Gastronomía & Cía Opciones
 

Comprar melones y sandías en su punto

Hace unos días, cuando os hablábamos del Bombón de Agroponiente, recordábamos las campañas que se realizan para que los agricultores recolecten las frutas de verano en su punto óptimo de maduración, además de la campaña No cortes en verde de COAG entre otras, desde Hortyfruta y bajo el slogan ‘Lo rápido sale caro. Córtalo en su punto óptimo de maduración’, invitan a agricultores y comercializadoras a denunciar los cortes en verde, podéis verlo aquí. Pero no es de esto de lo que queremos hablar, sino de los consejos que dan a los consumidores para comprar melones y sandías en su punto.

La Organización Interprofesional de Frutas y Hortalizas de Andalucía (Hortyfruta) representa a la producción y comercialización de los productos hortofrutícolas andaluces, donde la agricultura es uno de los motores económicos. Reunidos en esta organización, trabajan para ofrecer la mejor calidad y ganarse la confianza de los consumidores, lo que sin duda, se traduce en el éxito comercial. Son varias las iniciativas que realizan en beneficio de los consumidores, entre ellas, las buenas recomendaciones como las que conocimos en el post Consejos para comprar y conservar frutas y hortalizas en verano.

Pues este es el momento de hablar de otras frutas de verano, concretamente de sandías y melones, frutas que en general son de gran tamaño y que bien merece tener la seguridad de que van a salir buenas para disfrutarlas. Se han dado muchos casos de llegar a casa con una bonita pieza de una de estas frutas que después ha resultado insípida, esto conduce al consumidor a dejar de comprarlas y también de disfrutarlas, perdiendo no sólo su apetitosa ingesta, también sus propiedades nutricionales.

Hortyfruta, además de luchar por que estas frutas se corten en su momento óptimo de maduración, ha publicado algunos consejos para comprar melones y sandías en su punto, aunque muchos de ellos los conoceréis, siempre está bien recordarlos, os los transcribimos a continuación:

• El olor y el peso nos dan las claves para elegir un melón maduro. Unos pequeños “golpecitos” y un sonido a “hueco” indican que la sandía está lista para consumir

• Existen más de cien variedades de melón, aunque los más consumidos del mercado son de la variedad Cantaloup, Galia, amarillo o Honey dew y Piel de sapo. En el caso de la sandía, la negra y la rayada, con y sin pepitas, y la sandía mini son las más demandadas

• Estas ricas frutas de temporada destacan también por sus propiedades saludables: el melón revitaliza y rejuvenece, embellece la piel y el cabello, fortalece huesos y dientes; y la sandía, entre otras propiedades, contiene licopeno, que previene el cáncer y el envejecimiento de las células. Ambos, además, aumentan la líbido y la potencia sexual

A partir de esta semana ya podemos encontrar en las fruterías y supermercados de toda España los primeros melones y sandías del mercado. Sin embargo, no es “oro todo lo que reluce” y, en algunas ocasiones, lo que por fuera tiene un aspecto insuperable, por dentro carece de sabor. Para que al consumidor no le den gato por liebre, la Organización Interprofesional de Frutas y Hortalizas de Andalucía, HORTYFRUTA, ha elaborado una serie de recomendaciones para que los consumidores aprendan a seleccionar correctamente los melones y sandías y para que sepan distinguir las cualidades que presentan cada una de las variedades de estos productos.

Trucos para elegir bien

Hay una característica infalible que nos ayudará a darnos cuenta si el melón está maduro o no: su olor. Cuando está maduro, el melón presenta un olor dulce y delicado que resulta muy característico, si no tienen fragancia hay que dejarlos madurar a temperatura ambiente y envuelto en papel de diario durante 1 ó 2 días.

También, si el frutero lo permite, es recomendable coger el melón entre las manos y sacudirlo ligeramente, si se oye un chapoteo significa que está demasiado maduro y que ha comenzado a deteriorarse.

Otro truco para saber si se encuentra en buen estado es el peso. Hay que tener en cuenta su peso: cuanto más pese, en relación a su tamaño, más zumo y pulpa tendrá, aunque si pesa demasiado significará que está demasiado maduro. Por el contrario si es grande y pesa poco significará que está pasado.

El truco para elegir una sandía madura es que al darle golpes con los dedos o las palmas de las manos ésta suene a «hueco». Si se adquiere una sandía en trozos, conviene asegurarse de que la carne es firme y jugosa. Sabemos si una sandía está madura si la mancha de la cáscara que ha estado en contacto con el suelo es de color amarillo cremoso. Una mancha blanca o verdosa indica que se recogió antes de tiempo y resultará insípida.

