Frittata de calabacín y gorgonzola

Nos gusta definir la frittata como una tortilla que se cocina como una pizza, pues se empieza cuajando en una sartén y se termina en el horno para que se haga por la parte superior, y puede contener todo tipo de ingredientes, pero también se puede hacer sin encender el horno, como esta Frittata de calabacín y queso azul.

Frittata de calabacín y gorgonzola

Hoy nos hemos deleitado con esta sencilla Frittata de calabacín y gorgonzola, una elaboración que como ya os contamos en el post Frittata, es originaria de la cocina italiana y permite todo tipo de ingredientes, es como una tortilla y cocinada como una pizza pero en sartén, pudiendo terminarse en el horno para gratinar.

La receta de Frittata de calabacín es más suave que la Frittata de tomates al tomillo y requesón que hace unos meses compartimos con vosotros, el queso gorgonzola utilizado es el dulce, pero también podéis optar por el picante o por un roquefort bien potente. Combina el dulce del calabacín y del puerro con unas tiras de bacon frito y romero, a nosotros nos ha encantado, vosotros ya nos contaréis.

Ingredientes (4 comensales)

  • 8 huevos
  • 1 calabacín grande
  • 1 puerro
  • 200 gramos de bacon
  • 150 gramos de gorgonzola
  • aceitunas negras (Kalamata, Aragón…)
  • pimienta negra
  • sal
  • aceite de oliva virgen extra
  • romero fresco.

Elaboración

Pela el puerro, lávalo bien para retirar la posible tierra que tenga entre sus hojas y córtalo en juliana, pon una sartén con un poco de aceite a fuego lento, y pocha el puerro hasta que empiece a estar tierno, incorpora entonces el bacon troceado, salpimenta al gusto y rehoga hasta que esté hecho. Resérvalo.

Lava el calabacín, corta las dos puntas para desecharlas y corta el calabacín en rodajas finas y salpiméntalas al gusto. Pon un poco de aceite de oliva en una sartén antiadherente y haz el calabacín con unas hojas de romero fresco, dóralo ligeramente pero sin hacerlo demasiado, que no quede muy blando. Retira el calabacín de la sartén y reserva.

Frittata de calabacín y gorgonzola

Bate los huevos en un cuenco grande y pon una sartén amplia al fuego con unas gotas de aceite y la temperatura baja. Vierte los huevos batidos y salpimentados al gusto, cuando empiecen a cuajar, incorpora una capa de rodajas de calabacín, una capa de puerro y bacon, otra capa de calabacín y de nuevo una capa de puerro y bacon. Tapa la sartén y deja cocer unos minutos, comprueba su cocción a la vez que con una fina espátula redondeas los bordes de la frittata, como cuando haces la tortilla de patatas.

Cuando el huevo esté casi cuajado, incorpora el queso gorgonzola desmenuzado y las aceitunas, vuelve a tapar y deja que termine de cuajar. También puedes terminar la frittata de calabacín gratinándola en el horno.

Emplatado

Sirve la Frittata de calabacín y gorgonzola acompañada de una ensalada de tomate, la bebida refrescante que más te guste y ¡buen provecho!

Frittata de calabacín y gorgonzolaFrittata de calabacín y gorgonzolaFrittata de calabacín y gorgonzolaFrittata de calabacín y gorgonzola

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (15 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 15
Loading ... Loading ...