Ventajas e inconvenientes de los alimentos transgénicos III

Abordamos la última parte de un interesante debate sobre los alimentos transgénicos del programa de La 2 de RTVE, Para todos la 2. En Ventajas e inconvenientes de los alimentos transgénicos (III), retomamos unas palabras de Pere Arús en la segunda parte del debate, “si se pone en un lado de la báscula el peso de las miles de publicaciones científicas que avalan a los transgénicos y en el otro los pocos estudios en contra, la evidencia para el investigador es abrumadora”. Por otro lado, el investigador manifiesta que todos los alimentos son saludables y no se ha demostrado lo contrario, teniendo que asumir que debemos tratarlos en igualdad de condiciones.

Pere Arús, investigador agroalimentario del IRTA (Instituto de Investigación y Tecnología Alimentaria), prosigue diciendo que la cuestión que alude a que los alimentos transgénicos no son más productivos no es cierto, los trabajos e investigaciones realizadas durante los últimos años han demostrado que el maíz transgénico es hasta un 15% más productivo, especialmente en aquellas zonas donde existe taladro. Hay que decir que el maíz transgénico Mon 810 se desarrolló para ser capaz de superar los ataques de dos insectos a los que se les denominan taladro o barrenador y que son responsables de ser la mayor plaga que ataca al maíz en todo el mundo. Ojo al dato, en esta parte del debate Ventajas e inconvenientes de los alimentos transgénicos, el investigador indica que en aquellos campos de cultivo donde no hay plaga de taladro, los alimentos transgénicos no son más productivos.

Este es un dato a tener en cuenta, es decir, de no existir la enfermedad no habría mayor producción, lo que evidencia que los alimentos transgénicos no podrían solucionar el hambre en el mundo como algunos investigadores siempre han mantenido, especialmente si se trata de este tipo de transgénicos insecticidas. Interviene ahora Juan Felipe Carrasco de Greenpeace España y alude a los datos facilitados por el Gobierno de Aragón y el Gobierno catalán, que indican lo contrario, recordemos el estudio que concluía que los alimentos transgénicos y los alimentos ecológicos no pueden coexistir, tras analizar diferentes cultivos en regiones de Catalunya y Aragón y comprobar la evolución de cada uno de ellos.

Juan Felipe Carrasco matiza algo que debemos tener en cuenta, los alimentos transgénicos como el maíz Mon 810 no son alimentos resistentes, son alimentos insecticidas gracias a unas toxinas, ya que no evitan que el insecto quiera comer, sino que termina muriendo por la toxina que produce el maíz (recordemos que la toxina denominada Cry1Ac producida por el maíz ha sido obtenida de la bacteria Bacillus thuringiensis, patógeno que fue utilizado antaño como insecticida comercial). Interrumpe Pere Arús y argumenta que la toxina es perjudicial para los insectos pero no para los seres humanos, entra en el hilo David Bueno, profesor de biología genética de la Universidad de Barcelona y recuerda que esta toxina es la misma que se utiliza para fumigar los campos contra el taladro o barrenador, es como si indicará que el modo en el que se utiliza la toxina es similar. Nosotros entendemos que nada tiene que ver rociar el maíz con una toxina, a que sea el propio maíz el que la produzca.

Para Sergi Viñals, técnico de consumo de la OCUC, los consumidores deben tener derecho a conocer con más profundidad este tipo de alimentos y que las explicaciones sean sencillas. Parece evidente que los transgénicos están implicados en diferentes factores, medioambientales, socioeconómicos, a nivel de salud, etc. No se trata de vetar a los transgénicos pero sí de ofrecer más transparencia, conocer sus implicaciones y utilización en alimentos derivados, debería ser obligatorio que se reflejarán en las etiquetas, incluso si su contenido es inferior al 0’9% de materia prima transgénica según la legislación de la Unión Europea. El consumidor debe poder elegir productos con 0% de materia prima transgénica y eso sólo se puede lograr a través del etiquetado.

El moderador interrumpe momentáneamente el debate sobre los alimentos transgénicos y habla sobre un correo electrónico enviado al foro de debate, en el que se indica que los alimentos transgénicos contaminan el medio ambiente, destrozan las economías familiares y crean una dependencia al agricultor que termina ahogándolo. Sería interesante ver el documental Consecuencias del cultivo de transgénicos en los países en vías de desarrollo como respaldo a estas palabras.

Se habla sobre la legislación de los transgénicos, Juan Felipe Carrasco recuerda que sólo unos pocos alimentos transgénicos están autorizados, habla del maíz Mon 810, de la patata transgénica Amflora y de su reciente aprobación. El representante de Greenpeace recuerda que ya son 12 años los que se lleva cultivando el maíz en nuestro país y que detrás de esto se encuentra una fuerte presión ejercida por las multinacionales biotecnológicas y su vinculación con institutos de investigación y asesores del Ministerio de Medio Ambiente. Nos habla de casos documentados sobre la contaminación transgénica, al respecto será interesante retomar la lectura del post Alimentos transgénicos en España, consecuencias reales y el post Afectados por los alimentos transgénicos en España.

Juan Felipe Carrasco indica que los transgénicos generan daños en nuestro país y solicitan a los consumidores que los rechacen, argumenta además que el etiquetado (como decía Sergi Viñals) no respeta el derecho del consumidor a elegir, por eso propone consultar la nueva Guía Roja y Verde de los Alimentos Transgénicos 2010.

El debate concluye y se lanza una pregunta interesante, ¿creen ustedes que los alimentos transgénicos son la mejor vía para acabar con el hambre en el mundo?, David Bueno contesta que es demagógico, ya que las causas del hambre son varias, pero cree que sí, pueden contribuir a reducir el hambre mundial. Para Sergi Viñals existen muchas causas pero si realmente contribuyeran a reducir el hambre, apoyarían su producción y consumo, el representante de Greenpeace también indica lo mismo, el hambre tiene que ver con muchas cuestiones, políticas, económicas, sociales, etc. Para él, ninguna tecnología solucionará el hambre y menos si pertenece a empresas que han prometido esto en varias ocasiones.

Finalmente, para Pere Arús se podría, quizá, solucionar el hambre en el mundo si se aunaran esfuerzos de todo tipo y con todo y eso, será complicado. Y vosotros qué contestáis a esta pregunta, ¿creéis que los alimentos transgénicos son la mejor vía para acabar con el hambre en el mundo?

Capítulos anteriores
Ventajas e inconvenientes de los alimentos transgénicos
Ventajas e inconvenientes de los alimentos transgénicos II

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 4
Loading ... Loading ...