Gastronomía & Cía Opciones
 

El Vaticano apuesta por los alimentos transgénicos

Alimentos Modificados Genéticamente

El Vaticano apuesta por los alimentos transgénicos y por ello, el próximo 15 de mayo se va a celebrar una reunión en la Academia Científica del Vaticano en la que participarán científicos de todo el mundo con el propósito de desarrollar una campaña de apoyo a los alimentos modificados genéticamente En ella se contemplarán las “bondades” que ofrecen este tipo de alimentos a la humanidad, mayor producción, mayor aporte nutricional, ideales para luchar contra la pobreza o para hacer frente al cámbio climático, entre otros.

Durante cinco días, los investigadores mantendrán una reunión a puerta cerrada para tratar estos y otros temas, también se hablará de la situación actual en la que se encuentra la biotecnología, la influencia que ejerce en el desarrollo, las líneas de gestión más adecuadas, los obstáculos a los que se enfrenta la biotecnología y de qué manera pueden superarse, etc. Parece bastante evidente que el Vaticano apuesta por los alimentos transgénicos, de hecho, uno de los objetivos contemplados en el programa de la mencionada reunión es hallar la estrategia a seguir para que este tipo de alimentos sean aceptados a nivel mundial, algo que también busca la empresa biotecnológica Monsanto.

El Vaticano indica que los alimentos transgénicos ofrecen un gran potencial que no debe ser obviado, pero sobre todo manifiestan que con estos alimentos se puede luchar contra la pobreza. La reunión pretende ser un punto de referencia que disipe las dudas y mitos existentes sobre los cultivos transgénicos (claro, por eso se realiza a puerta cerrada). A esta reunión le sucederán otras, así lo indica el Vaticano, ya que en una sola semana de trabajo no se pueden plantear o desarrollar perfectamente todos los puntos mencionados.

La Iglesia Católica se muestra a favor de los alimentos transgénicos y evidentemente está en su derecho de decantarse por lo que cree más beneficioso para la humanidad, pero sería interesante saber si ha tenido en cuenta la opinión de los expertos que están en contra de los alimentos transgénicos y la información que demuestra los problemas de salud que han provocado este tipo de alimentos en animales y seres humanos. Véase como ejemplo el post de las Berenjenas transgénicas, el vídeo documental de La guerra de los cultivos transgénicos, el documental sobre la soja transgénica o el post que habla del problema medioambiental creado por el herbicida habitual en los cultivos transgénicos, el glifosato.

Se podrían mencionar estudios más recientes como el realizado por expertos de la Universidad de Viena en el que se concluye que los alimentos transgénicos pueden provocar infertilidad hablando concretamente sobre la variedad de maíz NK 603 x MON 810. ¿Serán estos los mitos que pretenderán disipar?, ¿habrán influido de alguna manera las empresas biotecnológias en esta línea de trabajo adoptada por el Vaticano?

La introducción que realiza el Vaticano sobre la reunión que se celebrará no tiene desperdicio, en ella se ensalzan de manera contundente los valores “positivos” de los alimentos transgénicos, pero lo peor de todo es que se manifiesta que son alimentos seguros y prueba de ello es que se han comercializado durante una década sin que se haya producido ningún problema (cómo indicábamos, se obvian los resultados negativos). También se critica la burocracia que está entorpeciendo el proceso de aprobación de este tipo de alimentos y se indica que la oposición a la biotecnología en la agricultura es por cuestiones ideológicas (…vaya…). Estas últimas palabras guardan mucha similitud con lo que habitualmente declara el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, que como sabemos, es un fiel promotor de la introducción de los alimentos modificados genéticamente en Europa, aunque afortunadamente, los planes no le están saliendo bien, recordemos el post Veto al maiz transgénico Mon 810.

Si queréis consultar más detalles sobre la reunión que se celebrará en la Academia Científica del Vaticano, podéis consultar www.vatican.va donde encontrareis un documento en el que se realiza la exposición de transgénicos, se habla de cada uno de los puntos a tratar y se indica quienes serán los investigadores participantes.

Nos gustaría contar con tu opinión sobre este tema y sobre la postura adoptada por el Vaticano.

Actualizacióna
El documento Pdf ha sido eliminado de la página del Vaticano, las razones son bastante obvias.

Más información | ASK

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (873 votos, media: 4,99 de 5)
Loading ... Loading ...

Ya hay 7 comentarios. ¿Quieres dejar el tuyo?

  • isabel

    Cuantos intereses no tiene que tener el vaticano para apoyar los alimentos transgenicos. Cuanto no les tiene que pagar a esos «» cientificos»» para que apoyen esa barbarie. No tiene verguenza el Vaticano……pero segurisimo que ellos no lo comen por que saben a lo que se arriesgan….

  • Noelia

    Para ver cómo los alimentos transgénicos «ayudan a erradicar la pobreza» os recomiendo el documental ‘Hambre de soja’, sobre el monocultivo de soja transgénica en Argentina:
    http://www.decrecimiento.info/2007/02/hambre-de-soja.html

    Si os interesa más lo relacionado con la salud o el tipo de empresa a la que se podría encomendar la base de la alimentación mundial, os recomiendo el documental ‘El mundo según Monsanto’ (está en Youtube y Google Vídeos).

    Después de verlos me decís si tiene sentido que el Vaticano apoye los transgénicos…

  • Alvaro [doocomo.com]

    Ahora lo veo claro!!! es todo una conspiración de la gran banca internacional, las multinacionales químicas y la Iglesia Católica!!!, en los cuadros de Leonardo ya podían verse señales que apuntaban a esta conspiración, El Código Monsanto… ¿o esa es otra película?.

    😉 bromas aparte. Aunque existen estudios que apuntan a posibles riesgos en el uso de transgénicos, parece ser que la evidencia científica de los estudios que niegan tales riesgos es mucho mayor (no todos los estudios tienen el mismo nivel de evidencia).

    La oposición a los transgénicos se basa más en 2 premisas, básicamente ideológicas: una es la presunta insostenibilidad de nuestro modelo agrícola y por extensión económico. Y la otra la perdida de biodiversidad por el abandono del cultivo de variedades tradicionales.

    IMHO cierta conspiranoia en el tema no es más que una cierta tendencia a hacer prevalecer nuestra visión política sobre los hechos científicos.

    En cualquier caso el debate siempre es interesante.

  • Anonymous

    Hacer frente al Cambio Climático con cultivos transgénicos??????? Qué gente más inculta……qué triste…. No son capaces de darse cuenta de que los cultivos transgénicos son justamente los que provocan y aumentan el Cambio Climátco, ya sea directa- o indirectamente. Indirectamente porque, por avaricia, se están reemplazando los bosques por cultivos transgénicos. Y NO especialmente para dar de comer a toda la humanidad, NO ! Sólo es para enriquecerse.
    Además, qué diablos tiene que ver la religión católica con los transgénicos ???????

  • Rui

    Esto no es mas que otra muestra de la hipocresía que del Vaticano en lo referente a la ciencia y la tecnología (entreo otras cosas)… por citar un ejemplo, tildan de perversa la investigación con células madre porque se «juega con la obra de dios», pero no les parece mal que se modifique genéticamente una planta…

  • Françoise

    Acabo de ver el documental llamado «Hambre de Soja». Es para ponerse a llorar y no parar…..

Dejar un Comentario

  Acepto la Política de Privacidad

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

Responsable: Gastronomía & Cía
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos aquí.