Genoma del pepino

Mapa genético del pepino

Un grupo de investigadores del Instituto de Genómica de Beijing (BGI) acaba de dar a conocer el genoma del pepino (Cucumis sativus), fruto de una planta herbácea de la familia de las curcubitáceas como puede ser la sandía, el melón o la calabaza. Como sabemos, el pepino es una hortaliza de piel verde de forma alargada que en su interior presenta una pulpa blanca, su cultivo es muy importante siendo actualmente una hortaliza de gran consumo en todo el mundo.

La investigación para descifrar el genoma del pepino es un trabajo conjunto internacional en el que además de participar los investigadores del BGI, han participado laboratorios genómicos de otros países, aunque la mayor parte del trabajo ha sido realizada por los expertos chinos. La idea era poder descifrar el mapa genético obteniendo un conocimiento profundo de la genética y las bases moleculares de las principales características agronómicas que más se valoran de los pepinos, tamaño, sabor, aporte nutricional, etc.

Además, la información genómica permitirá comprender determinados rasgos de esta hortaliza como la resistencia a determinadas enfermedades y mediante manipulación genética expresarlas con mayor contundencia, con lo que se reducirían las pérdidas por enfermedades de los cultivos. También se podrá comprender las variaciones de color que presentan, la caracterización de sus rasgos sexuales, o por qué unas variedades expresan más sus características organolépticas.

A través de Nature Genetics podemos saber que las cucurbitáceas utilizan unos nueve millones de hectáreas de tierra de cultivo de las que se obtienen hasta 184 millones de toneladas de frutos, sin embargo, a pesar de la importancia del cultivo de este grupo, los conocimientos genéticos son muy limitados, aunque poco a poco se van ampliando. Recordemos algunos logros obtenidos en lo que respecta a la secuenciación genética que permitirán en un futuro próximo desarrollar cultivos con rasgos de mayor calidad. El genoma de la patata, el genoma del melón, el genoma del sorgo, el genoma de la uva, el genoma del trigo, etc.

Los investigadores han desvelado que el pepino (Cucumis sativus) posee 245 millones de pares de bases (un par de bases son dos nucleótidos (moléculas orgánicas) opuestos y complementarios en las cadenas de ADN (ácido desoxirribonucleico) y ARN (ácido ribonucleico). Gracias al avance de las tecnologías de secuenciación y las nuevas estrategias de trabajo, la investigación se aceleró logrando los resultados mencionados con un coste económico más reducido.

El mapa genético del pepino representa un salto evolutivo en el cultivo de pepinos ya que como hemos dicho, la información de su mapa genético permitirá desarrollar nuevas variedades y profundizar en el funcionamiento de la planta herbácea que lo produce, quizá se pueda adaptar la planta a terrenos donde su cultivo sería inviable. De todos modos queda mucho por hacer, los mapas genéticos de los alimentos son una de las claves de futuro para mejorar la alimentación mundial.

Foto | Rusty.grass

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 5
Loading ... Loading ...