Gastronomía & Cía Opciones
 

¿España apuesta por los transgénicos?

Decisión sobre los cultivos transgénicos en Europa

España apuesta por los transgénicos, aunque se debería matizar que es Miguel Arias Cañete, Ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, el que apuesta por los alimentos modificados genéticamente, asevera que son fundamentales para poder garantizar la rentabilidad y la seguridad alimentaria, su apuesta es que la Unión Europea avance conjuntamente en este campo. Es interesante tener memoria política y recordar que hace unos años la Fiscalia de Medio Ambiente de la capital española investigó delitos ecológicos y casos de corrupción en los que presuntamente estaba implicado Miguel Arias Cañete, al parecer, se permitía la producción de alimentos transgénicos sin control alguno y además existía un trato de favor para las grandes empresas biotecnológicas que los producen.

Ante estos supuestos hechos, no nos sorprende que el Ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente se muestre públicamente a favor de los transgénicos. Como sabemos, desde 1998 nuestro país ha estado autorizando el cultivo de maíz Mon 810 y otras variedades transgénicas, no es de extrañar que en el año 2008 se llegara a considerar que España era un campo de pruebas de los alimentos transgénicos, por otro lado, basta con dar un vistazo al mapa de la localización de los cultivos transgénicos en España para ver la cantidad de proyectos que se ponen en marcha en torno a los alimentos modificados genéticamente. España favorece los alimentos transgénicos, pero lo hace desde hace años y parece que ahora pretende abanderar una cruzada pro transgénicos con más efusión.

Las declaraciones del Ministro se realizan justo cuando los ministros de Medio Ambiente comunitarios se reunen para discutir la propuesta de dar mayor libertad a los países miembros de la UE, para permitir o vetar el cultivo de productos transgénicos en sus territorios, independientemente de si han sido autorizados o no por el conjunto de la Unión Europea. Recordemos que de este tema ya hablábamos en el año 2010 en el post ¿Libertad de elección sobre transgénicos en la Unión Europea? Posteriormente, en el mes de julio de 2011, se determinó que los países de la Unión Europea decidirían individualmente sobre el cultivo de transgénicos.

Se renacionalizaba la aprobación o prohibición de los alimentos modificados genéticamente, sería una decisión competencia exclusiva de cada país, aunque esto debía aprobarse por mayoría en el Parlamento Europeo y posteriormente la decisión debía ser ratificada por el Consejo de Ministros, y no es una decisión que satisfaga a todos los países. El caso es que aumentó la superficie de cultivo transgénico en España en 2011 y ya veremos qué ocurre en el presente año independientemente de la resolución que se adopte. De momento ya han pasado dos años desde que se lanzó la propuesta para renacionalizar este tipo de decisiones, algo que no casa por la política de la UE en otras materias.

Cultivos transgénicos

El cambio de gobierno no ha traído cambios en la política de los alimentos transgénicos, se le ha preguntado al Ministro Miguel Arias Cañete al respecto, y la respuesta es que se reconocen los esfuerzos realizados por la presidencia danesa en la UE para introducir modificaciones en la propuesta inicial con el fin de lograr avanzar y alcanzar un consenso, pero sobre la postura y opinión española no ha declarado nada al respecto. Algunos países van a permitir la entrada de todo tipo de alimentos modificados genéticamente a fin de no descolgarse de la carrera biotecnológica y del negocio que supone, en el caso de nuestro país, España se ha opuesto a la renacionalización de estas decisiones, ya que parece más cómodo y sencillo que vetar o aprobar fuera una decisión de la UE, con la renacionalización las decisiones las deberá tomar el gobierno y no podrá esconderse tras el escudo de la Unión Europea, ¿qué pasará entonces?, ¿atenderá a las miles de personas que no quieren cultivos transgénicos?, o por el contrario, ¿mantendrá su política pro transgénicos al 110%?, dadas las declaraciones del ministro, parece evidente que la apuesta biotecnológica será mayor que hasta el momento.

En el documento danés introduce una novedad para lograr el consenso, una fase previa al voto de los 27 países miembros sobre una autorización europea, para que los miembros reacios a la introducción de alimentos modificados genéticamente abran un diálogo con la empresa que solicita permiso para pedirle que se excluya el cultivo en sus territorios. La verdad, si se introduce la renacionalización, no tiene sentido este texto, ¿acaso se le debe pleitesía a las compañías biotecnológicas?, ¿hay que justificarse al rechazar este tipo de alimentos?

Cada gobierno podrá argumentar criterios medioambientales y socioeconómicos para rechazar los alimentos modificados genéticamente, siempre que cuente con la aprobación comunitaria y siempre que estos argumentos no entren en conflicto con la evaluación de riesgo realizada a nivel europeo. Es interesante recordar que la eurodiputada Corine Lepage explicaba el año pasado que cada medio receptor es diferente, todos los países son distintos, no tienen el mismo ecosistema, clima, etc., algo que no se puede evaluar en toda Europa. Anteriormente se pretendía estudiar lo que se conoce como medios receptores o lugares donde se plantarían los nuevos cultivos transgénicos, esto terminó evidentemente en agua de borrajas.

