Pan con poolish

Pan con poolish

Este es un pan con poolish, un delicioso pan (en realidad dos preciosos panes) que nos ha durado tres días con todas sus propiedades, aunque la corteza no está igual de crujiente que el primer día debido a la zona del mediterráneo en que nos encontramos. Pero no importa, en casa también hay quien prefiere que la corteza no sea tan crujiente y disfruta más del pan al día siguiente de su elaboración.

Este pan con poolish lo podéis hacer dándole la forma que más os guste, nosotros sacamos dos grandes panes con pocos agujeros en la miga para disfrutar de suculentas rebanadas de pan con tomate con unos quesos y embutidos que de nuevo nos han traído de El Bierzo.

Ingredientes (Para dos panes)

Poolish

  • 320 gramos de harina de media fuerza
  • 360 gramos de agua
  • 8 gramos de levadura.

Masa de pan

  • 450 gramos de harina de media fuerza
  • 170 gramos de agua (si usáis harina de fuerza puede hacer falta un poco más de agua)
  • 10 gramos de levadura
  • 10 gramos de sal.

Elaboración

Prepara el Poolish la noche anterior, mezcla todos los ingredientes hasta que la harina quede bien hidratada y obtengas una masa blanda y pegajosa. Tapa con film transparente o un paño seco y deja toda la noche, o un mínimo de cuatro horas a temperatura ambiente (22º C aprox).

Para empezar a hacer la masa de pan, disuelve la levadura en el agua tibia, mezcla en un cuenco o en la Thermomix la harina con el agua y la levadura, añade la sal y vuelve a mezclar, finalmente incorpora la masa madre y amasa durante 8-10 minutos, hasta obtener una masa elástica y poco pegajosa.

Pasa la masa a la superficie de trabajo ligeramente enharinada, haz dos porciones y dales forma de bola, pon cada una en un cuenco enharinado y cúbrelas con un paño. Deja a temperatura ambiente hasta que doble su volumen. Dependiendo de la temperatura a la que tengas la cocina o el lugar donde le des reposo, tardará más o menos tiempo.

Cuando la masa haya hecho la primera fermentación, vuelve a pasarla a la superficie de trabajo ligeramente enharinada y procede al boleado, dale forma al pan suavemente, si quieres muchos agujeros en la miga procura no desgasificar mucho. También es importante estirar la masa para crear tensión superficial, podéis ver con qué facilidad lo hacen en este vídeo.

Para hacer el segundo levado puedes utilizar bannetons o cestas de pan cubiertas con un paño de lino. Vuelve a dejar fermentar hasta que doble su volumen. Precalienta el horno a 250º C con una bandeja con agua en la parte inferior para crear vapor.

Cuando la masa de pan esté lista y el horno caliente, vuelca la masa en la bandeja del horno enharinada, haz unos cortes profundos con una cuchilla o cuchillo muy afilado e introduce la bandeja en el horno bajando la temperatura a 200º C.

Hornea el pan durante 30-40 minutos, si ves que se dora demasiado, cúbrelo con un poco de papel de aluminio. Comprueba que al golpear la corteza con los nudillos suene hueco.

Cuando retires el pan preparado con poolish del horno déjalo enfriar sobre una rejilla. Después disfruta de unas exquisitas y grandes tostas de pan casero con el acompañamiento que desees. Un pan así bien merece ser la estrella de la comida.

Pan con poolishPan con poolishPan con poolishPan con poolishPan con poolishPan con poolish

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 6
Loading ... Loading ...