Gastronomía & Cía Opciones

Mil millones de hambrientos

La FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) ha lanzado una campaña a través de la red denominada Mil millones de hambrientos, campaña que pretende contar con la solidaridad de los internautas y en la que se hace un llamamiento a los Gobiernos para que prioricen en la lucha contra el hambre (uno de los objetivos del milenio que deberían cumplirse como fecha límite en el 2015).

En el vídeo podemos ver al actor Jeremy Irons que intenta transmitir su indignación y enfado por el hambre en el mundo, Mil millones de hambrientos son demasiadas personas que padecen hambre crónica, algo realmente lamentable. El actor indica que debemos estar furiosos y que mostremos nuestra repulsa, para ello basta aceptar el siguiente texto y firmar electrónicamente la petición para solicitar que los Gobiernos del mundo se impliquen más en la lucha contra el hambre.

“Los que apoyamos esta campaña consideramos inaceptable que casi mil millones de personas vivan en condiciones de hambre crónica. A través de las Naciones Unidas hacemos un llamamiento a los Gobiernos para que den la máxima prioridad a la eliminación del hambre hasta cumplir la meta.”

Como sabemos, la mayoría de los hambrientos del mundo se localizan en los países en vías de desarrollo situados en Asia, África, América Latina… La FAO considera que es necesario incrementar en un 70% la producción de alimentos para poder alimentar a la población mundial del año 2050, de ello hablábamos en el post Panorama de la alimentación mundial dentro de 40 años. Recordemos además el foro que organizó el año pasado la FAO bajo el título Cómo alimentar al mundo en 2050.

La implicación de los Gobiernos en este aspecto deja mucho que desear, basta con dar un vistazo a los resultados de la pasada Cumbre Mundial sobre la Seguridad Alimentaria, si es que se puede llamar así, dado que la cumbre arrancó sin que estuvieran presentes los líderes de las principales economías del mundo (G8), aquellos que realmente podrían hacer algo.

I’M Mad as Hell

La iniciativa es loable, pero desgraciadamente debemos dudar de la FAO, sobre todo porque esta organización destina demasiados fondos a realizar estudios, designar comisiones, preparar cumbres mundiales… la lista de gastos es interminable y el dinero que se recauda para luchar contra el hambre termina siendo insuficiente. En nuestra opinión, debemos mostrar nuestra repulsa y enfado por la situación, el derecho a la alimentación está reconocido y desgraciadamente está degradado por los intereses políticos y económicos. Pero también deberíamos mostrar nuestra repulsa por la dilapidación de fondos que realiza este organismo de las Naciones Unidas.

Mil millones de hambrientos nos muestra vídeos, imágenes impactantes y algunas iniciativas que se desarrollan para luchar contra el hambre, se pretende concienciar a la sociedad de los países industrializados para que adquieran plena conciencia del problema y contribuyan a luchar contra el hambre. Por cierto, el mes que viene (25 y 26 de junio) los líderes del G8 (los líderes de los ocho países más industrializados del mundo) se reunirán en Canadá, pero el tema principal que se tratará es el cambio climático y sus consecuencias, la recuperación económica o las nuevas energías, ¿tendrá el hambre un hueco en esa agenda?, dada la actuación del G8 en la pasada cumbre alimentaria, podemos deducir que el hueco será muy pequeño.

Mil millones de hambrientos es una campaña loable y mostramos nuestra repulsa a la situación, por el momento ya han sido 710.763 firmas obtenidas (una gota de agua en un océano de 6.000 millones de habitantes), ya veremos si realmente sirve de algo, nosotros hemos firmado a pesar de que no creemos mucho en los trabajos e iniciativas que desarrolla la FAO, quizá en esta ocasión se logre alcanzar la meta y los Gobiernos decidan luchar con mayor énfasis para erradicar el hambre en el mundo.

Si quieres, puedes mostrar tu enfado contra la situación del hambre y firmar a través de la página oficial apoyando la campaña.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (79 votos, media: 4,97 de 5)
Loading ... Loading ...

