Gastronomía & Cía Opciones
 

¿Cómo aceptar los alimentos transgénicos?

Alimentos modificados genéticamente

Los alimentos transgénicos desarrollados por las empresas biotecnológicas para poder soportar las plagas y enfermedades, o ser inmunes a los efectos de los herbicidas como por ejemplo el Maiz Mon 810, el arroz transgénico LL62, la soja transgénica o el maíz transgénico MIR604 entre otros productos, provocan que muchos consumidores europeos desconfíen y adopten una posición negativa frente a ellos. Según un estudio, esta actitud se debe a que estos alimentos no mejoran la calidad de vida o la salud de los consumidores, tan sólo persiguen «mejorar la rentabilidad» y los beneficios para los agricultores. ¿Cómo aceptar los alimentos transgénicos, y más sabiendo que son alimentos insecticidas que contienen genes que no benefician a los consumidores y que según algunos expertos pueden afectar al medio ambiente?

El estudio realizado por investigadores de la Universidad de Wageningen (Países Bajos) indica que los consumidores podrían ser más receptivos y aceptar los alimentos transgénicos si éstos ofrecieran algún beneficio de tipo saludable o medioambiental. Para llegar a esta conclusión se realizó una prueba con un tipo de manzana modificada genéticamente ideal para aquellas personas que sufren alergia a las manzanas. La fruta en cuestión se comercializó de forma experimental en una cadena de supermercados holandesa, en tiendas de alimentación orgánica y en algunas fruterías.

Las manzanas modificadas genéticamente se empaquetaron debidamente con un folleto explicativo sobre las características y propiedades que presentaban, además se invitaba a los consumidores a participar en una encuesta para que opinaran sobre la fruta. Para lograr una mayor participación, los consumidores que rellenaban la encuesta accedían al sorteo de un bono regalo de 50 euros (de no ser así seguramente la participación habría sido más reducida). Participaron 437 personas, quienes padecían alergia a las manzanas recibieron con gran satisfacción la nueva variedad, mientras que los consumidores que no sufrían alergia a la fruta no se mostraron tan entusiasmados, esto parece algo lógico dado que no existía un beneficio directo para ellos.

El hecho de que se redujera la alergia y se constatara un beneficio personal mejoró la percepción de las manzanas modificadas genéticamente. Podríamos decir que lo mismo ocurriría con otras variedades de alimentos. Podemos citar como ejemplo el maíz transgénico vitamínico desarrollado por expertos de la Universidad de Lleida (Catalunya), investigación abierta en la que se realiza un estudio durante un periodo de dos a tres años en el que se alimenta a roedores con el maíz para constatar su inocuidad, nada que ver con los estudios de tres semanas de duración que realizan las empresas biotecnológicas con los alimentos que desarrollan con fines industriales.

Como hemos dicho en otras ocasiones, la biotecnología es una poderosa arma que puede mejorar significativamente la calidad de los alimentos, por ello discernimos dos tipos de biotecnología, la que se desarrolla buscando mejorar la salud y el medio ambiente, y la que se desarrolla con fines productivos dejando en un segundo término el respeto medioambiental o la salud.

Con respecto a las mencionadas manzanas, podemos saber que a los consumidores les preocupaba el uso de herbicidas y plaguicidas, y las reacciones ya no fueron tan positivas. La puerta de entrada a cómo aceptar los alimentos modificados genéticamente parece evidente, deben ser alimentos que ofrezcan beneficios a los consumidores y respetar el medio ambiente. Los expertos indican que ya se están desarrollando cultivos transgénicos con cualidades beneficiosas para los consumidores, un ejemplo que citan son las nuevas plantas que están desarrollando empresas como Monsanto o BASF para que contengan mayor cantidad de ácidos grasos omega-3. En nuestra opinión, estos son trabajos testimoniales, ya que sabemos que estas empresas trabajan sobre todo en el desarrollo de alimentos que soporten sequías, plagas, enfermedades y herbicidas, y generalmente con con poca transparencia, no son un ejemplo a citar, a diferencia del trabajo desarrollado por la Universidad de Lleida.

Puedes conocer más detalles sobre el estudio a través de la publicación científica Elsevier journal Food Quality and Preference.

Foto | Abhinit Tembhekar

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, media: 4,00 de 5)
Loading ... Loading ...

Ya hay 8 comentarios. ¿Quieres dejar el tuyo?

  • Lo cierto es que lo transgénico no se creó para beneficiar al consumidor, ni al medio ambiente, como bien dices, sino para elevar los beneficios de las grandes multinacionales de la producción, como Monsanto. Prefiero no hablar de agricultores, porque por agricultor yo entiendo otra cosa.
    Aunque intenten vendernos la moto con alguna propiedad beneficiosa para nuestra salud, lo cierto es que la opacidad con la que hacen todo y el que se nieguen a indicarnos qué alimentos son transgénicos, dice muy poco a su favor. Puede que introduzcan alguna cualidad beneficiosa para nuestra salud, pero la cuestión es que está manipulado genéticamente y no sabemos en 15 años cómo podrá afectarnos a los consumidores. Que lo coman ellos y en 15-20 años, ya hablaremos.
    Un besote y muy buen artículo.

