Gastronomía & Cía Opciones
 

Sal de albahaca

Continuamos con la elaboración de sales aromatizadas o de sabores con esta sal de albahaca, como podéis imaginar, tiene muchas posibilidades culinarias, es decir, nos servirá para aderezar muchos ingredientes aportando el toque de sabor de esta hierba aromática.

Desde una tradicional ensalada de tomate y mozzarella, a unas patatas asadas o un pescado al vapor, cualquier plato que quieras salar y aromatizar con esta hierba, lo tendrás con un paso utilizando la receta de sal de albahaca, aunque siempre se pueden añadir unas hojas frescas que den color al plato y den pistas al comensal de los sabores que va a encontrar.

Ingredientes

  • 50 gramos de agua
  • 10 gramos de albahaca fresca (para más intensidad de sabor, añadir más albahaca)
  • 100 gramos aproximadamente de flor de sal o cristales de sal.

Elaboración

Lava y seca las hojas de albahaca, puedes incluir los tallos que también participarán en la aportación de aroma y sabor a la infusión. Pon un cazo pequeño con el agua al fuego y cuando rompa a hervir, retíralo del fuego, incorpora la albahaca y tapa, para dejar reposar unos 30 minutos o hasta que se enfríe. Pasa el agua y las hojas de albahaca por la licuadora.

Extiende en una bandeja la sal y vierte sobre ella el jugo de albahaca, la sal no debe quedar inundada, así que según la sal utilizada añade un poco más o reduce la cantidad de líquido. Deja secar en un lugar cálido, moviéndola un poco de vez en cuando, hasta que el agua se haya evaporado totalmente y dispongas de una sal de albahaca seca y aromática.

Puedes acelerar el proceso utilizando el horno a baja temperatura o dejando la sal, como ya os comentamos al hacer la sal de vino, sobre un radiador o algún elemento que desprenda calor.

Si deseas darle más color a la sal de albahaca, puedes utilizar tinta alimentaria de color verde añadida al jugo para que proporcione a la sal la tonalidad deseada. Sobre el tipo de sal a utilizar, todo dependerá de los gustos y de la presencia que se le quiera dar, pueden ser escamas de sal, sal gruesa, sal fina…

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (54 votos, media: 4,94 de 5)
Loading ... Loading ...

Ya hay 4 comentarios. ¿Quieres dejar el tuyo?

  • carolina

    k buena vel, yo con mi plantita de albahca en la ventana tendre que hacerla antes de que se me muera, con este mal tiempo. fuchiquitos

  • Haz la sal Carolina, pero mete la albahaca en la cocina a ver si la puedes mantener un poco más!!

    Besitos

  • Yo ya he llegado tarde: mi albahaca ya ha pasado a mejor vida, esta noche ha helado por primera vez. Por suerte, ya la esquilamos justo antes de la muerte para conservarlas en aceite para el invierno.
    De todos modos, es posible que compre un par de plantas para pasar hasta la primavera (el pesto en casa va que vuela), así que voy a probar de hacer esta sal, pero me espero a encender la calefacción 🙂

  • Merece la pena ir renovando macetas de albahaca que comprar las que están embolsadas, aunque sólo sea por el placer de coger las hojas de la planta. Como echamos de menos un poco de huertito… Esperamos que sigáis disfrutando del pesto, sano y rico!!

Dejar un Comentario

  Acepto la Política de Privacidad

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

Responsable: Gastronomía & Cía
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos aquí.