Salsa de mantequilla para postres

Mantequilla de ron

En la gastronomía española no es tradicional la salsa de mantequilla para postres, como sucede en Reino Unido por ejemplo, donde en Navidad y Año Nuevo se complementan algunos postres de Navidad con la Brandy Butter (Mantequilla de brandy). También hay otras variantes en las que se aromatiza y enriquece la salsa de mantequilla para postres con otros espirituosos como el ron, el whisky, el aguardiente…

Generalizando el licor que se incorpora en este tipo de salsa, podemos encontrarla en los recetarios de habla inglesa como Hard Sauce. Destacar que para el servicio de esta ‘salsa dura’ no disponemos de un elemento fluido, la mantequilla dulce con un espirituoso se sirve al retirarla del frigorífico, y tiene una consistencia firme, pero su finalidad es servirla sobre un postre caliente como el Pudin de Navidad.

Del mismo modo, la salsa de mantequilla se puede servir con otros postres calientes, un pudin o budin tradicional, con frutas horneadas como las manzanas asadas, plumcakes, pan de especias… Si os apetece probarla, a continuación os dejamos la receta básica que nosotros preparamos, con la que además se pueden hacer algunas variantes, aportar más matices de sabor con algunas especias, por ejemplo.

Ingredientes

  • 125 gramos de mantequilla (sin sal)
  • 30 gramos de azúcar moreno (moscovado)
  • 2-3 c/s de ron negro.

Elaboración

Deja la mantequilla a temperatura ambiente, o rállala para que se ablande rápidamente. Ponla en un cuenco y añade el azúcar, mezcla bien hasta que el azúcar se haya integrado y obtengas una textura cremosa de mantequilla. Se puede aumentar la cantidad de azúcar al gusto, según el plato que vaya a acompañar, pues también se sirve en ocasiones con platos salados.

Añade entonces un poco de ron o el espirituoso que hayas elegido, empieza a mezclar y después añade un poco más, al principio puede parecer que le cuesta integrarse, pero finalmente conseguirás una crema suave de mantequilla dulce.

Una vez preparada hay que refrigerarla para que coja cuerpo, al menos durante dos o tres horas, dependiendo también de cómo la guardes. Puedes optar por hacer un cilindro como con las mantequillas compuestas, puedes introducirla en un tarro de cristal y también se le puede dar forma en algún molde como el que utilizas para los bombones o en cubiteras… así además la presentación será más llamativa.

No obstante, se puede servir en forma de quenelle para darle una presentación elegante sin necesidad de moldear la salsa de mantequilla. Se puede conservar en el frigorífico durante varios meses, siempre que esté bien cerrada y procurando que no absorba los olores y sabores de otros alimentos.

Esperamos que os guste y disfrutéis de vuestros postres de Navidad preferidos con esta salsa de mantequilla.

Abreviaturas
c/s = Cuchara sopera
c/p = Cuchara de postre
c/c = Cuchara de café
c/n = Cantidad necesaria

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (23 votos, media: 4,48 de 5)
4.48 5 23
Loading ... Loading ...