- Gastronomía & Cía - https://gastronomiaycia.republica.com -

Francia repartirá los alimentos retirados que contienen carne de caballo

Fraude de la carne de caballo

En varios países se han detectado productos alimentarios de vacuno que contenían carne de caballo, lo que empezó siendo un fraude al consumidor detectado en Irlanda y el Reino Unido, terminó siendo un fraude extendido por toda la cadena alimentaria europea. El caso es que la carne de caballo es un alimento aprobado y aceptado para la alimentación humana en algunos países, en otros como en el Reino Unido o Estados Unidos se considera un tabú. En los países en los que se consume carne de caballo se considera un gran alimento, una carne de calidad con alto contenido en proteínas y baja en grasas. Francia es uno de ellos, y hoy podemos saber que repartirá los alimentos retirados que contienen carne de caballo entre las asociaciones caritativas que la acepten, se pretende aprovechar todos esos alimentos elaborados que han sido retirados, evitar que se destruyan, ya que son aptos para el consumo.

Como sabemos, este tipo de alimentos no representa ningún riesgo para la salud, el fraude radica en la sustitución de un tipo de carne por otro sin informar al consumidor, pero evidentemente se trata de una situación de alarma para algunas sociedades que condenan su consumo, ya sea que por cuestiones morales o religiosas, no se tolere el consumo de carne de caballo o de cerdo. El caso es que en Francia está permitido el consumo de esta carne y dado que se pretende evitar el desperdicio alimentario de productos que son aptos para el consumo, se ofrecerán a todas aquellas organizaciones humanitarias que lo deseen. El Ministerio de Consumo está ahora a la espera de la respuesta de las asociaciones, en el caso de que se acepten los alimentos, las asociaciones tendrán la obligación de comunicar a los receptores de los alimentos que contiene carne de caballo.

El Ministerio de Consumo francés ha dado el visto bueno a la acción, igual que ha hecho el Ministerio de Salud del país, si las asociaciones caritativas aceptan los alimentos, parece ser que deberán hacerse cargo de la recogida y el transporte, al ser productos congelados es de suponer que será necesario que cuenten con camiones refrigerados y las instalaciones oportunas para la conservación, gastos que al parecer el Gobierno francés no va a asumir. Al margen de esta iniciativa, Benoît Hamon, Ministro de Consumo y Asuntos Sociales, asegura que se ha puesto en marcha un proyecto de ley para que quienes realicen fraudes de tipo económico con los alimentos, como es el caso de la carne de caballo que sustituye a la carne de vacuno, sean sancionados duramente.

Este Proyecto de Ley se presentará el próximo mes de abril en el Consejo de Ministros, hasta la fecha, este tipo de delitos se sancionaban como mínimo con una multa de 37.000 euros y dos años de cárcel, la nueva reglamentación pretende multiplicar por diez estas sanciones, aunque también se baraja la posibilidad de que la sanción sea de un montante equivalente al 10% de la facturación de la empresa que ha cometido el fraude. Además, para disuadir a quienes piensen en defraudar a los consumidores, una tercera medida será el fin de la actividad económica de la empresa. En este Proyecto de Ley se contemplan otro tipo de medidas y sanciones dependiendo del tipo de fraude, es decir, también se pretende endurecer el fraude que atenta contra la salud del consumidor.

Son varias las empresas implicadas en el caso del fraude de la carne de caballo y varios los productos alimentarios (sobre todo alimentos preparados) que contienen este tipo de carne, en muchos casos se argumenta que han sufrido un engaño por parte de los proveedores, es algo que sorprende y que delata que estas empresas o bien, no realizaban los correspondientes análisis de la materia prima, o quizá eran conscientes del tipo de producto que recibían, en todo caso se intentan exculpar, pero en nuestra opinión no tienen excusa, de ahí que otorguemos importancia a la solicitud de realizar pruebas de ADN obligatorias en el control de calidad de los alimentos.

De la noticia que hemos conocido a través de 20Minutos, podéis conocer más detalles a través de www.rmc.fr, de la emisora de radio francesa RMC y del correspondiente vídeo.

