Lemon grass en polvo

El lemon grass, hierba limón, citronela o limoncillo se utiliza cada vez más como especia en la cocina occidental. En fresco todavía no es muy fácil de conseguir en nuestro mercado, pero el lemon grass seco lo podemos comprar en herbolarios y en tiendas de especias. Cómo hacer lemon grass en polvo para condimentar nuestras recetas de cocina.

Hierba limón

Todavía no es fácil encontrar la hierba limón o lemon grass fresco en nuestro mercado, a no ser que se acuda a comercios muy especializados. Algo más fácil es encontrarlo congelado, pero tampoco abunda. La forma más sencilla de encontrar esta planta también denominada citronela o limoncillo, es en seco. Ya sabéis que es el bulbo y los tallos de esta planta los que se consumen como infusión y en recetas de cocina, sobre todo en la cocina oriental, pero como otros ingredientes de esta cultura, los vamos introduciendo en nuestro recetario habitual.

Dada la dificultad de encontrar este producto fresco, os recordamos que hace un tiempo hablamos sobre las posibilidades de sustituir el lemon grass si se requiere en una receta que vamos a elaborar y no disponemos de él. Sirva esto como recordatorio, pero vamos al tema que queremos tratar hoy, el lemon grass en polvo.

Si os gusta el aroma y el sabor que este ingrediente aporta a los platos y tenéis posibilidad de comprarlo seco (muy fácil en tiendas de especias bien surtidas), os proponemos que preparéis vuestra hierba limón en polvo. Hablamos de comprarlo en formato de infusión y si es posible a granel, como podéis ver en la siguiente foto (dentro de la bolsa). Hay que decir que también se comercializa el lemon grass en polvo, pero si esta hierba aromática ya ha perdido cualidades al estar seca, si se muele y pasa tiempo aún pierde más, como el resto de aromáticas.

Si se va a utilizar para hacer una infusión, sea para beber o para aromatizar un líquido que va a formar parte de una receta, no hay que molerlo, pero si queremos tener hierba limón en polvo para hacer marinadas, mezclas de especias, espolvorear sobre una sopa, un pescado, unas frutas asadas… sólo tenéis que recurrir al molinillo de café y convertir el bulbo y tallos de hierba limón troceada, en polvo.

Seguramente quedarán astillas, pero es fácil separarlas si utilizamos un colador, cuanto más finos sean los agujeros, más fino será el polvo de lemon grass que obtendremos. Una vez molido, conviene pasarlo a un tarro con tapa hermética y conservarlo como el resto de nuestras especias y hierbas aromáticas.

Como siempre, cabe de nuevo la recomendación de ir preparando cantidades moderadas de especias molidas para que las consumamos disfrutando al máximo de sus propiedades aromáticas, cuanto más tiempo pasan convertidas en polvo, menos aroma y sabor nos proporcionan.

El lemon grass seco es un ingrediente muy económico, con él podemos aportar un toque agridulce a nuestros platos , si todavía no lo habéis probado os animamos a que lo hagáis. Lo podréis encontrar en herboristerías y tiendas de especias. Si ya lo tenéis, podéis probar una de nuestras últimas recetas, el Tofu con salsa de lemon grass y Gochujang.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, media: 4,60 de 5)
4.6 5 5
Loading ... Loading ...