Gastronomía & Cía Opciones
 

Revocada la prohibición de las bebidas tamaño XL en Nueva York

Un juez revoca la prohibición de la venta de bebidas y refrescos XL en Nueva York poco antes de que entrara en vigor, considera que es una ley arbitraria con la que no se lograría reducir el sobrepeso y la obesidad de los ciudadanos.

Refrescos de más de medio litro

El año pasado el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, lanzaba la propuesta de prohibir las bebidas azucaradas XL, medida que caía como un jarro de agua fría sobre la industria del sector estadounidense. Se obligaría a cines, restaurantes y diferentes establecimientos a no comercializar formatos que superaran el medio litro, recordemos que afectaba a diferentes tipos de bebidas, zumos azucarados, café, refrescos, té, etc. Pues bien, parece que el alcalde no ha logrado su propósito, ha sido revocada la prohibición de las bebidas tamaño XL por un juez, unas horas antes de que entrara en vigor.

Revocar la ley que prohíbe las bebidas XL justo unas horas antes ha causado incertidumbre entre quienes ya se habían preparado para la nueva reglamentación, cines, restaurantes y otros establecimientos habían cambiando el formato gigante de los envases por el formato máximo permitido. Michael Bloomberg, también apodado como Nanny Bloomberg por parecer pretender ser la niñera de los ciudadanos de Nueva York, no ha podido llevar adelante su cometido, al menos de momento, recordemos que la prohibición se fundamentaba en los datos facilitados por el Departamento de Salud de la ciudad. Se calculaba que un 34% de los habitantes tienen sobrepeso y un 22% obesidad, índices muy elevados que el buen alcalde pretendía reducir a golpe de prohibiciones o decretazos.

Al parecer existen ciertas lagunas en la propuesta, es una ley que se aplica de forma arbitraria y sólo a algunas bebidas azucaradas y en determinados comercios. Por supuesto la noticia ha sido bien acogida por AMERIBEV, la Asociación Americana de Bebidas, por establecimientos y también por algunos consumidores. Según la decisión del juez, el alcalde se entrometió en el Consejo de la Ciudad al intentar imponer la normativa. Michael Bloomberg ha declarado que el juez está cometiendo un error en la interpretación de la ley, anuncia la apelación y está seguro de que logrará alcanzar su cometido en pro de mejorar la salud de los ciudadanos, y de reducir la tasa de mortalidad asociada a las enfermedades derivadas de sufrir obesidad.

Lo cierto es que el juez ha parado la puesta en marcha de la nueva ley, por lo que se podrán seguir comercializando los formatos tamaño XL de bebidas azucaradas en los establecimientos antes citados, ¿tendrá que ver su decisión con las tramas de la industria de las bebidas?. La Asociación Americana de Bebidas declara que el fallo ha sido un gran alivio y proporciona un suspiro para muchos negocios y para los neoyorquinos, sin embargo, el buen alcalde ha instado a todas las empresas a que cumplan la ley a pesar de la decisión judicial, habla de sentido común y de intentar cuidar la salud de los ciudadanos, algunas quizá le harán caso, otras no. Ahora se espera por parte de la industria que la apelación no pueda prosperar y que quienes la dictaminen consideren que el alcalde ha ido demasiado lejos.

El juez que ha frenado la nueva ley reconoce el impacto de la obesidad entre los neoyorquinos, siendo un grave problema de salud, pero cuestiona el límite aplicado en el formato de bebidas y hasta qué punto pueden ser responsables de la actual situación de salud. En todo caso, el juez determina que la denominada epidemia del siglo XXI no es el tema a tratar en el tribunal, considera que la norma está cargada de excepciones que se basan en preocupaciones políticas y económicas. Por otro lado, es una medida muy limitada que no tendría las esperadas consecuencias sobre la salud de los ciudadanos, como ya hemos indicado en anteriores ocasiones, si un estadounidense quiere puede tomarse dos, tres o cuatro refrescos azucarados del formato máximo establecido por la truncada ley, no se podría controlar la cantidad de bebida que toma cada consumidor.

Tampoco tiene sentido que se prohíba a determinados establecimientos comercializar bebidas formato gigante, mientras que se pueden vender bebidas azucaradas en botellas de dos litros y se siguen comercializando envases con formato XL. Volviendo a la ley que debía entrar en vigor, parece ser que se había propuesto un periodo de carencia, es decir, hasta el próximo mes de junio se realizarían inspecciones en los establecimientos pero no se aplicarían sanciones correspondientes, dando más margen para poder realizar los cambios oportunos.

Se habla de una victoria para la libertad y derecho de los consumidores, aunque hay que apuntar que también es una victoria para las empresas que aprovechan la adicción para poder comercializar más cantidad de producto. Seguramente no tardaremos en conocer nuevas noticias al respecto, el alcalde de Nueva York utilizará todos los recursos posibles para que se aplique la prohibición de los refrescos azucarados tamaño XL.

Quizá hubiera sido más efectivo poner en marcha una campaña como la de Australia y de la que nos hacíamos eco en el post ¿A que no te comerías 16 paquetes de azúcar? entonces, ¿por qué te los bebes?.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...

Dejar un Comentario

  Acepto la Política de Privacidad

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

Responsable: Gastronomía & Cía
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos aquí.