Cómo sustituir el buttermilk

En muchas recetas de panadería y repostería encontramos el buttermilk o suero de mantequilla entre los ingredientes, no siempre está disponible en nuestra despensa, así que es un buen recurso saber cómo sustituir el buttermilk, pero también si se requiere el tradicional suero de mantequilla o mazada, que es más líquido, o el comercial, que es más denso.

Suero de mantequilla

El Buttermilk o buttermilch se traduce como suero de mantequilla, no como leche de mantequilla tal y como se podría pensar, la cuestión es que este suero es el producto que se obtiene al batir la nata para obtener la mantequilla. El buttermilk es lo que nosotros denominamos mazada o leche de manteca. Sobre el suero de mantequilla ya os hemos hablado, pero el buttermilk habría que tratarlo aparte, pues el producto que se comercializa actualmente como tal no ofrece las mismas características que la tradicional mazada.

Queremos que conozcáis cómo sustituir el buttermilk comercial, o al menos cómo hacemos nuestro sustituto para que ofrezca unas características similares al buttermilk que se comercializa en vasos de tipo yogur, pero más grandes. Para hacer algunas recetas es muy importante saber qué tipo de buttermilk o suero de mantequilla se solicita, si el líquido (la tradicional mazada) o el que parece un yogur para beber (el suero de mantequilla comercial).

La diferencia en la densidad puede hacer que cambie mucho una receta, por ejemplo, para hacer el Pastel de melocotón y azafrán necesitamos el buttermilk denso, en lugar de mazada. El sustituto nunca ofrecerá el mismo resultado (de hecho, lo artesano siempre difiere del sabor de los productos comerciales, y debemos entender que para mejor), pero si no se conoce el buttermilk o se aprecian poco sus cualidades, no se notará la diferencia.

Lo dicho, es un tema para ahondar próximamente, ahora veamos cómo sustituir el buttermilk en cuestión de 10 minutos. Si se necesita la versión tradicional de suero de mantequilla, la más líquida, basta con mezclar leche con zumo de limón, a razón de 250 ml. de leche y 20 ml. de zumo de limón aproximadamente. También se podría hacer con vinagre, pero nosotros preferimos el uso del cítrico.

Esta mezcla, agitada con una cuchara o unas varillas ligeramente, se deja a temperatura ambiente unos 10-15 minutos y veremos que ha cambiado su aspecto, es como una leche cortada y con un aporte ácido pronunciado.

En el caso de necesitar buttermilk más denso, lo que recomendamos hacer es mezclar yogur con leche a partes iguales, y añadir el zumo de limón, y proceder del mismo modo. Es decir, mezclar 125 gramos de yogur con 125 ml. de leche y 20 ml. de zumo de limón natural. Dejar reposar unos minutos y el sustituto del suero de mantequilla para la receta ya está preparado.

Esperamos que este recurso os resulte útil, seguro que podréis elaborar más de una receta que hasta ahora teníais en espera por la falta de este producto.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (57 votos, media: 4,46 de 5)
4.46 5 57
Loading ... Loading ...