Cómo hacer pasta harissa

Receta de salsa o pasta harissa, un condimento tunecino muy picante utilizado en recetas de cuscús, tajines, etc. La harissa se puede hacer en casa y podemos moderar a nuestro gusto su poder picante.

Harissa

Hay distintas recetas para hacer pasta harissa, ya sabéis que se trata de una salsa tunecina muy picante que se utiliza en la elaboración de tajines, cuscús, sopas o cremas, etc. Si se trata de la versión comercial (siempre tenemos un tubo en la despensa) hay que poner una cantidad moderada porque el grado de picante es muy elevado. Y en casa lo podemos hacer igual, pero también está la versión suavizada que es la que os vamos a mostrar con esta receta de pasta harissa.

Como podéis imaginar, la versión más picantes se hace sólo con guindillas o pimientos picantes, mientras que la salsa harissa en la que podemos graduar el picante a nuestro gusto, se incorporan pimientos rojos asados. Dependiendo de la cantidad de guindilla o chile que se incorpore picará más o menos, así que a continuación os explicamos cómo hacer pasta harissa con los ingredientes que nosotros utilizamos. Probadla y recordad que podéis graduar los condimentos a vuestro gusto, quizá os guste más con mayor cantidad de zumo de limón o que destaque el sabor del comino.

Decir que a esta receta de harissa a veces le añadimos pimentón ahumado, hay las dos posibilidades, pues en algunas regiones de Marruecos lo hacen con pimientos ahumados y en otros no, de hecho, cada familia tiene su fórmula para hacer la harissa a su gusto, así que podemos hacer lo propio. La elaboración de la pasta harissa es muy sencilla y rápida, tomad nota.

Ingredientes

120 gramos de pimiento rojo asado, 2-4 chiles, 1 diente de ajo pequeño, 1/2 c/c de comino, 1/2 c/c de cilantro en grano, 1 c/p de zumo de limón, 3/4 c/c de sal, 10 gramos de aceite de oliva virgen extra.

Elaboración

Dispón en el vaso de la batidora el pimiento asado (sin semillas), añade los chiles (piri-piri, chile serrano, guindilla…), también conviene retirar las semillas. Pela el diente de ajo, retira el germen del interior e incorpóralo al pimiento.

Tuesta en una sartén sin engrasar el comino y el cilantro, a continuación tritúralos bien en el molinillo de café o en el mortero hasta obtener un polvo. Incorpóralo al vaso junto al zumo de limón y la sal.

Tritura hasta obtener una pasta, prueba y rectifica al gusto. Comprueba que el punto picante que tiene sea de tu agrado y del de tus comensales, y como comentábamos, quizá quieres que esté un poco más salado, que se pronuncie un poco más el cilantro, o quieres probar cómo le va el pimentón ahumado.

Finalmente añade el aceite de oliva virgen extra y bate enérgicamente con una cuchara.

Pasa la salsa harissa a un tarro con tapa y déjala reposar en el frigorífico unas diez horas para que los sabores se potencien. Puedes conservarla en el frigorífico alrededor de 7-10 días.

Abreviaturas
c/s = Cuchara sopera
c/p = Cuchara de postre
c/c = Cuchara de café
c/n = Cantidad necesaria

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (15 votos, media: 3,80 de 5)
3.8 5 15
Loading ... Loading ...