Alimentos desarrollados con nanotecnología, demasiados secretos

Nanoalimentos

Según un informe de la Cámara de los Lores para la Ciencia y la Tecnología, las empresas de alimentación guardan celosamente las investigaciones sobre alimentos desarrollados con nanotecnología, demasiados secretos que ofuscan la transparencia del empleo de la nanotecnología en los alimentos.

En el informe sobre los alimentos desarrollados con nanotecnología, los expertos indican que es necesario utilizar como armas la honestidad y la transparencia para que los consumidores puedan confiar en este tipo de alimentos y no ocurra lo mismo que con los alimentos transgénicos, se podría desencadenar una nueva reacción negativa y de aversión contra este tipo de alimentos.

Por el momento, las empresas alimentarias no dan a conocer sus investigaciones o invitan a otros investigadores a contrastar resultados, los trabajos y estudios se desarrollan en secreto y existen desconocimiento sobre el riesgo real que pueden provocar los nanomateriales. Como sabemos, la nanotecnología alimentaria manipula todo tipo de sustancias con tamaños inferiores a una micra y con las que se pretende potenciar cualidades organolépticas, saludables, etc. Ya hace algunos años que se habla de los alimentos nanotecnológicos o nanoalimentos, éstos se han ido introduciendo en el mercado y las etiquetas de los productos alimentarios no especifican su presencia, información que los consumidores deberíamos conocer.

Es necesario regular la nanotecnología en la alimentación, conocer con más detalle los materiales nanotecnológicos que se emplean y los estudios que respaldan sus bondades. Son varias las organizaciones que han exigido desde hace algunos años la creación de un código básico de conducta para todos aquellos científicos que trabajan en el campo de la nanotecnología, una especie de juramento hipocrático aplicado a esta ciencia a fin de garantizar la ética y la prudencia velando sobre todo por la salud humana y el medio ambiente.

En el Reino Unido, la Cámara de los Lores del Parlamento para la Ciencia y la Tecnología asegura que las investigaciones que se han realizado hasta el momento sobre los posibles riesgos toxicológicos de los nanomateriales son muy limitadas y al parecer sólo hay un equipo de expertos que investigan el impacto de los nanomateriales en el intestino, por ello se solicita que se creen nuevos grupos de investigación que puedan evaluar y determinen la presencia de deficiencias en las investigaciones de las empresas o en los alimentos nanotecnológicos que ya se están comercializando y de los que existe muy poca información.

Para que los nanoalimentos puedan ser valorados y aceptados, es imperiosa una política de transparencia total en la que se impliquen todas las agencias de seguridad alimentaria, sería necesario crear un registro público online en el que se dieran a conocer todos los alimentos que se han desarrollado utilizando la nanotecnología. Además debería aplicarse la legislación correspondiente que exigiera la inclusión en las etiquetas de los productos, de la información sobre los nanomateriales empleados. Por otro lado las empresas deben poner a disposición de las comisiones pertinentes la información detallada sobre cómo funcionan este tipo de materiales y cómo interactúan con el organismo.

Los expertos del Reino Unido recomiendan que se alcance un acuerdo a nivel comunitario en el que se especifique claramente cuáles son los valores y las propiedades que caracterizan a los elementos nanotecnológicos que se emplean en la alimentación. Es necesaria una legislación y una reglamentación detallada para tranquilidad de los investigadores, Gobiernos y consumidores.

Aunque ya en el año 2008 se dio a conocer el código básico de conducta del que hemos hablado anteriormente, y que fue entonces solicitado por la EFSA (Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria), todavía quedan muchos puntos que detallar, mejorar el código a medida que avanzan las investigaciones nanotecnológicas resulta imperioso.

Se puede decir que la nanotecnología aplicada a la alimentación ofrece y ofrecerá grandes beneficios tanto a la industria como al consumidor, hasta el momento parece que la mayoría de investigaciones en este campo se han orientado a mejorar la salud de los alimentos, pero, ¿y si se utilizaran con otros propósitos?, partículas nanotecnológicas que crearán una cierta adicción y que garantizarán la venta del producto, o elementos que potenciaran cualidades organolépticas deprimidas…

El Comité del Reino Unido plantea otras cuestiones como una legislación y supervisión sobre la importación de alimentos elaborados con nanotecnología para impedir la introducción de nanomateriales no aprobados por la UE. El Gobierno y los Consejos de Investigación tienen la responsabilidad de financiar las investigaciones correspondientes para desterrar dudas o detectar posibles peligros, una política transparente permitirá que esta industria crezca siendo aceptada, pero evidentemente es necesario contar con la predisposición de las empresas alimentarias a facilitar la información necesaria, algo que por el momento no se ha hecho realidad.

Vía | Food Navigator
Foto 1 | Argonne National Laboratory

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (25 votos, media: 4,88 de 5)
4.88 5 25
Loading ... Loading ...