Según leemos en un artículo de la publicación digital La Vanguardia, Cañete no ha querido comentar los cambios y mucho menos aclarar la posición española, pero dado que indica que los alimentos transgénicos son fundamentales para poder garantizar la rentabilidad y la seguridad alimentaria, es fácil deducir cuál es la posición. Por otro lado se rubrica cuando dice que nuestro país apoyará a quienes quieran avanzar, ya veremos qué resulta de la reunión, pronto tendremos más noticias.

Foto | Vitalacharya
Foto 2 | Peter Pearson

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (135 votos, media: 4,80 de 5)
Loading ... Loading ...

Ya hay 5 comentarios. ¿Quieres dejar el tuyo?

  • Es una vergüenza… ¿Has mirado el mapa de transgénicos en Europa?. En Francia casi no hay y en España está el porcentaje más alto. Claro, país de sobornables que nos dejamos comprar por un poco de pan para hoy… ¡Y mucha hambre para mañana!. Y nos quieren hacer ver que los transgénicos son para paliar el hambre en el mundo… ¡Ja!. ¿Puedo reírme?
    Cuando nuestros agricultores no puedan obtener ninguna semilla de de sus propios cultivos y tengan que comprarlas a Monsanto (que luego, evidentemente, con su monopolio, impondrá los precios que le dé la gana…), ya nos reiremos, ya… ¡Cuánto vamos a llorar!.
    Desgraciados… y más que desgraciados…
    Gracias por el artículo.
    Un besote

  • TOM

    Espero que prevalezca el sentido común en la clase política ( cosa bastante rara hoy en día ) y permitan una libertad absoluta de que el consumidor final elija lo que quiere comprar y comer, aunque por mi parte esta clase de alimentos ( transgénicos ) estarían totalmente prohibidos.

  • Téofila

    Es un desastre comprobar que una vez más España apuesta por los OGM y más dramático aún descubrir que debajo del pretexto de favorecer la alimentación humana se esconde la corrupción. ¿Cuándo se aplicará la moral en la política española? Nadie piensa en consultar al pueblo, todo se hace abusando del poder. En Francia el maíz Mon 810, está prohibido y la población se opone rotundamente a todo producto OGM. No hay ninguna garantía en lo que se refiere a la inocuidad de tales productos.

    ¡Pobre España!

  • Miguel Ángel González

    Laube, no se si conoces algo acerca de la forma en la que trabajan los agricultores de nuestro país (y de la inmensa mayoría de los países desarrollados) pero ya nadie guarda sus semillas para el año siguiente, si no que se compran a empresas productoras de híbridos (por ser plantas más vigorosas y resistentes).

    Sinceramente, me parece que estamos construyendo una sociedad basada en el miedo y en la paranoia. Hubo mucho revuelo mediático alrededor de la clonación de Dolly y también lo hay alrededor de los OMG.

    En la Universidad de Málaga, preguntamos a alumnos universitarios de otras facultades (nosotros somos de la facultad de ciencias), si comerían una manzana transgénica y la mayoría nos contestaba con un NO rotundo. Luego les preguntábamos si comerían manzanas con genes y también contestaban con un NO rotundo, lo cual ponía de manifiesto su completo desconocimiento acerca del tema.

    Que los ciudadanos tienen derecho a elegir que es lo que comen y si quieren comerlo o no. Si.

    Que los ciudadanos tienen la obligación de conocer con exactitud sobre que se están manifestando y que sus decisiones pueden influir al desarrollo económico del país. También.

    No hay derecho sin obligación, y la inmensa mayoría de la gente se pronuncia desde el miedo y la ignorancia.

    Un estudiante de 4º curso de la licenciatura de biología.

  • Os invitamos a leer los post: ¿Cómo aceptar los alimentos transgénicos? y Los consumidores pagarían por alimentos modificados genéticamente, a través de ambas lecturas se puede corroborar que el desconocimiento provoca la negativa, como dice Miguel Ángel, la inmensa mayoría de la gente se pronuncia desde el miedo y la ignorancia.

    Informar a los consumidores con total transparencia, contar con los estudios oportunos que acrediten la fiabilidad de los alimentos, y que los resultados además puedan ser corroborados por cualquier investigador, serían ventajas a la hora de introducir nuevos alimentos para que la población los aceptara, condiciones que no cumplen los alimentos transgénicos que comercializan las grandes empresas biotecnológicas.

Dejar un Comentario

  Acepto la Política de Privacidad

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

Responsable: Gastronomía & Cía
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos aquí.