Reducir el consumo de alimentos para combatir el cambio climático

Food Climate Research Network

Un estudio del Reino Unido aconseja reducir el consumo de alimentos para combatir el cambio climático, entre los productos que aconsejan reducir de la dieta se encuentra el chocolate, el alcohol, la leche, los dulces y la carne. El estudio también pretende impulsar el comercio y el consumo de productos autóctonos, evitando la utilización del trasporte y accediendo a las tiendas a pie. Utilizar accesorios y electrodomésticos de cocción tradicionales evitando el consumo energético innecesario, es como si se pretendiera retroceder unos cuantos años en el tiempo, salvo por otros consejos, como realizar las compras a través de internet.

Recordemos que no hace mucho, Rajendra Pachauri, presidente del PICC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (ONU), recomendaba también luchar contra el cambio climático reduciendo el consumo de carne a fin de evitar que la sobreexplotación ganadera afectara a la atmósfera a través de los gases de efecto invernadero que expulsan. De hecho, se indica que la contaminación producida por la enorme población mundial de animales rumiantes es superior a la que pueden producir los combustibles fósiles.

Reducir el consumo de alimentos para combatir el cambio climático, hablando de los mencionados y los que por su transporte afectan de forma negativa al medioambiente, podría contribuir a mejorar la situación, pero como ya hemos comentado hacen falta tomar otras medidas.

El estudio ha sido elaborado por la Red de Investigación sobre Alimentos y Clima de la Universidad de Surrey. Con él pretenden también convencer al Gobierno británico para que realice un profundo cambio ya que las campañas de concienciación ciudadana resultan infructuosas y se aconseja que se dispongan límites en la emisión de gases contaminantes (esto será también muy difícil, sobre todo si estos limites se disponen en las granjas).

La dependencia que tenemos de la ganadería es enorme, ya que no sólo nos proporcionan alimentos, lana, cuero, productos de dietética, abonos… una larga lista que exige una gran producción. Resultará muy complicado limitar por el momento la producción de ganado, quizás se logre en el Reino Unido, pero después de conocer algunas previsiones casi podemos decir que las recomendaciones realizadas por el estudio se quedarán en aguas de borrajas.

Un grupo de expertos que ha participado en un seminario sobre bienestar animal en la sede de la FAO, acaba de dar a conocer una previsión sobre la producción de carne en el mundo, ésta se sitúa para el año 2015 nada menos que en 300 millones de toneladas. La producción de carne se incrementará sobre todo por el crecimiento de la ganadería en los países en vías de desarrollo.

También podemos mencionar el incremento de la cuota de leche europea, se aumentará en un 2% la producción lechera en los países comunitarios, lo que equivale a introducir en el mercado hasta 3 millones de toneladas de leche, cantidad que los especialistas indican deficiente, ya que son necesarias al menos 5,5 millones de toneladas para poder abastecer a toda Europa. Esto se traduce obviamente en un incremento de las cabezas de ganado, algo que va totalmente en contra del estudio.

Producción de carne

Sería interesante pasarles a los expertos de la Universidad de Surrey estos y otros datos, porque al final, un estudio de estas características resulta infructuoso. De nada sirve una actuación individual, las recomendaciones para luchar contra el cámbio climático deberían realizarse a nivel mundial y dudamos mucho que se siguieran, son muchas las cuestiones económicas y los intereses creados.

Una alternativa sería la alimentación a base de productos ecológicos vegetarianos, pero dados los precios y las dificultades de acceso a este tipo de alimentación, tampoco resultaría una medida efectiva. A esto hay que añadir que millones de personas no estarían dispuestas a cambiar sus hábitos alimenticios. La solución pasa por moderar consumos y reducir gastos energéticos innecesarios (lo que recomienda el informe) pero en definitiva, son palabras que se lleva el viento a pesar de estar reflejadas en un informe.

Si se siguieran las recomendaciones antes mencionadas y además se utilizaran de forma eficiente los combustibles fósiles, los fertilizantes que se emplean en la agricultura, se potenciara el uso de las energías alternativas, etc., los expertos indican que las emisiones de gases de efecto invernadero se reducirían hasta un 67%. Por lo pronto, existe una recomendación de la O.N.U y otras organizaciones para que se reduzcan hasta en un 80% las emisiones antes del año 2050, pero al paso que vamos, donde se suceden continuamente los récords de producción, este será un objetivo imposible de cumplir.

En fin, como nota graciosa mencionaremos la dieta que recomiendan en el periódico online The Guardian, 1/5 kilo de carne y un litro de leche por persona y semana, o lo que es igual, una hamburguesa de cuarto de libra, 2 salchichas, 1 pechuga de pollo y un litro de leche o 100 gramos de queso, esto compaginado obviamente con el consumo de frutas y verduras durante toda la semana.

En fin, siempre podremos seguir la recomendación de George Wilson, investigador del Servicio de Vida Silvestre australiana (Australian Wildlife Services), comer carne de canguro para combatir el cambio climático, al menos así, los amantes de la carne podrán seguir disfrutando de ella. ¿Más consejos?, y mientras tanto ¿qué?

Más información | The Guardian

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 4,50 de 5)
4.5 5 2
Loading ... Loading ...