Ajoblanco de mango con salmón rebozado

Ajoblanco de mango con salmón rebozado

Un aperitivo o entrante para los días de calor y para los paladares que buscan sabores originales y combinaciones de sabor armónicas, es este Ajoblanco de mango con salmón rebozado, de elaboración sencilla y rápida, para servir bien fresco y sorprender a los comensales.

Si os estáis preguntando cómo preparamos el salmón, deciros que a nosotros nos gusta crudo, pero se puede variar según el gusto de los comensales, podéis hacer el salmón marinado casero para que esté un poco curado o dorar en la plancha los daditos de pescado para quienes lo deseen totalmente cocinado. Es un buen acompañamiento para el ajoblanco tradicional y para el ajoblanco de mango que en otras ocasiones también hemos acompañado con jamón y con gambas. Hoy os animamos a que probéis esta receta de ajoblanco de mango, ahora veréis con qué.

Ingredientes (4 comensales)

Para el ajoblanco

  • 270 gramos de mango (pelado y sin hueso)
  • 150 gramos de almendra
  • 1 diente de ajo
  • 15 gramos de pan del día anterior
  • 275 gramos de agua
  • 5 gramos de sal
  • 25-30 gramos de aceite de oliva virgen extra
  • pimienta negra recién molida
  • huevas de lumpo (podéis añadir vinagre si lo deseáis).

Para el salmón

  • 200 gramos de salmón en una pieza
  • gomasio
  • semillas de sésamo recién tostadas.

Elaboración

Para hacer el ajoblanco de mango, pon en el vaso de la batidora o de la Thermomix la pulpa de mango, la almendra, el pan humedecido, el ajo previamente pelado y retirado el germen interior, el agua, la sal, la pimienta y el vinagre si decides ponerlo. Tritura a máxima potencia hasta obtener una crema y a continuación añade el aceite de oliva a hilo mientras continuas batiendo y emulsionando el ajoblanco.

Reserva en el frigorífico hasta el momento de servir, mientras tanto prepara el salmón. Pon en un plato el gomasio, y si está molido muy fino añade también unas semillas de sésamo recién tostadas, en una sartén sin engrasar a fuego lento, hasta que desprendan su aroma y empiecen a saltar como las palomitas.

Corta el salmón en dados y a continuación rebózalo con el gomasio por todos sus lados, ensártalos entonces en unas brochetas pequeñas.

Emplatado

Sirve el Ajoblanco de mango en un cuenco o vaso de degustación, coronado con una cucharadita de huevas de lumpo (opcional), coloca al lado la brocheta de salmón rebozado y sirve enseguida. ¡Buen provecho!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (32 votos, media: 4,50 de 5)
4.5 5 32
Loading ... Loading ...