Gastronomía & Cía Opciones
 

Risotto de gambas y espinacas

Risotto de gambas y espinacas

Ya hacía días que nos apetecía comer un buen risotto, no hemos podido esperar más y hoy hemos preparado este Risotto de gambas y espinacas que estaba delicioso. Es importante conseguir que las gambas resulten jugosas, por lo que hay que añadirlas casi al final de la cocción, y para que las espinacas no dejen esa astringencia en el paladar que generalmente desagrada, a continuación os mostramos como cocinarlas.

El risotto suele ser un plato muy contundente, en casa nos gusta tanto esta receta, que solemos servirnos platos generosos y tomarlos como plato único, contiene carbohidratos, verduras y proteínas, en este caso de las gambas y del queso. Pero también se puede servir una pequeña cantidad como entrante, por ejemplo de este Risotto de gambas con espinacas, para que nuestros comensales disfruten de una de las especialidades de la casa sin quedar excesivamente llenos.

El risotto que nosotros hacemos está privado de mantequilla y nata, ingredientes muy habituales en otras cocinas para procurar cremosidad al arroz (para lo que es más importante la calidad del arroz). Así que no es un plato pesado (aunque con el queso somos generosos) y se digiere muy bien.

Ingredientes (4 comensales)

  • 360 gramos de arroz carnaroli (o arroz arborio, baldo…)
  • 1 puerro
  • 3 dientes de ajo
  • raíz de jengibre (unos 2 cm.)
  • mezcla de cinco pimientas
  • 1 c/c de cúrcuma
  • nuez moscada
  • 180 ml. de vino blanco
  • 800 ml. de caldo de ave (también puedes utilizar fumet)
  • 250 gramos de espinacas frescas
  • 24 gambas peladas (crudas)
  • 80 gramos de queso parmesano
  • aceite de oliva
  • sal.

Elaboración

Si las gambas que utilizas son congeladas, descongélalas previamente. Limpia las hojas de espinacas si fuera necesario. Pon un cazo al fuego para calentar el caldo o caliéntalo en el microondas, pero recuerda que debe estar caliente cuando se vaya añadiendo al arroz.

Pela y pica el puerro y los dientes de ajo. Pela la raíz de jengibre y rállala. Pon una cazuela al fuego con un poco de aceite de oliva y pocha el puerro a fuego lento, hasta que esté transparente, añade entonces los ajitos picados, dóralos ligeramente junto al jengibre. A continuación incorpora el arroz y tuéstalo a fuego medio-alto (moviendo con una cuchara de madera) con la pimienta, la cúrcuma, la nuez moscada y sal al gusto, cuando el grano pierda el color blanco, riega con el vaso de vino y deja reducir.

Risotto de gambas y espinacas

Empieza entonces a añadir el caldo caliente de vaso en vaso, una vez se haya absorbido el primero, se añade el siguiente. El fuego debe estar a temperatura media, y ve incorporando también las hojas frescas de espinacas a puñaditos, mezclando y moviendo de vez en cuando.

Cuando vayas a incorporar el último vaso de caldo, añade primero las gambas para que se hagan lo justo y queden jugosas, mezcla bien con el arroz e incorpora la mitad del queso rallado, vuelve a mezclar. Vierte el caldo restante y deja que se absorba a fuego mínimo, continúa moviendo y termina de añadir el queso parmesano, deja reposar cinco minutos si todavía le queda caldo, si está cremoso ya puedes servir el Risotto de gambas y espinacas. ¡Buen provecho!

Risotto de gambas y espinacasRisotto de gambas y espinacasRisotto de gambas y espinacasRisotto de gambas y espinacas

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (9 votos, media: 4,44 de 5)
Loading ... Loading ...

Ya hay 3 comentarios. ¿Quieres dejar el tuyo?

  • Miguel Ángel

    Chicos, yo también me considero un amante incondicional del risotto. El de setas y parmesano lo he preparado en un par de ocasiones y está… mmmmm…

    Me parece que al final no habeis comentado el detallito para hacer que las espinacas no resulten astringentes al paladar, y me he quedado con la curiosidad!

    Un saludo!!

  • Bienvenido al club Miguel Ángel, el risotto de setas es mágico, y ademas engancha, seguro que pronto vas a por el tercero. Lo de las espinacas es sencillamente empezar a añadirlas al principio, para que la cocción ‘suavice’ esa astringencia que provocan los oxalatos. Muchas veces cocinamos las espinacas unos instantes, escaldadas en agua por ejemplo, y no da tiempo a que esto suceda y después sucede eso, queda el paladar ‘seco’. Así que espinacas deliciosas y unas gambas bien jugosas, es un excelente risotto que también invita a repetir.

    Saludos y Felices Fiestas!!

  • Buenas,
    muchas gracias por compartir esta receta. Hoy la he hecho y me ha quedado riquísimo 🙂
    Poder ver mis fotos en mi blog de cocina. Os he nombrado como fuente, porque siempre digo de donde he sacado la receta. Os aseguro que no será la última que haga de vuestro blog.
    Saludos desde Alemania

Dejar un Comentario

  Acepto la Política de Privacidad

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

Responsable: Gastronomía & Cía
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos aquí.