Foto | stu_spivack

Francia repartirá los alimentos retirados que contienen carne de caballo

Posted By VelSid On In Noticias gastronómicas | No Comments

Fraude de la carne de caballo

En varios países se han detectado productos alimentarios de vacuno que contenían carne de caballo, lo que empezó siendo un fraude al consumidor detectado en Irlanda y el Reino Unido, terminó siendo un fraude extendido por toda la cadena alimentaria europea. El caso es que la carne de caballo es un alimento aprobado y aceptado para la alimentación humana en algunos países, en otros como en el Reino Unido o Estados Unidos se considera un tabú. En los países en los que se consume carne de caballo se considera un gran alimento, una carne de calidad con alto contenido en proteínas y baja en grasas. Francia es uno de ellos, y hoy podemos saber que repartirá los alimentos retirados que contienen carne de caballo entre las asociaciones caritativas que la acepten, se pretende aprovechar todos esos alimentos elaborados que han sido retirados, evitar que se destruyan, ya que son aptos para el consumo.

Como sabemos, este tipo de alimentos no representa ningún riesgo para la salud, el fraude radica en la sustitución de un tipo de carne por otro sin informar al consumidor, pero evidentemente se trata de una situación de alarma para algunas sociedades que condenan su consumo, ya sea que por cuestiones morales o religiosas, no se tolere el consumo de carne de caballo o de cerdo. El caso es que en Francia está permitido el consumo de esta carne y dado que se pretende evitar el desperdicio alimentario de productos que son aptos para el consumo, se ofrecerán a todas aquellas organizaciones humanitarias que lo deseen. El Ministerio de Consumo está ahora a la espera de la respuesta de las asociaciones, en el caso de que se acepten los alimentos, las asociaciones tendrán la obligación de comunicar a los receptores de los alimentos que contiene carne de caballo.

El Ministerio de Consumo francés ha dado el visto bueno a la acción, igual que ha hecho el Ministerio de Salud del país, si las asociaciones caritativas aceptan los alimentos, parece ser que deberán hacerse cargo de la recogida y el transporte, al ser productos congelados es de suponer que será necesario que cuenten con camiones refrigerados y las instalaciones oportunas para la conservación, gastos que al parecer el Gobierno francés no va a asumir. Al margen de esta iniciativa, Benoît Hamon, Ministro de Consumo y Asuntos Sociales, asegura que se ha puesto en marcha un proyecto de ley para que quienes realicen fraudes de tipo económico con los alimentos, como es el caso de la carne de caballo que sustituye a la carne de vacuno, sean sancionados duramente.

Este Proyecto de Ley se presentará el próximo mes de abril en el Consejo de Ministros, hasta la fecha, este tipo de delitos se sancionaban como mínimo con una multa de 37.000 euros y dos años de cárcel, la nueva reglamentación pretende multiplicar por diez estas sanciones, aunque también se baraja la posibilidad de que la sanción sea de un montante equivalente al 10% de la facturación de la empresa que ha cometido el fraude. Además, para disuadir a quienes piensen en defraudar a los consumidores, una tercera medida será el fin de la actividad económica de la empresa. En este Proyecto de Ley se contemplan otro tipo de medidas y sanciones dependiendo del tipo de fraude, es decir, también se pretende endurecer el fraude que atenta contra la salud del consumidor.

Son varias las empresas implicadas en el caso del fraude de la carne de caballo y varios los productos alimentarios (sobre todo alimentos preparados) que contienen este tipo de carne, en muchos casos se argumenta que han sufrido un engaño por parte de los proveedores, es algo que sorprende y que delata que estas empresas o bien, no realizaban los correspondientes análisis de la materia prima, o quizá eran conscientes del tipo de producto que recibían, en todo caso se intentan exculpar, pero en nuestra opinión no tienen excusa, de ahí que otorguemos importancia a la solicitud de realizar pruebas de ADN obligatorias en el control de calidad de los alimentos.

De la noticia que hemos conocido a través de 20Minutos, podéis conocer más detalles a través de www.rmc.fr, de la emisora de radio francesa RMC y del correspondiente vídeo.

Foto | stu_spivack