Solomillo con salsa de vino, mostaza y miel

Receta de Solomillo con salsa de vino, mostaza y miel con una refrescante ensalada, elaboración paso a paso de un plato principal ideal para cualquier día de la semana. El solomillo de cerdo se cocina en la sartén, no es necesario encender el horno.

Solomillo con salsa de vino, mostaza y miel

Una sencilla receta de solomillo para preparar en media hora, no hace falta encender el horno, sólo disponer de una buena sartén para marcar el solomillo entero (si no fuera posible se puede cortar una punta), en la misma sartén en la que se preparará la salsa de vino, mostaza y miel recogiendo los jugos de la carne.

El Solomillo con salsa de vino, mostaza y miel, además de ser fácil y rápido de hacer, es una delicia. Puede ser un buen plato principal para una comida especial o para un día cualquiera, pudiendo elegir una pieza de solomillo de cerdo ibérico o de cerdo blanco. Tomad nota de la receta, y no olvidéis que un buen vino es esencial para que la salsa también sea buena.

Ingredientes (4 comensales)

  • 1 solomillo de cerdo (según el tamaño puede hacer falta medio más)
  • 1 c/p de lemon grass en polvo
  • 1 c/c de romero
  • 1 c/c de pimienta de Sichuan
  • 1/2 c/c de cilantro en grano
  • 1/2 c/c de pimienta negra
  • sal
  • aceite de oliva virgen extra
  • 2 dientes de ajo
  • 140 gramos de vino tinto
  • 30 gramos de mostaza antigua
  • 40 gramos de miel.

Para acompañar

Elaboración

Prepara las especias con las que aromatizar el solomillo de cerdo, hay que convertir en polvo el romero, la pimienta de Sichuan y el cilantro, mezclándolas también con el lemon grass en polvo y la pimienta negra recién molida. No frotamos la carne con las especias previamente para que no se quemen.

Limpia el solomillo de la posible grasa que pueda tener, sécalo bien y márcalo en una plancha o sartén amplia (entero) con un poco de aceite de oliva virgen extra. Ve dándole la vuelta para que se dore de forma homogénea y donde se vaya dorando ve condimentando con sal y las especias antes indicadas.

Cuando el solomillo esté dorado y aromatizado, retíralo y reserva en un plato. En la misma sartén, reduciendo el fuego y dejando que pierda algo de temperatura, incorpora el ajo previamente pelado y picado, deja que tome un poco de color y añade el vino, la mostaza, la miel y sal. Mezcla bien y cocina a fuego medio-bajo para que vaya reduciendo.

Solomillo con salsa de vino, mostaza y miel

Calcula cuánto necesita el solomillo para cocinarse al punto que más te guste, si te gusta rosado o muy hecho, también dependerá del grosor de la pieza. Nosotros lo ponemos unos cinco minutos más al fuego cuando a la salsa de vino, mostaza y miel le faltan esos cinco minutos para ser un glaseado. Si la carne os gusta más hecha, poner el solomillo cuando a la salsa de vino le falten unos 10-15 minutos.

Una vez que el solomillo esté hecho y la salsa parezca un jarabe e impregne la carne en todo su contorno, retira del fuego.

Emplatado

Deja reposar unos minutos la carne mientras pones la ensalada en un cuenco y la aderezas con la vinagreta, disponla en los platos. Corta el solomillo en rodajas gruesas y sírvelas al lado de la ensalada, pintando una lágrima de salsa de vino, mostaza y miel. Sirve enseguida y ¡buen provecho!

Abreviaturas
c/s = Cuchara sopera
c/p = Cuchara de postre
c/c = Cuchara de café
c/n = Cantidad necesaria

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (11 votos, media: 3,64 de 5)
3.64 5 11
Loading ... Loading ...