Plomo en los alimentos

Contaminantes en los alimentos

A través de un informe emitido por la EFSA (Agencia de Seguridad Alimentaria de la Unión Europea), podemos conocer un informe en el que se tratan los posibles riesgos sanitarios del plomo en los alimentos, según los expertos, los actuales niveles de contaminación y exposición al plomo representan un riesgo reducido para la salud de los adultos, pero existe cierta preocupación sobre los posibles efectos que el plomo pueda provocar en la infancia.

Como sabemos, el plomo es un metal pesado que puede acceder a nuestro organismo a través del aire, el agua o la alimentación. Se trata de un elemento tóxico que dependiendo de su ingesta, puede provocar serios y graves problemas en los seres humanos, perturbación de la biosíntesis de la hemoglobina y una anemia asociada, incremento de la presión sanguínea, taquicardia, daños cerebrales, daños en el sistema digestivo, en el aparato respiratorio, reducción de la capacidad de aprendizaje, y así un largo etcétera. Como hemos dicho, todo dependerá de los niveles de plomo que accedan al organismo. Este elemento se encuentra de forma natural en el medio ambiente, pero las mayores concentraciones son resultantes de la actividad humana industrial.

Han sido varias las medidas adoptadas para regular los niveles de plomo en todo tipo de productos, pinturas, alimentos, gasolina, etc. Los expertos indican que desde la década de los 70 se ha estado trabajando para reducir los niveles de plomo en todos los ámbitos. Pero la preocupación sobre la cantidad de plomo en los alimentos sigue vigente y especialmente porque el peligro de que el metal pesado pueda introducirse en la cadena alimentaria es constante. El caso es que la Comisión Europea solicitó una evaluación de los niveles de plomo a través de las distintas fuentes que entran en contacto con los seres humanos, sean productos, medio ambiente, alimentos, agua, etc. La idea era ratificar los niveles de plomo considerados tolerables para la salud humana.

Los expertos consideran que la mayor exposición del plomo en los alimentos se realiza a través de la ingesta de verduras, cereales y agua del grifo. En lo que respecta a la exposición relacionada con otros agentes, se consideró de menor riesgo, en los adultos provocaba el incremento de la presión arterial y en el caso de los niños, la exposición podía reducir el coeficiente intelectual, de hecho, se han realizado diversos estudios que relacionan la contaminación ambiental y la menor capacidad intelectual en los niños. El caso es que los expertos de la EFSA indican que los niveles que se habían establecido como seguros deben ser revisados nuevamente.

Contaminación por plomo

Los investigadores indican que por el momento no se pueden establecer nuevos valores, ya que no existe una definición clara de qué niveles se pueden considerar como seguros y que no producirían ninguno de los efectos que hemos mencionado. Una de las conclusiones que obligan a determinar con urgencia una revisión exhaustiva y un control más meticuloso sobre los niveles de plomo en los alimentos, en el medio ambiente, en el agua, etc., es que existe un claro riesgo en el desarrollo neurológico de los fetos, los bebés y los niños. La EFSA asesorará a la Comisión Europea a la hora de realizar las oportunas evaluaciones relacionadas con el plomo en los alimentos u otros elementos que también se consideran peligrosos para la salud humana, como puede ser el arsénico, sería interesante retomar la lectura del post Alimentos con altos índices de arsénico.

Respecto al dictamen de la EFSA, recomendamos leer además el post que nos muestra la relación entre las formas de cocción y los contaminantes presentes en los alimentos como el arsénico, el plomo, el cadmio, o los policlorobifenilos o bifenilos policlorados (PCB) entre otros.

A través de este enlace podréis acceder a las conclusiones detalladas sobre la revisión de los valores de plomo en los alimentos y conocer todos los datos que se han tenido en cuenta para realizar la valoración de la seguridad de los actuales niveles que varían dependiendo de la edad de las personas y los distintos tipos de alimentos.

Foto 1 | Adactio
Foto 2 | Tillwe

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 4
Loading ... Loading ...