- Gastronomía & Cía - https://gastronomiaycia.republica.com -

Hoy Cocinas Tú: Galletas decoradas

Hoy Cocinas Tú

Más que una receta, el Hoy Cocinas Tú es un tutorial que Carol, autora del blog Fuchicando en mi cocina, ha querido compartir con todos los lectores de Gastronomía & Cía con la finalidad de animaros a elaborar Galletas decoradas, lo que ella pensaba que sería harto complicado, ha resultado ser una labor entretenida y muy satisfactoria, que sin duda alguna va a repetir. Mientras nosotros buscamos tiempo libre para poder dedicárselo a estas bonitas galletas, os dejamos con un resumen de la introducción y el tutorial de Carolina, viéndolo tan fácil, seguro que más de un@ se anima a regalar galletas caseras con la presencia de la más artesana y especializada pastelería.

«Aquí están mis primeras galletas decoradas, o como las he llamado yo, las Carol Cookies. He de decir que la experiencia me ha encantado, la verdad que me decían que iba a acabar harta después de la primera, por el chollo que era, pero… para nada, me ha gustado más de lo que yo creía, y ya estoy deseando volver a hacer galletas y decorarlas, ya me he ido a comprar más biberones y me tengo que hacer con un par de mangas pequeñas y unas boquillas, que esta vez sólo tenía una boquilla y sólo podía usar una manga, la de la glasa del borde, y he echado en falta más.

La textura de la glasa creo que me ha quedado bastante bien, pero al echarle el colorante se me ha aclarado un poco, pero bueno, ya lo tengo en cuenta para la próxima vez, aun así, tuve que usar el palito de bambú para empujarla hacia los bordes, falta de práctica… Tanto la masa de las galletas, como la de la glasa las he hecho en mi robot de cocina, que es una maravilla. Las galletas riquísimas, la receta es ideal. Queda una galleta riquísima de sabor, durita y gordita para aguantar bien la glasa.

Al probarlas pensé que la glasa sería más dulzona, pero cómo me han gustado, no son nada empalagosas, y el sabor es rico rico… Al final las empaqueté, haciendo manualmente las etiquetas, y encontré que este método de graparlas al borde de la bolsita me gustó mucho!! y además los lacitos quedan muy monos!!, algo que voy a repetir en siguientes ocasiones.»

Ingredientes

Masa de galletas

  • 125 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
  • 125 gramos de azúcar glass
  • 1 huevo pequeño a temperatura ambiente
  • 325 gramos de harina tamizada
  • 1 chorrito de leche para ligar la masa
  • 1 c/c de extracto de vainilla (Como no tenía cortadores grandes, tuve que usar unos más bien pequeños, de entre 4-8 cm, y me salieron unas 40 galletas con estas cantidades).

Glasa real

  • 200 gramos de azúcar glass industrial por cada clara de huevo (he usado 2 claras de huevo de casa, pero lo mejor es usar claras pasteurizadas)
  • 2 claras de huevo
  • 1 cucharada de aroma de vainilla (u otro que pegue con el que le echamos a la masa de las galletas, y que sea de color claro para que no coloree la glasa)

Materiales para decorar

  • Biberones
  • mangas pasteleras pequeñas
  • boquillas para las mangas
  • pinzas para las mangas
  • palitos de brocheta de bambú
  • un trapo húmedo
  • un trapo para colocar las galletas decoradas
  • espátulas de galletas
  • sprinkles
  • smarties
  • azúcar de colores
  • bolitas....

Hoy Cocinas Tú

Elaboración

Masa de Galletas

(Explicación para el robot Bosch). Primero tenemos que batir la mantequilla a velocidad 3, durante un minuto, hasta que tenga una textura suave. Añadimos el azúcar glass a cucharadas, que habremos tamizado previamente, batimos a velocidad 1 y vamos añadiendo por el bocal poco a poco el azúcar, hasta acabarla, subimos a velocidad 3, la mantequilla no se debe de batir demasiado, más de un minuto, y debe de quedar con una textura esponjosa, con más volumen y haber blanqueado un poco.

