Gajos de patatas asadas picantes

Patatas asadas con piel

Como guarnición de una carne o pescado, como entrante o como el que degusta un plato de patatas bravas en el aperitivo, podemos disfrutar de estos Gajos de patatas asadas picantes resultando un plato sabroso, más ligero y saludable, rico en sabores y pudiendo jugar con la textura de las patatas asadas que más nos guste. Decimos esto porque en casa hay varios gustos a la hora de comer patatas asadas, nos gustan tiernas y cremosas, pero también nos gustan con una corteza crujiente que guarda en su interior la pulpa de la patata con textura casi de mantequilla.

Lo que nos encanta, y seguro que ya lo sabéis, son las especias y los toques picantes, así que estos Gajos de patatas asadas son habituales en nuestro recetarios, variando en ocasiones las especias e incluso a veces omitiéndolas, en este caso se acompañan de algunas salsas como la salsa barbacoa, la mayonesa de ajo, la salsa de yogur, la salsa de ajo asado, la salsa de mostaza y miel, etc.

Para esta ocasión hemos elegido las patatas cherie, una variedad de patata francesa que también nos encanta hornear enteras, son pequeñitas e ideales para acompañar los asados de carne o para hacerlas solas y después, en el emplatado, abrirlas ligeramente y aderezar con una salsa de crema agria… esta receta le veremos próximamente.

Ahora vamos con la sencilla elaboración de esta receta de patatas asadas para que veáis una de las posibilidades de aderezarlas, siempre podéis jugar con las especias para que unas predominen más que otras, especialmente las que os gustan. Muchas veces os hemos comentado que el clavo de olor nos encanta en las patatas asadas, aunque hoy le ha ganado la partida el chile.

Ingredientes (4 comensales)

  • 400 gramos de patatas cherie
  • mezcla de especias a partes iguales de romero, tomillo, orégano, mejorana, perejil, salvia, cebolla deshidratada y ajo en polvo
  • añadir al gusto pimienta negra, chile, clavo de olor, mostaza en grano y sal
  • 1 c/s de harina de arroz
  • c/n aceite de oliva virgen extra.

Patatas asadas con piel

Elaboración

Lavar bien las patatas, incluso con el estropajo o el guante para limpiar patatas, ya que se van a comer con piel. Cortar las patatas en gajos, si son cheries de guarnición, saldrán cuatro gajos de cada patata.

Puedes preparar las especias para marinar las patatas en una bolsa de plástico de conservación o en un cuenco, mezcla todas las especias, la harina de arroz, la sal y el aceite de oliva virgen extra con las patatas, que queden bien impregnadas.

Precalienta el horno a 210º C con calor arriba y abajo, cuando esté a la temperatura y tengas las patatas con su marinada bien extendidas en la bandeja del horno, introdúcelas y hornea durante 20 minutos, pasado este tiempo pulveriza las patatas con un poco más de aceite de oliva virgen extra y baja la temperatura a 180º C.

Prosigue la cocción hasta que las patatas estén tiernas en su interior y doradas y crujientes por fuera. Antes de servir, prueba por si fuera necesario rectificar de sal.

Emplatado

Sirve los Gajos de patatas asadas picantes según el servicio que quieras ofrecer, si es un aperitivo o tapa o una guarnición. ¡Buen provecho!

Patatas asadas con pielPatatas asadas con pielPatatas asadas con piel

Abreviaturas
c/s = Cuchara sopera
c/p = Cuchara de postre
c/c = Cuchara de café
c/n = Cantidad necesaria

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (74 votos, media: 4,68 de 5)
4.68 5 74
Loading ... Loading ...