  • Si Laube, la transparencia brilla por su ausencia, la reivindicación para que se realicen estudios a largo plazo es algo que muchos expertos, ecologistas y ciudadanos en general hemos solicitado.

    Saludos

  • geheca

    Un ejemplo:
    el maiz convencional sufre una plaga en todo el mundo q se llama taladro del maiz (hay varios lepidopteros como Ostrinia, Sesamia etc) que suponian la aplicacion de gran cantidad de pesticidas para su control.

    Este control era ineficaz dado que la plaga se encontraba dentro del tallo por lo tanto dificilmente accesible.

    En caso de que las plantas atacas no perdieran la panocha estaban llenas de hongos que entraban por las heridas causadas por el insecto. Estos hongos producian toxinas muy perjudiciales (micotoxinas) que acababan siendo ingeridas por ganado o personas (pej en papillas infantiles).

    Al usar maiz transgenico Bt se controla esta plaga. Con la consecuencia directa de reduccion impacto ambiental por reduccion de aplicaciones de insecticida, reduccion de coste y reduccion de riesgo de intoxicacion del agricultor y del entorno del campo (otra fauna etc) con la nuve del insecticida.

    El gen Bt solo afecta a las larvas de lepidopteros que se alimenten de ese maiz y no a todo el que le caiga encima el insecticida convencional sea o no plaga.
    Ademas al estar el maiz sin las heridas no crecen esos hongos y no hay micotoxinas.

    Al reducirse la poblacion de Sesamia y de Ostrinia en la zona donde se cultiva maiz Bt reduce drasticamente la incidencia de la plaga tambien en los maices no transgenicos, es decir, que tambien reducen contenido en residuos de pesticida y en micotoxina.

    Con todo esto que es real y constatable en FUENTES SERIAS yo quiero que mis hijos coman papillas de maiz transgenico!! pq es mas sano y mejor para el medioambiente como demuestran una cantidad ingente de estudios realmente cientificos.

    Ah! Bt se usa en agricultura ecologica pero se fumiga con lo que afecta a otros insectos que no nos estan haciendo nada, no son plaga.

    Lo de la soja trangenica resistente a glifosato… es mas discutible pero el glifosato es menos contaminante que el paclobutrazol que se usa en soja convencional.

    Hay que ver caso a caso y no ser tan integrista y saber donde informarse. No dejarse manipular. Es cierto que es una tecnologia muy potente pero por suerte muy muy controlada.

  • Geheca, todos los argumentos que has dado ya se han tratado, en numerosos post hemos detallado las fuentes científicas, hemos aportado material audiovisual y hemos prestado especial atención a los investigadores y expertos. Todo lo que argumentas ya se ha rebatido y conoces las respuestas.

    Estar a favor o en contra de los alimentos transgénicos es respetable, pero también es obligado mostrar toda la información veraz a los consumidores, no las maquilladas que ofrecen las empresas biotecnológicas. Nosotros creemos que la biotecnología puede ser un arma poderosa, el problema radica en las manos que la esgrimen, en este caso las empresas privadas.

    No se pueden ofrecer estudios de tres semanas de duración y aseverar que un producto transgénico es inocuo cuando otros estudios independientes han mostrado lo contrario, la postura más coherente sería, al menos, la duda. Tampoco se pueden aceptar que no aportes las fuentes serias a las que aludes, aunque ya sabemos de qué fuentes se trata y por tanto dudamos mucho que confiáramos en ellas, del mismo modo que tu no confías en los expertos que están en contra de los alimentos transgénicos.

    Contestaremos con tus palabras, hay que ver caso a caso y no ser tan integrista y saber donde informarse. No dejarse manipular (no creer ciegamente en unos productos que necesitan más transparencia para que sean aceptados). Es cierto que es una tecnología muy potente pero desgraciadamente la manipulan y comercializan unos pocos que simplemente buscan el lucro económico.

    Saludos

  • GEHECA

    las fuentes a que hago referencia son todas las revistas cientificas de prestigio.
    no las revistas «divulgadoras» sin ningun rigor.
    Solo hay que hacer una busqueda bibliografica para contrastar fuentes.
    Una cosa son los datos y otra es la ideologia.

  • Hola Geheca, contestamos lo mismo, nuestras fuentes son estudios realizados por diferentes universidades y publicaciones científicas, nada de revistas de divulgación demagógica y así se muestra en los enlaces que aparecen en cada artículo donde se tratan los transgénicos.

    Y volvemos a reiterar,el problema es quien manipula esa tecnología y los intereses económicos que encierra.

    Saludos.

  • Téofila

    Los estudios que cita en su artículos, tanto el que refiere a las manzanas, como el que se refiere al maíz, podrían ser interesantes si el verdadero objetivo fuera la preocupación por la salud de los consumidores pero, es muy sabido que el verdadero objetivo de los OGM es la rentabilidad y la idea de obtener el monopolio sobre tal o tal producción, lo que conduce a que el agricultor dependa totalmente de la firma que detiene la patente. Un caso, que se reveló dramático, es el del algodón que en India transformó, a los agricultores que entraron en ese círculo vicioso, en esclavos y que empujó a muchos de ellos al suicidio.

Dejar un Comentario

  Acepto la Política de Privacidad

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

Responsable: Gastronomía & Cía
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos aquí.