Costillas de cerdo con pimientos escalibados y su jugo

Costillas de cerdo con pimientos escalibados y su jugo

Esta mañana hemos encontrado unos hermosísimos pimientos rojos que casi voluntariamente se han introducido en la cesta de la compra, parecía que solicitaban el calorcito del horno para su bienestar y el de nuestro paladar, así que hemos aprovechado sus virtudes para hacer estas Costillas de cerdo con pimientos escalibados y su jugo, pues éste no se puede dejar perder, en arroces, vinagretas o glaseados de carne, es un ingrediente que aporta mucho al plato.

Incluimos en la elaboración de esta receta de Costillas de cerdo una mezcla de especias potente y sabrosa, el resultado es extraordinario, para chuparse los dedos literalmente. Unas patatitas horneadas junto a las costillas y con el mismo aderezo, son el acompañamiento ideal.

Ingredientes (4 comensales)

  • 8-12 costillas de cerdo (según tamaño)
  • 4 pimientos rojos grandes
  • 8 patatas pequeñas
  • 1 cabeza de ajos
  • 2 c/s de tandoori rub (chile, cilantro, comino, pimentón, jengibre, mostaza, cúrcuma, alcaravea, clavo, canela, cardamomo, pimienta blanca y laurel)
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal.

Elaboración

Enciende el horno con el ventilador o calor arriba y abajo, asa los pimientos previamente lavados y enteros, hasta que la pulpa esté tierna y la piel tostada, según el tamaño puedes tenerlos a 200º C unos 30 minutos, pero si dispones de tiempo puedes hacerlos a 160º C en 45-60 minutos, lo dicho, dependiendo del tamaño y cómo te gusten.

Una vez hechos los pimientos, recupera todo el jugo que sueltan, para esta elaboración utilizamos aproximadamente un vaso o vaso y medio, así que abre los pimientos para que suelten toda su agua y recoge también la que quede en la bandeja. Pon el jugo obtenido en un cuenco, añade la mezcla de especias molidas, una pizca de sal y aceite de oliva al gusto. Reserva. Para el servicio de este plato sólo utilizamos dos pimientos, podéis servir cuánto queráis dependiendo del resto del menú, claro.

Pela las patatas y lávalas, corta la corona de una cabeza de ajos para asarla, y pon en la bandeja del horno las costillas o el costillar de cerdo salando al gusto y regando con un poco de aceite de oliva. Introduce primero sólo las costillas en el horno a 200º C, deja que se hagan unos 20 minutos dándoles la vuelta una vez.

Costillas de cerdo con pimientos escalibados y su jugo

A continuación añade a la bandeja del horno las patatas con un poco de sal y regando el conjunto con la mitad del jugo especiado de los pimientos. Prosigue el horneado durante 30 minutos más, dándole la vuelta de nuevo y añadiéndole el jugo a medida que lo vaya precisando hasta consumirlo totalmente, regando las costillas y las patatas.

Finaliza la cocción cuando las costillas estén a tu gusto, comprobando también que las patatas estén hechas, resultando muy cremosas en su interior y con una finísima capa crujiente.

Emplatado

Sirve las Costillas de cerdo con los pimientos escalibados cortados en tiras y su jugo, acompaña con las patatas y los ajos asados, termina regando con el jugo caramelizado de la bandeja en la que se han asado las costillas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (20 votos, media: 4,50 de 5)
4.5 5 20
Loading ... Loading ...