Andalucía es una de las principales zonas de producción de los cultivos de primavera: melón y sandía y es donde se cultivan las principales variedades que después llegan al mercado local y europeo. Existen más de cien variedades diferentes de melón, aunque los más consumidos son los siguientes:

Galia: fruto de forma redondeada y tamaño pequeño, su pulpa es verdosa cerca de la corteza y blanca en el interior. Su sabor es dulce y aromático y su textura blanda y acuosa.

Honey dew: es el melón amarillo de toda la vida. Su forma es alargada y su corteza es lisa y delgada de color amarillo. Su pulpa es melosa, dulce y muy jugosa.

Piel de sapo: fruto de forma ovalada, corteza verde ligeramente surcada con manchas oscuras que recuerda a la piel de un sapo, de ahí su nombre, con una pulpa que se caracteriza por ser crujiente y muy dulce. Es la variedad más consumida en España.

Cantaloup: presenta una globosa y es muy apreciado por su aroma y sabor característicos., su producción se destina casi únicamente al extranjero ya que existe una mayor demandaque en España. Su corteza verde amarillenta presenta una especie de red muy marcada. Su pulpa es de color anaranjado, su textura es compacta y su sabor dulce.

Sea cual sea su forma y su color, el melón revitaliza y rejuvenece, embellece la piel y el cabello, fortalece los huesos y los dientes, protege las mucosas de todo el organismo, activa las hormonas sexuales y aumenta la líbido y mejora el aprovechamiento proteínico. En cuanto a los minerales, contiene una pequeña cantidad de sodio, así como una cantidad algo mayor de potasio y magnesio. Los melones son ricos en vitamina C, y su consumo suministra al organismo elevadas cantidades de diversas vitaminas del grupo B. También destaca la presencia de los llamados oligoelementos como el litio o de zinc, que regulan importantes funciones metabólicas y participan en los procesos de cicatrización de las heridas.

En el caso de las sandías, todas las variedades presentan una característica común: el dulzor de su carne. Entre las variedades más consumidas en España destacan la sandía negra (con y sin pepitas), la sandía rayada (con y sin pepitas) y la sandía mini. Las sandías sin pepitas responden a una demanda creciente en el mercado por obtener frutas más fáciles de comer, lo mismo ocurre con las de tamaño reducido (minis), muy demandadas en los hogares en los que hay pocos miembros. Otra de las ventajas de que no tengan pepitas es que tienen una duración mayor, dado que las sandías con pepitas suelen comenzar a pudrirse antes, precisamente empezando con la carne que está en contacto con las pepitas.

La cualidad más importante de la sandía es el importante suministro de líquidos que proporciona al organismo. Con su bajo contenido calórico, es el refresco ideal tras el esfuerzo físico o para combatir los días de calor. Su contenido en vitaminas es moderado, y en cuanto a minerales destaca el contenido en potasio. Además, como otros frutos rojos, la sandía también contiene licopeno, que ayuda a prevenir el cáncer y envejecimiento de las células y betacaroteno, un pigmento natural que el cuerpo usa para formar la vitamina A. También se ha descubierto que la sandía contiene citrulina, una sustancia que tiene la capacidad de producir un relajamiento de los vasos capilares.

Por su alto contenido en agua y por su frescura, los melones y sandías se consideran unas frutas idóneas para la época estival. Además, por su dulzor y textura resultan unos alimentos muy atractivos para los niños y fácilmente combinables con otros ingredientes para preparar platos fríos y calientes.

Como véis, además de los consejos para comprar melones y sandías en su punto, nos proporcionan más información sobre estas frutas de verano que esperamos que no falten en vuestra dieta durante los próximos meses.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (42 votos, media: 4,64 de 5)
Loading ... Loading ...

Ya hay 4 comentarios. ¿Quieres dejar el tuyo?

  • berta

    Mil gracias por los consejos.
    Hice el helado de yogur con cacao y DELICIOSO!!

    Besos

  • Que bien Berta, nos alegra mucho que te gustara y que lo compartas con nosotros.

    Besos!

  • Gloria

    super interesante!!
    gracias por la informacion.

  • Dana

    Me encanta el melón, muchas gracias por el consejo para saber seleccionar qué melón debemos abrir y cual no, jejeje. Un saludo

Dejar un Comentario

  Acepto la Política de Privacidad

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

Responsable: Gastronomía & Cía
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos aquí.