Patata ratte

La ratte

La patata ratte, también conocida como patata Asparges, es originara de Francia y Dinamarca, al parecer, se originó en el siglo XIX. Es una de las patatas más apreciadas por los chefs franceses obviamente, y sus características también han hecho que en España y en otros países sea una de las patatas preferidas en la alta cocina.

Destaca el color amarillento de la carne de la patata ratte y su piel fina, amarilla y clara. Ayer comentaba Alberto Chicote en Deseo Carnal que era la patata con la que elaboraba la Causa limeña, por su textura y su sabor resultaba ideal. Y es que esta variedad de patata recuerda en sabor a las avellanas y a las nueces, un rico y delicado sabor a frutos secos.

Dada la forma que tiene este tubérculo, alargada, ligeramente curvada y algo más gruesa que un dedo, hay quien conoce la ratte como fingerling (finger=dedo), y posiblemente aún reciba otras denominaciones en otros países.

La patata ratte es del tipo céreo, ideal para hacerlas al horno, asadas o cocidas sin pelar (bien lavadas y sin retirar la piel tampoco posteriormente), poco aderezo necesitan para resultar deliciosas en un parmentier, por ejemplo, un poco de mantequilla o aceite de oliva, sal y pimienta. Ofrece una textura cremosa, consistente, densa y húmeda.

Es posible que alguna vez hayáis visto en el mercado la patata ratte pero su aspecto y su elevado precio no os ha conquistado. Ahora ya sabéis que con ella vais a disfrutar de una patata de características excelentes a partir de una sencilla elaboración.

Foto | Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...