Salsa de miso agridulce

Receta de salsa de miso agridulce, una salsa ligera y con sabores potentes, dulces y picantes. Un aderezo que acompaña muy bien a verduras hechas al vapor o a la parrilla, así como a carnes, y si utilizas un miso más suave, también será ideal para pescados. Elaboración paso a paso.

Salsa de miso

Hay una salsa de miso muy popular que se conoce como Miso dengaku, uno de los ingredientes que suele aderezar es la berenjena. Pero la receta de Salsa de miso agridulce que queremos compartir con vosotros no es esta, aunque tiene varios ingredientes en común. Nuestra salsa también acompaña muy bien a las verduras, aunque nosotros la elaboramos más a menudo para acompañar carnes blancas o tofu.

Como otras recetas de salsa de miso, se puede utilizar la variedad que más os guste o que consideréis más apropiada para el plato que va a acompañar. En este caso la salsa de miso agridulce está elaborada con hatcho miso, es el que se hace sólo con soja y el que ofrece el sabor más fuerte, ya sabéis que otras variedades, además de soja pueden tener arroz, cebada, garbanzos…

Ingredientes

  • 25 gramos de agua
  • 10-12 gramos de azúcar
  • 30 gramos de hatcho miso
  • 10 gramos de zumo de limón
  • 10 gramos de vinagre de arroz
  • 10 gramos de mirin
  • 1/2 c/c de guindilla roja
  • 1 diente de ajo pequeño
  • 1 rodaja de jengibre fresco
  • pimienta negra
  • 1/2 c/c de Xantana (opcional).

Elaboración

Pon en un cazo el agua y el azúcar, caliéntala hasta que el azúcar se disuelva y retira del fuego. Sin que esté muy caliente, vierte el agua endulzada en un cuenco y añade el miso, bátelo para que se disuelva con ayuda de un tenedor (puedes utilizar este sistema para incorporar el miso).

A continuación añade el zumo de limón, el vinagre de arroz y el mirin (o vino de Jerez en su defecto), mezcla de nuevo. Pica la guindilla bien fina, pela el ajo y retira el germen del interior, a continuación rállalo. Pela el jengibre y rállalo también.

Incorpora estos ingredientes a la salsa, que resultará muy líquida. Para ciertos platos puede ir bien con esa densidad, pero si se desea más espesa se puede añadir Xantana, no modifica el sabor, sólo hace que la salsa espese y con ella se puedan napar las verduras, la carne o el plato en el que se vaya a incorporar.

Una vez que añadas la Xantana, tritura con la batidora de mano. Prueba la salsa de miso y rectifica si fuera necesario. Resérvala en un tarro con tapa hasta el momento de su consumo.

Esperamos que os guste.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 2
Loading ... Loading ...