- Gastronomía & Cía - https://gastronomiaycia.republica.com -

Escáner para reconocer alimentos frescos

Hasta el momento, para poder comprar un kilo de fruta o verdura en un supermercado, es necesario colocar la fruta en una bolsa de plástico, pesarla y posteriormente colocar una etiqueta con un código de barras, pero este sistema puede tener sus días contados gracias al escáner para reconocer alimentos frescos. Como podéis ver en el vídeo, simplemente es necesario pasar por el lector de reconocimiento las frutas o verduras en cuestión, los códigos de barras quedan obsoletos con el nuevo sistema.

Pero este sistema debe perfeccionarse, por un lado, la venta se realiza por unidades en lugar de por peso, éste no se reconoce, por lo que suponemos que existirá una norma estandarizada para que el supermercado ofrezca los alimentos frescos en un rango de medidas y peso similar, claro que habría que destacar otras complicaciones con productos como las fresas, las cerezas, las espinacas… Se hace necesario que con el nuevo escáner trabaje una báscula. Otro punto a destacar es que aunque se indica que con este sistema se agiliza la tarea, se reduce el tiempo de facturación y resulta más cómodo para los consumidores, vemos que se debe pasar una a una cada pieza de fruta u hortaliza por el escáner de alimentos frescos, por lo que el ahorro de tiempo se podría cuestionar.

El escáner que reconoce alimentos ha sido desarrollado por Toshiba Tec (una de las divisiones de la multinacional japonesa Toshiba), trabaja con una cámara que recoge la imagen y mediante la tecnología de reconocimiento, la identificación se realiza rápidamente, hay que recordar que se sigue trabajando en este sistema para perfeccionarlo. En el vídeo podemos ver que el escáner reconoce tres tipos de manzanas, son muy similares pero el reconocimiento se realiza perfectamente, ya que se detectan las sutiles diferencias entre las variedades.

En la mayoría de supermercados con autoservicio en la zona de frutas y verduras, los consumidores cogen los alimentos que desean, introduciéndolos en una bolsa y los pesan seleccionando el número que identifica dicho alimento. Se supone que con este escáner se pretende evitar ese paso, que el cliente sólo tenga que coger los alimentos sin mayor preocupación que después, al pasar por caja, pagar.

Por otro lado, un amplio abanico de variedades de frutas obliga a que los empleados deban conocer los productos para identificarlos adecuadamente y proceder a su pesado, con este sistema, no es necesario conocer con más detalle los alimentos y los empleados no requieren una preparación previa. Puede resultar interesante para algunos empresarios, pero como consumidores no nos parece lo más adecuado, debemos poder resolver nuestras dudas cuando compramos un producto y para ello es necesario que el personal esté formado.

El escáner también cuenta con un sistema que reconoce los productos impresos, se puede pasar una lata de cerveza y la información impresa (marca, colores, etc.) es reconocida y añadida a la factura de compra. Como decíamos, es una tecnología que puede marcar el fin de los escáneres tradicionales, pero aún queda mucho por mejorar. Puedes conocer más detalles sobre el escáner de alimentos frescos a través del artículo de Diginfo.tv.