan sencillo como picarlos o triturarlos un poco y darles una cocción muy ligera. Al parecer, el hecho de picar o triturar los ajos, hace que se liberen los compuestos que participan en la actividad antiplaquetaria, evitando así el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Mientras que la forma menos recomendable de consumir ajos y obtener beneficios a cambio, es cocinados en el microondas. Merece la pena tenerlo en cuenta.

El ajo se ha considerado un alimento medicinal desde hace más de 5.000 años, que igual que sus ‘familiares’ las cebollas, las chalotas o los puerros, contienen tiosulfinatos, compuestos volátiles responsables del sabor característico que proporcionan, así como del efecto de picor en los ojos. Los tiosulfinatos se pierden al ser cocinados y son precisamente los que gozan de efectos saludables para el sistema cardiovascular, con lo que siempre nos beneficiará saber cómo cocinar los ajos para evitar dichas pérdidas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, media: 3,50 de 5)
Loading ... Loading ...

Ya hay 3 comentarios. ¿Quieres dejar el tuyo?

  • maria josé

    hola guapi…Si quieres te explico como hacen en lahiguera el ajoblanco, lo descubrí este verano y está de vicio…besos

  • Hola Maria José, por supuesto que nos encantará ver ese ajoblanco, nos encanta!! Envíanos la receta con una foto y lo publicamos en la sección de Hoy Cocinas Tú del blog.

    Besotes wapa

  • ESPERANZA ALBARELLO

    personalmente, me encanta el sabor del ajo, crudo, hervido o frito. este es un truquito para aromatizar aceites. Aceite de ajo: Para prepararlo, en aceite caliente se echan unos dientes de ajos cortados en láminas. Cuando el ajo esté doradito, se quita la cazuela del fuego, se retira el ajo y se deja templar el aceite para guardarlo o se ponen unos dientes de ajos cortados en láminas en aceite en un recipiente herméticamente cerrado durante un mes. Obtendremos un aceite perfumado exquisito, para aliñar ensaladas y pastas o para freír carne.

Dejar un Comentario

  Acepto la Política de Privacidad

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

Responsable: Gastronomía & Cía
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos aquí.