Gastronomía & Cía Opciones
 

Etiquetas con información clara sobre el contenido en azúcares, grasas y sal

Etiquetas alimentarias

Como hablamos en su momento, la Unión Europea se pronunció contra las etiquetas de colores o etiquetas semáforo, etiquetas cuyo propósito era catalogar los alimentos según el contenido en azúcares, grasas, grasas saturadas y sal. En su lugar se decidieron tomar otras medidas de las que hemos hablado en el post La Comisión Parlamentaria ha dicho no a las etiquetas semáforo. Pues bien, mañana se aprobará una nueva norma que obligará a la industria alimentaria a incluir en los productos etiquetas con información clara sobre el contenido en azúcares, grasas y sal de una manera transparente y legible, se pretende eliminar la letra pequeña en los productos alimentarios así como las definiciones que no son totalmente comprensibles para los consumidores.

Las etiquetas informativas sobre el contenido en azúcares, grasas y sal ofrecerán información que permita a los consumidores diferenciar los productos especialmente si se opta por una dieta saludable y reducir el consumo de aquellos alimentos que favorecen el sobrepeso y la obesidad. En nuestra opinión, la información de las etiquetas semáforo es mucho más clara y rápida de identificar, recordemos que varios especialistas y expertos corroboran que este tipo de etiquetado es más efectivo a la hora de elegir los alimentos, los consumidores pueden detectar con facilidad y con un simple vistazo cuando un producto contiene exceso de sal, grasas saturadas, azúcares, etc., y después profundizar más en el etiquetado.

Pero retomando la noticia, en la nueva normativa para que se muestren en los envases de los alimentos etiquetas con información clara sobre el contenido en azúcares, grasas y sal de una manera transparente y legible, quedan exentos los alimentos no envasados y las bebidas como los vinos, licores, cerveza y bebidas alcohólicas aromatizadas. En el caso del vino, se ha atendido la exigencia de un grupo de países para que el vino quede fuera de la normativa que se aprobará mañana. Es quizá una contradicción, dado que desde hace tiempo se ha intentado considerar al vino un alimento, por lo que no tendría mucho sentido considerarlo como tal si no se ajusta a la normativa.

La normativa se aprobará mañana, pero de todos modos deberá ser ratificada en la Eurocámara y posteriormente se aplicará un periodo de transición para que la industria alimentaria realice los cambios oportunos, por lo que habrá que esperar unos 3 o 4 años hasta que todos los alimentos se comercialicen con etiquetas con información clara sobre el contenido en azúcares, grasas y sal. En E.P. podemos leer que el nuevo reglamento obligará a mostrar el contenido energético, la cantidad de grasas, grasas saturadas, sal y carbohidratos (específicamente con la referencia azúcares) por cada 100 ml o 100 gramos de producto, como medida alternativa esta información se podrá ofrecer en porcentajes sobre la cantidad diaria que se recomienda ingerir. Otro punto a destacar y que quizá debería modificarse, es el tamaño de la letra que se pretende aplicar, en nuestra opinión sigue siendo una letra muy pequeña, la legislación exige tres milímetros.

Nos sorprende saber que se dejará que la industria alimentaria pueda elegir otras formas de presentación siempre y cuando no causen confusión en los consumidores, en nuestra opinión no es algo coherente, dado que debería ser una medida estandarizada. En el caso de nuestro país, se aboga por un sistema armonizado o estandarizado. Con respecto al grupo de bebidas mencionado anteriormente, la Comisión Europea esperará 5 años antes de decidir si es necesario incluir este grupo en la nueva normativa (¿por qué esperar cinco años?).

La nueva normativa también contempla etiquetar todos aquellos alimentos sin envasar que puedan provocar alergias alimentarias, especificando los ingredientes o la presencia de los alérgenos a través de subproductos, recordemos que hasta el momento esta normativa sólo se aplicaba a los productos pre-envasados. Son muchos los puntos que se deben destacar de la nueva normativa, pros y contras tanto para consumidores como para la industria alimentaria, de ellos hablaremos en breve.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (9 votos, media: 4,89 de 5)
Loading ... Loading ...

Dejar un Comentario

  Acepto la Política de Privacidad

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

Responsable: Gastronomía & Cía
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos aquí.