Americanos Contra los Impuestos sobre la Alimentación

Americans Against Food Taxes

Americanos Contra los Impuestos sobre la Alimentación es una asociación estadounidense en la que están inscritas personas que se oponen al aumento de los impuestos sobre los alimentos y bebidas relacionadas con el sobrepeso o la obesidad. Los objetivos de esta asociación son dos, promover una economía y un estilo de vida saludable a través de la educación, y evitar la implantación de los impuestos mencionados que consideran discriminatorios y cuya funcionalidad sería nula, ya que no tendría ningún impacto sobre la salud publica o la conducta alimentaria de los niños. Por el contrario, aseguran que gravar las comidas preparadas, fast food, refrescos azucarados, etc., tendrá un impacto negativo en aquellas familias que tienen una economía más deprimida.

En Americanos Contra los Impuestos sobre la Alimentación (Americans Against Food Taxes) están inscritas asociaciones, usuarios y por supuesto, numerosas empresas tan poderosas como The Coca-Cola Company, Red Bull North America o McDonald’s entre otras. Desde la asociación se manifiesta que estos impuestos discriminan a los ciudadanos que disfrutan ocasionalmente de este tipo de productos, que no siempre son personas con problemas de peso y de salud, y además, no son los métodos más efectivos para lograr que los consumidores se decanten por una dieta sana y equilibrada. También se manifiesta que cada consumidor debe tener plena libertad para decidir lo que le apetece consumir.

Esta asociación nació con el propósito de frenar las iniciativas que pretenden gravar con más impuestos a la alimentación que es rica en azúcares o que contiene muchas grasas. Sin ir más lejos, hace algo más de un mes, investigadores y expertos en nutrición solicitaban al Gobierno estadounidense la creación de un nuevo impuesto sobre los refrescos y bebidas azucaradas, productos considerados como elementos responsables de los altos índices de sobrepeso y obesidad existentes en el país. Con este impuesto aseguraban que se podría financiar parte de la reforma sanitaria estadounidense, la idea sería incrementar el precio de los refrescos azucarados hasta un 20%, lo que representan unos ingresos para las arcas norteamericanas de unos 10.000 millones de euros. A esto hay que añadir que se espera que gracias al impuesto se reduzca el consumo de estas bebidas y por tanto se reduzcan los índices de otras enfermedades asociadas al sobrepeso y obesidad, con lo que también se ahorrarían gastos en el sistema de salud.

Retomamos el tema de Americanos Contra los Impuestos sobre la Alimentación (Americans Against Food Taxes), como decíamos, son muchas las empresas alimentarias que impulsan esta asociación y pretenden contar con el respaldo de los consumidores. Desde la asociación o coalición de empresas y consumidores, se resalta que ha aumentado el paro, el precio de la gasolina, las cuotas hipotecarias, etc., y encima ahora se pretende incrementar el precio de los alimentos deprimiendo aún más la economía, algo que califican de intolerable.

Es evidente que defienden sus intereses, pero con una estrategia poco decorosa, no se pueden considerar determinados productos del mismo modo que se consideran los alimentos que realmente nutren al organismo, tampoco es una estrategia acertada utilizar a los consumidores que están enganchados a los alimentos y refrescos creados por estas empresas y que irremediablemente son causantes de muchos problemas alimentarios.

Coincidimos con la asociación al considerar que no es justo ni apropiado que se graven los alimentos o bebidas que favorecen el sobrepeso y la obesidad, sobre todo si es el consumidor el que tiene que pagar. En cambio estamos totalmente de acuerdo en obligar a las empresas que comercializan los productos antes mencionados, a que modifiquen la composición de sus alimentos y bebidas para que resulten saludables, en caso contrario, que paguen un impuesto con el que financiar la sanidad.

Las bebidas azucaradas con impuestos posiblemente serán una realidad, sea de un modo u otro, pero esperamos que no sean los consumidores quienes asuman los gastos y las consecuencias, para variar. Recomendamos leer el reportaje El que engorda paga más, publicado en la edición digital de El País para profundizar un poco más en el tema.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 2
Loading ... Loading ...