Ya hay 5 comentarios. ¿Quieres dejar el tuyo?

  • Miguel Ángel

    ¿Y qué podemos hacer nosotros?

  • Buena pregunta ya que a pesar de las firmas que se puedan obtener, poso se puede conseguir. Quienes realmente pueden hacer algo no lo hacen y presumiblemente algún motivo existe para ello. De todos modos, es preferible quejarse, indignarse, solidarizarse y hacerse oír que mantenerse callado y resignado.

    Saludos.

  • Miguel Ángel

    Desde luego que no es un comentario acertado para hacer en una reunión social sin explicarse un poco antes, pero cuando afirmo que posiblemente sintiese más dolor por la muerte de mi perro que lleva conmigo 2 años que por todas las muertes de seres humanos que veo a diario por televisión, la gente suele escandalizarse.

    Y es que creo que el origen de la insensibilidad de occidente para con los países desfavorecidos es que lo vemos todo a través de una cómoda ventana y en imágenes. A pesar de la cantidad de spots de esta naturaleza que nos bombardean todos los días, el mensaje no llega a calarnos profundamente.

    ¿Seguiríamos igual de insensibles si esos niños malnutridos jugasen con los nuestros en el mismo parque?

  • Evidentemente la perspectiva cambiaría, no es lo mismo vivir los problemas en primera o segunda persona que contemplar la situación desde nuestra casa y a través de la televisión. En muchas ocasiones sólo se adquiere conciencia de los problemas cuando se viven en primera persona.

    la insensibilidad es significativa, es difícil asimilar que podemos comer viendo las noticias y conocer algunos de los graves problemas que padecen otros seres humanos como si fuera algo muy alejado o irreal.

    Saludos

  • Alvaro [liquostyle.com]

    Me temo que la FAO tiene a estas alturas escasa credibilidad en casi todo, sobre todo después de saber que gasta básicamente el 80% de su presupuesto en estudios y administración y muy poco en acciones reales.

    Y por otra parte creo que hablar de «hambre» es en muchos casos una simplificación, cuando no contraproducente. Hay hambrunas en casos de catástrofe natural o humanitaria, en el resto de casos es más exacto hablar de malnutrición.

    Hablar de hambre suele llevarnos a conclusiones absurdas como mandar nuestros excedentes alimentarios a las zonas necesitadas. Destruyendo de paso el escaso tejido agrícola, comercial o industrial de la zona (si mandas toneladas de leche gratis, ¿qué crees que pasa con las explotaciones ganaderas locales?).

    Sin embargo la malnutrición es un problema distinto, que suele tener su origen en prácticas agrícolas inadecuadas, falta de infraestructuras y problemas sociales y económicos. La falta de micronutrientes básicos produce la inmensa mayoría de enfermedades endémicas en estas zonas y puede ser paliada con acciones relativamente sencillas y baratas como sugieren muchos estudios, como los del Consenso de Copenhagen.

    http://www.copenhagenconsensus.com/Projects/Copenhagen%20Consensus%202008/Outcome.aspx

    Fijáos en varias de las conclusiones del Consenso de 2008, en la lista están ordenadas por su ratio de coste/eficacia:

    1.- Suplementos de micronutrientes para niños (vitamina A y zinc, de ahí la importancia de un arroz transgénico enriquecido con estas sustancias del que ya hablasteis)

    2.- Fortificación con micronutrientes (sal con iodo, como la que consumimos aquí habitualmente, y con hierro).

    3.- Biofortificación (cultivo de variedades de mayor valor nutricional).

    4.- Programas de desparasitación y nutrición en las escuelas.

    Acciones infinitamente más potentes para erradicar la malnutrición y la mayoría de enfermedades asociadas que las clásicas recogidas de latas y paquetes de arroz, y ni te cuento con hacer un click en una página web para calmar la mala conciencia.

Dejar un Comentario

  Acepto la Política de Privacidad

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

Responsable: Gastronomía & Cía
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos aquí.