Calabaza de invierno: Butternut

Calabaza de invierno

La familia de la calabaza es muy amplia, así que vamos a centrarnos en la especie Cucurbita y particularmente en una calabaza de invierno, la calabaza butternut o butternut squash (Cucurbita moschata). Aunque la podemos encontrar durante todo el año en el mercado, es entre octubre y noviembre cuando están en su mejor momento.

La calabaza de invierno butternut es una pieza en forma de pera y de tamaño moderado. Su piel es fina comparada con la de otras calabazas, pero gruesa si se compara con los calabacines por ejemplo, que también son del mismo género. Su color es de un tono crema anaranjado, con una carne de color naranja más intenso. Al comprarla debemos fijarnos en que su piel esté en perfecto estado, dura, fina, mate, y que la pieza sea firme y pesada. Estando sana, nos puede durar más de dos meses si la conservamos (sin abrir) en un lugar fresco, a unos 10-15º C, y oscuro, sin exposición directa a la luz.

Una vez que la calabaza se ha abierto, si no se va a gastar entera se debe envolver bien en film transparente o en un recipiente hermético y reservarla en el frigorífico dos o tres días. También hay quien la congela, cortada en dados o en porciones, pero nosotros no lo hemos

Esta variedad de calabaza es muy apreciada por varios motivos, entre ellos, su textura cremosa y su sabor dulce que recuerda a la nuez. Su carne naranja admite todo tipo de preparaciones culinarias, horneada, frita, cocida, asada, incluso en cruda sabe muy bien. Con respecto a su piel, como vimos en la receta de Bollos de calabaza de Jamie Oliver, una vez cocinada también se puede comer.

La piel de esta calabaza también es utilizada en ocasiones como recipiente, se retira la pulpa, se limpia bien y se rellena con la misma pulpa de la calabaza ya elaborada y convertida en un puré, un soufflé, un guiso, etc. Por supuesto, las pipas son un complemento alimenticio que podemos extraer de esta hortaliza, las pipas de calabaza las podemos tostar e incorporar en múltiples recetas o comer como tentempié aprovechándonos de sus propiedades nutricionales.

También la calabaza butternut es muy apreciada por su aporte nutricional, es rica en vitaminas A y C, en beta-caroteno, magnesio, manganeso, potasio, calcio, fibra, ácidos grasos omega 3 y 6, y además, es baja en calorías, por eso es apta en dietas de control de peso, siempre que no se elabore con ingredientes o métodos de cocción que aumenten el valor calórico.

En Gastronomía & Cía encontraréis varias recetas con calabaza, y más que elaboraremos en estos meses, ya os contamos ayer en el post Polenta de tapenade con calabaza y espárragos, que nos encanta, ¿verdad?.

Foto |Levork

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (13 votos, media: 4,77 de 5)
4.77 5 13
Loading ... Loading ...