Agregamos el aroma y los huevos que habremos batido un poco previamente, batimos a velocidad 1, hasta que esté integrado. Agregamos ahora la harina a cucharadas, que también habremos tamizado previamente, y a velocidad 1, vamos añadiéndola poco a poco, cuando estemos acabando la harina, la masa empezará a desmigarse, y es cuando tenemos que añadir la leche poco a poco, para que la masa se amalgame y quede como una bola (la máquina de varillas este proceso no lo aguanta, lo haremos a mano con una cuchara).

Colocamos sobre la encimera un trozo de papel de hornear, sacamos la bola la masa y la colocamos encima de éste, achatándolo un poco. Cortamos la masa en cuatro trozos iguales, esta masa tiene que estar poco pegajosa, que no se nos pegue a las manos.

Cogemos uno de los trozos y le damos forma rectangular, colocamos otro papel de hornear encima y la aplanamos con el rodillo, hasta que tenga un grosor de unos 0’5-0’6 cm, medio dedo más o menos. Hacemos igual con el resto de los trozos. Colocamos los tres trozos entre papel de hornear en la bandeja de horno y los metemos en la nevera, procurando que el más grande de los trozos esté debajo, los dejamos 3 horas como mínimo, o incluso una noche entera.

Sacamos una de las masas de la nevera, la nivelamos si hiciera falta, y empezamos a cortar las galletas. Las vamos colocando en la bandeja, si como en mi caso, no tienes suficientes galletas con la bandeja, las vas poniendo en alguna parte de la encimera con el papel de horno. Cortaremos todas las galletas, para ello iremos sacando la masa de la nevera a medida que la vayamos necesitando para cortar, para que no se ablande mucho. Con los recortes que nos sobren podemos volver a sacar galletas, pero tenemos que meter la masa antes en la nevera unos 10-15 minutos.

Horneamos las galletas a 180ºC, con el horno precalentado durante unos 10-15 minutos, pasado unos 12 minutos tenemos que estar pendientes, porque en seguida se nos pueden quemar. Sacamos la bandeja del horno, dejamos enfriar unos minutitos, y las podemos poner a enfriar encima de una rejilla.

Debemos dejar enfriar las galletas completamente, por lo menos durante 2 horas, para después decorarlas. Las galletas se pueden congelar en tuppers, con papel de horno en el medio, y también las podemos congelar sin hornear de la misma forma.

Glasa real

Para hacer la glasa tamizamos el azúcar glass, echamos las dos claras de huevo en el vaso y las batimos a velocidad 1, hasta que espumen. Añadimos un tercio del azúcar glass y empezamos a batir a velocidad 3, vamos añadiendo el azúcar poco a poco por el bocal, cucharada a cucharada, hasta que la glasa se ponga brillante, agregamos el aroma y seguimos batiendo.

Seguimos añadiendo el azúcar hasta que la glasa se quede durita, de consistencia similar a la pasta de dientes, probamos su consistencia, metiendo en una boquilla un poco y apretando con el dedo, dibujamos un lazo, que no se debe de derretir, ni esparcir. Esta es la glasa del borde.

Ahora vamos añadiendo agua a cucharaditas poco a poco, hasta que la glasa tenga consistencia de yogur líquido (hay que tener en cuenta que la glasa cambiará la consistencia al echarle el colorante si es líquido, así que si vamos a tener que echar mucho para hacer colores fuertes, controlar la consistencia de esta glasa, aunque después podemos espesarla con un poco de azúcar glass).

Coloreamos las glasas, que habremos pasado a unos tuppers, las dejamos tapadas con un trapo húmedo y las dejamos reposar unos 30 minutos. La glasa de relleno la dejamos tapada en un vaso con un papel de film. En la glasa de relleno saldrán unas burbujas, que quitaremos con la espátula, pasándola suavemente por la superficie.

