Truco de cocina: Molinillo de especias y humedad

Como evitar que la humedad del guiso entre en contacto con las especias del molinillo de especias, esta condensación hace que la especia molida se quede adherida a las paredes y si no se consumen habitualmente, favorece la pérdida de aroma y sabor. Un truco de cocina muy simple para preservar el molinillo de especias de la humedad.

Como consumidores habituales de especias y hierbas aromáticas, os hemos hablado en varias ocasiones sobre ellas, desde las variedades, a las combinaciones, a los medios disponibles para tenerlas ordenadas, su conservación o su forma de uso. Entre las recomendaciones para disfrutar al máximo del aroma y sabor de estos condimentos, está la de molerlas antes de incorporarlas a un guiso o a un plato, por ello puede resultarnos indispensable el uso de molinillos de especias, sobre todo para aquellas que se utilizan a menudo como toque final de un plato, el ejemplo más extendido es la pimienta negra.

Personalmente nos encantan los molinillos de madera o metacrilato que nosotros mismo rellenamos, pero en el mercado se encuentra cada vez mayor oferta de molinillos con las especias incorporadas, son los propios proveedores de hierbas aromáticas y especias que ofrecen su producto en molinillos desechables. De cualquier modo, disponiendo los prácticos molinillos para las especias, lo más habitual es utilizarlos cuando estamos cocinando, sobre el guiso o alimento caliente, pero entonces surge un problema, la humedad.

El vapor que surge de la cocción de los alimentos llega directamente a la base del molinillo, lo que provoca que las especias ya molidas que deberían caer, se quedan adheridas a las paredes. No es fácil que esa humedad afecte a las especias que se consumen diariamente, pero si su consumo es más esporádico, sí puede favorecer a que pierdan parte de sus cualidades aromáticas y gustativas.

En ese caso sería preferible no exponer el molinillo de especias a la humedad, se pueden moler sobre un platillo o sobre la palma de la mano y después incorporarlas al guiso, con ello además se controla la cantidad de especias que se dispensa. También se evita que en un momento dado, además de la cantidad que caerá según las vueltas que le demos al cabezal, caigan de repente las virutas que están adheridas a las paredes si se han secado.

La verdad, nosotros las especias que tenemos en molinillo son las que utilizamos casi a diario, y molemos las especias sobre el guiso normalmente, o sobre el alimento caliente recién emplatado, lo que hacemos también es que después de recoger la cocina, como cualquier otro utensilio que se ha hecho servir, se limpia, basta con utilizar papel de cocina.

Y vosotros, ¿tenéis algún truco de cocina relacionado con el molinillo, las especias y la humedad producida por la cocción de los alimentos?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, media: 4,43 de 5)
4.43 5 7
Loading ... Loading ...