Gastronomía & Cía Opciones

Mozzarella marinada al limón

Receta fácil para hacer mozzarella marinada al limón, con crème fraîche, guindilla, aceite de oliva. Explicación paso a paso, con consejos y fotos.

Mozzarella marinada al limón

Esta receta de Mozzarella marinada al limón tenéis que probarla en principio, para acompañar unas rebanadas de pan ligeramente tostadas, ideal un pan de pueblo o pan de pagés, y que la miga permita recoger la crema que baña a la mozzarella. Una vez probado esto, estaréis deseando volver a repetir, pero entonces cread vuestra propia receta.

La Mozzarella al limón puede complementar muchos platos, desde una simple ensalada de lechugas variadas con unos croutons, a un plato de buena pasta, que sea gruesa. También nos gusta servirla en verano con unos buenos tomates, un poco de rúcula y en ocasiones con unas lascas de un queso muy curado. También se puede variar la marinada, por ejemplo añadiendo un poco de ajo, pimienta negra, tomates secos en aceite picados, cambiando la crème fraîche por yogur o crema agria… Tomad nota.

Ingredientes

  • 250 gramos de mozzarella fresca
  • 80 gramos de crème fraîche
  • 10-15 gramos de aceite de oliva virgen extra
  • 10 gramos (aprox.) de zumo de limón
  • piel de limón recién rallada
  • guindilla picada
  • sal.

Elaboración

Escurre la mozzarella del líquido de gobierno, córtala en tamaños de bocado y ponla en un bol. Añade la crème fraîche y sal al gusto. Mezcla e incorpora a continuación el zumo de limón y un chorrito de aceite de oliva virgen extra, no toda la cantidad indicada.

Vuelve a mezclar y vierte la preparación de mozzarella en el plato o fuente en la que la vayas a servir si va a ser un aperitivo, por ejemplo para acompañar unas rebanadas de pan tostadas, pan pita recién horneado…

Mozzarella marinada al limón

Una vez emplatado, ralla sobre la mozzarella la piel de limón y espolvorea la guindilla picada. Para terminar puedes añadir un poco más de aceite de oliva virgen extra y unas hojas de orégano fresco.

Puedes dejar reposar en el frigorífico para que los sabores se integren y para que se refresque. Esta preparación puedes utilizarla para servirla sobre una ensalada, un plato de pasta, un crostini o bruschetta, una pizza de sartén…

Os va a encantar, ¡buen provecho!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...

Dejar un Comentario

  Acepto la Política de Privacidad

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

Responsable: Gastronomía & Cía
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos aquí.