Pasamos la glasa a los biberones y la glasa del borde de las galletas, la metemos en la manga pastelera, que colocaremos en unos vasos altos. La manga no se debe llenar mucho para que sea más cómodo, sólo la cantidad que nos quepa en una mano, también porque cambia la consistencia con el tiempo.

Hoy Cocinas Tú

Decorar Galletas

Para decorar las galletas debemos tener colocado todo el material en la mesa tenerlo a mano, empezaremos a decorar las galletas con los bordes, con una manga con boquilla del número 2-3, podemos ir haciendo tres o cuatro galletas y luego rellenarlas. El borde de las galletas tiene que ser del mismo color que el relleno y la boquilla no debe tocar las galletas, se hace desde una altura de 1-2 cm.

Para rellenar las galletas echaremos la glasa con el biberón en zig-zag en el centro y esperamos a que esta se vaya moviendo a los bordes, si no se consigue la ayudaremos con un palillo de brocheta. Además iremos pinchando las burbujitas que suban a la superficie con el mismo palillo.

Así haremos todas las galletas, que iremos cubriendo con la glasa y decorando con los sprinkles, bolitas o lo que queramos. Cuando ya tenemos las galletas decoradas, las dejamos secar durante un mínimo de 12 horas, bien resguardadas. Al día siguiente ya podemos embolsar las galletas.

Embolsado

Para embolsar las galletas usé bolsitas de celofán transparentes, en mi caso de tamaño pequeño, pero para galletas más grandes, de unos 8-10 cm, debemos usar bolsitas más grandes, yo las he comprado en una tienda de golosinas. Metí en cada bolsita una galleta, y después hice unas etiquetas con cartulinas de colores, les puse un logo.

Para cerrar la bolsita doblamos el borde, colocamos la etiqueta y grapamos. Ahora hacemos un agujero a las etiquetas y les pondremos unos lacitos con unas cintas. Y ya sólo nos queda entregarlas.

Hoy Cocinas Tú: Galletas decoradas

Posted By VelSid On In Hoy Cocinas Tú | 4 Comments

Hoy Cocinas Tú

Más que una receta, el Hoy Cocinas Tú es un tutorial que Carol, autora del blog Fuchicando en mi cocina, ha querido compartir con todos los lectores de Gastronomía & Cía con la finalidad de animaros a elaborar Galletas decoradas, lo que ella pensaba que sería harto complicado, ha resultado ser una labor entretenida y muy satisfactoria, que sin duda alguna va a repetir. Mientras nosotros buscamos tiempo libre para poder dedicárselo a estas bonitas galletas, os dejamos con un resumen de la introducción y el tutorial de Carolina, viéndolo tan fácil, seguro que más de un@ se anima a regalar galletas caseras con la presencia de la más artesana y especializada pastelería.

«Aquí están mis primeras galletas decoradas, o como las he llamado yo, las Carol Cookies. He de decir que la experiencia me ha encantado, la verdad que me decían que iba a acabar harta después de la primera, por el chollo que era, pero… para nada, me ha gustado más de lo que yo creía, y ya estoy deseando volver a hacer galletas y decorarlas, ya me he ido a comprar más biberones y me tengo que hacer con un par de mangas pequeñas y unas boquillas, que esta vez sólo tenía una boquilla y sólo podía usar una manga, la de la glasa del borde, y he echado en falta más.

La textura de la glasa creo que me ha quedado bastante bien, pero al echarle el colorante se me ha aclarado un poco, pero bueno, ya lo tengo en cuenta para la próxima vez, aun así, tuve que usar el palito de bambú para empujarla hacia los bordes, falta de práctica… Tanto la masa de las galletas, como la de la glasa las he hecho en mi robot de cocina, que es una maravilla. Las galletas riquísimas, la receta es ideal. Queda una galleta riquísima de sabor, durita y gordita para aguantar bien la glasa.

