Doce recetas con harina de almendra

Doce recetas con harina de almendra o almendra molida. Además de las recetas tradicionales que se hacen con este ingrediente, algunas relacionadas con fiestas como la Navidad (turrones, mazapanes, polvorones…), hay muchas recetas dulces que se hacen con harina de almendra, como los bizcochos, las galletas, los populares macarons, cremas de relleno, tartas… En este recopilatorio también encontrarás algunas recetas saladas con almendra molida.

Recetas con almendra molida

La harina de almendra es sencillamente almendra cruda y sin piel molida, no tiene la apariencia de una harina de trigo, su granulometría es mayor, de todas formas hay distintos grados de molido de la almendra, los más finos son los destinados a elaboraciones de repostería como los macarons, el mazapán… la almendra se puede moler en casa si se dispone de un buen pequeño electrodoméstico que triture el fruto seco bien fino, pero también es habitual comprar la almendra molida. Es un producto mucho más perecedero que si conservara su forma original, es decir, la almendra entera, así que cuando se abre un paquete o se dispone de almendra recién molida, conviene no tardar en gastarla para que no se ponga rancia.

Por eso, y porque con la almendra molida se elaboran recetas deliciosas, hemos preparado el recopilatorio dominical con este ingrediente, aquí tenéis Doce recetas con harina de almendra. En este recetario no incluimos algunas de las recetas de Navidad en las que la base es la almendra, como los turrones o los polvorones. También hay otras recetas tradicionales de distintas regiones que se hacen con harina de almendra o con almendra molida, como los panellets o el ajoblanco.

Por cierto, aunque la mayoría de recetas con almendra molida son dulces, también es un ingrediente muy interesante para recetas saladas, por ejemplo para espesar salsas, cremas o patés, lo vais a ver a continuación. Además de aportar un exquisito sabor y densidad o textura, es una forma de enriquecer un plato con nutrientes interesantes como las proteínas, minerales como el hierro, el magnesio o el potasio, vitamina E, B1 y B2, fibra, grasas poliinsaturadas…

Pollo a la naranja con almendra: Esta receta de pollo está inspirada en el Pollo Fesenjan, un plato tradicional de la cocina persa que se hace con nueces, en lugar de almendra, y como fruta es protagonista la granada. Las dos son una delicia.

Queso feta con mostaza y almendras al horno: Una forma caprichosa de disfrutar de un aperitivo de queso caliente combinado con almendras, especias y hierbas aromáticas, muy fácil y rápida de hacer.

Paté de champiñones al Oporto: Este paté vegetal está exquisito, se puede tomar solo sobre unas tostadas, untarse en el pan para hacer un bocadillo con más ingredientes como mermelada de cebolla, queso, un filete de pollo a la plancha… También puede sustituir a la clásica duxelles en el Solomillo Wellington o en otras recetas tradicionales o creativas, en fin, es un paté casero fácil de hacer y muy versátil.

Panecillos de albaricoque y almendra: Una receta del panadero de Turris, Xavier Barriga, los panecillos llevan una pequeña proporción de harina de almendra que le aporta algo de humedad y su característico sabor.

Rosquillas integrales de almendra y anís: Unas rosquillas cuya receta es una herencia familiar que agradecemos mucho. Son unas rosquillas deliciosas, muy fáciles de hacer y aunque aquí están hechas con harina integral, si lo prefieres puedes hacerlas con harina blanca.

Galletas de nata y almendra: Son innumerables las recetas de galletas que incluyen almendra molida, y es impresionante el resultado que este ingrediente proporciona a estos dulces de repostería. Estas galletas las recomendamos con la seguridad de que van a gustar y se van a repetir.

Tarta de chocolate y mascarpone: La masa del bizcocho incorpora harina de almendra, es tan habitual como comentábamos con las galletas. Con el bizcocho de esta receta podréis elaborar distintos tipos de tarta, el relleno de mascarpone siempre es muy resultón.

Tarta de requesón y almendras: Una de nuestras tartas de queso o requesón favoritas es esta que tiene almendra molida. La textura es tan agradable como su sabor.

Crema frangipane de chocolate: La crema frangipane es una crema de almendra de la cocina clásica dulce, se elabora para rellenar tartas, entre otras cosas. Básicamente es una crema pastelera que incorpora harina de almendra. Aquí tenéis nuestra versión de frangipane con chocolate montado como un postre en copa que conquistará a los más golosos.

Magdalenas de naranja: Con las magdalenas sucede como con los bizcochos, la almendra molida aporta humedad, sabor, textura… aromatizamos estas magdalenas con naranja y con un frosting de mascarpone y agua de azahar.

Tarta de chocolate, ron y almendras: Esta tarta la única harina que lleva es la de almendra, no vamos a decir nada más de esta receta, toma nota y pruébala porque la vas a repetir por ti y por conquistar a tus amigos y familiares.

Bombones de mazapán y naranja: Unos bombones muy fáciles de hacer, con mazapán casero aromatizado con piel de naranja. Después sólo hay que darles forma y bañarlos con chocolate fundido. Irresistibles.

¡¡Feliz Semana!!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (11 votos, media: 4,27 de 5)
4.27 5 11
Loading ... Loading ...