Al probarlas pensé que la glasa sería más dulzona, pero cómo me han gustado, no son nada empalagosas, y el sabor es rico rico… Al final las empaqueté, haciendo manualmente las etiquetas, y encontré que este método de graparlas al borde de la bolsita me gustó mucho!! y además los lacitos quedan muy monos!!, algo que voy a repetir en siguientes ocasiones.»

Ingredientes

Masa de galletas

  • 125 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
  • 125 gramos de azúcar glass
  • 1 huevo pequeño a temperatura ambiente
  • 325 gramos de harina tamizada
  • 1 chorrito de leche para ligar la masa
  • 1 c/c de extracto de vainilla (Como no tenía cortadores grandes, tuve que usar unos más bien pequeños, de entre 4-8 cm, y me salieron unas 40 galletas con estas cantidades).

Glasa real

  • 200 gramos de azúcar glass industrial por cada clara de huevo (he usado 2 claras de huevo de casa, pero lo mejor es usar claras pasteurizadas)
  • 2 claras de huevo
  • 1 cucharada de aroma de vainilla (u otro que pegue con el que le echamos a la masa de las galletas, y que sea de color claro para que no coloree la glasa)

Materiales para decorar

  • Biberones
  • mangas pasteleras pequeñas
  • boquillas para las mangas
  • pinzas para las mangas
  • palitos de brocheta de bambú
  • un trapo húmedo
  • un trapo para colocar las galletas decoradas
  • espátulas de galletas
  • sprinkles
  • smarties
  • azúcar de colores
  • bolitas....

Hoy Cocinas Tú

Elaboración

Masa de Galletas

(Explicación para el robot Bosch). Primero tenemos que batir la mantequilla a velocidad 3, durante un minuto, hasta que tenga una textura suave. Añadimos el azúcar glass a cucharadas, que habremos tamizado previamente, batimos a velocidad 1 y vamos añadiendo por el bocal poco a poco el azúcar, hasta acabarla, subimos a velocidad 3, la mantequilla no se debe de batir demasiado, más de un minuto, y debe de quedar con una textura esponjosa, con más volumen y haber blanqueado un poco.

Agregamos el aroma y los huevos que habremos batido un poco previamente, batimos a velocidad 1, hasta que esté integrado. Agregamos ahora la harina a cucharadas, que también habremos tamizado previamente, y a velocidad 1, vamos añadiéndola poco a poco, cuando estemos acabando la harina, la masa empezará a desmigarse, y es cuando tenemos que añadir la leche poco a poco, para que la masa se amalgame y quede como una bola (la máquina de varillas este proceso no lo aguanta, lo haremos a mano con una cuchara).

Colocamos sobre la encimera un trozo de papel de hornear, sacamos la bola la masa y la colocamos encima de éste, achatándolo un poco. Cortamos la masa en cuatro trozos iguales, esta masa tiene que estar poco pegajosa, que no se nos pegue a las manos.

Cogemos uno de los trozos y le damos forma rectangular, colocamos otro papel de hornear encima y la aplanamos con el rodillo, hasta que tenga un grosor de unos 0’5-0’6 cm, medio dedo más o menos. Hacemos igual con el resto de los trozos. Colocamos los tres trozos entre papel de hornear en la bandeja de horno y los metemos en la nevera, procurando que el más grande de los trozos esté debajo, los dejamos 3 horas como mínimo, o incluso una noche entera.

Sacamos una de las masas de la nevera, la nivelamos si hiciera falta, y empezamos a cortar las galletas. Las vamos colocando en la bandeja, si como en mi caso, no tienes suficientes galletas con la bandeja, las vas poniendo en alguna parte de la encimera con el papel de horno. Cortaremos todas las galletas, para ello iremos sacando la masa de la nevera a medida que la vayamos necesitando para cortar, para que no se ablande mucho. Con los recortes que nos sobren podemos volver a sacar galletas, pero tenemos que meter la masa antes en la nevera unos 10-15 minutos.

Horneamos las galletas a 180ºC, con el horno precalentado durante unos 10-15 minutos, pasado unos 12 minutos tenemos que estar pendientes, porque en seguida se nos pueden quemar. Sacamos la bandeja del horno, dejamos enfriar unos minutitos, y las podemos poner a enfriar encima de una rejilla.

Debemos dejar enfriar las galletas completamente, por lo menos durante 2 horas, para después decorarlas. Las galletas se pueden congelar en tuppers, con papel de horno en el medio, y también las podemos congelar sin hornear de la misma forma.

Glasa real

Para hacer la glasa tamizamos el azúcar glass, echamos las dos claras de huevo en el vaso y las batimos a velocidad 1, hasta que espumen. Añadimos un tercio del azúcar glass y empezamos a batir a velocidad 3, vamos añadiendo el azúcar poco a poco por el bocal, cucharada a cucharada, hasta que la glasa se ponga brillante, agregamos el aroma y seguimos batiendo.

Seguimos añadiendo el azúcar hasta que la glasa se quede durita, de consistencia similar a la pasta de dientes, probamos su consistencia, metiendo en una boquilla un poco y apretando con el dedo, dibujamos un lazo, que no se debe de derretir, ni esparcir. Esta es la glasa del borde.

Ahora vamos añadiendo agua a cucharaditas poco a poco, hasta que la glasa tenga consistencia de yogur líquido (hay que tener en cuenta que la glasa cambiará la consistencia al echarle el colorante si es líquido, así que si vamos a tener que echar mucho para hacer colores fuertes, controlar la consistencia de esta glasa, aunque después podemos espesarla con un poco de azúcar glass).

Coloreamos las glasas, que habremos pasado a unos tuppers, las dejamos tapadas con un trapo húmedo y las dejamos reposar unos 30 minutos. La glasa de relleno la dejamos tapada en un vaso con un papel de film. En la glasa de relleno saldrán unas burbujas, que quitaremos con la espátula, pasándola suavemente por la superficie.

Pasamos la glasa a los biberones y la glasa del borde de las galletas, la metemos en la manga pastelera, que colocaremos en unos vasos altos. La manga no se debe llenar mucho para que sea más cómodo, sólo la cantidad que nos quepa en una mano, también porque cambia la consistencia con el tiempo.

Hoy Cocinas Tú

Decorar Galletas

Para decorar las galletas debemos tener colocado todo el material en la mesa tenerlo a mano, empezaremos a decorar las galletas con los bordes, con una manga con boquilla del número 2-3, podemos ir haciendo tres o cuatro galletas y luego rellenarlas. El borde de las galletas tiene que ser del mismo color que el relleno y la boquilla no debe tocar las galletas, se hace desde una altura de 1-2 cm.

Para rellenar las galletas echaremos la glasa con el biberón en zig-zag en el centro y esperamos a que esta se vaya moviendo a los bordes, si no se consigue la ayudaremos con un palillo de brocheta. Además iremos pinchando las burbujitas que suban a la superficie con el mismo palillo.

Así haremos todas las galletas, que iremos cubriendo con la glasa y decorando con los sprinkles, bolitas o lo que queramos. Cuando ya tenemos las galletas decoradas, las dejamos secar durante un mínimo de 12 horas, bien resguardadas. Al día siguiente ya podemos embolsar las galletas.

Embolsado

Para embolsar las galletas usé bolsitas de celofán transparentes, en mi caso de tamaño pequeño, pero para galletas más grandes, de unos 8-10 cm, debemos usar bolsitas más grandes, yo las he comprado en una tienda de golosinas. Metí en cada bolsita una galleta, y después hice unas etiquetas con cartulinas de colores, les puse un logo.

Para cerrar la bolsita doblamos el borde, colocamos la etiqueta y grapamos. Ahora hacemos un agujero a las etiquetas y les pondremos unos lacitos con unas cintas. Y ya sólo nos queda entregarlas.