Bolsa para estirar masas crujientes

Bolsa para estirar y dar forma a masas crujientes, masas tipo quebrada, brisa, sucré… la Pie Crust Maker es una bolsa cirdular de plástico, se cierra con una cremallera. En su interior queda la masa lista para ser estirada con el rodillo, así se evita que se pegue, pero ¿resultará realmente práctica o es mejor el truco de utilizar papel vegetal, film transparente…?

A ver si os sorprende como a nosotros conocer que existe un accesorio de cocina especialmente diseñado para estirar y dar forma a la masa quebrada u otras similares. Del mismo modo, casi estamos seguros de que alguno de vosotros la habrá probado y nos podrá contar si la bolsa denominada Pie Crust Maker funciona bien y merece la pena.

Decimos esto porque hemos leído algunos comentarios sobre el producto en tiendas como Amazon, y hablan maravillas de esta bolsa, quizá es que no habían probado a utilizar los trucos de cocina que a nosotros nos funcionan tan bien, como estirar la masa colocándola entre dos hojas de papel vegetal, silpat o film de cocina transparente.

Sabemos que normalmente esperáis que os demos a conocer utensilios de cocina nuevos, prácticos, que faciliten la labor culinaria… pero a veces nos encontramos con cosas como esta y nos gusta comentarlo con vosotros, y por supuesto, conocer vuestra opinión.

La bolsa para estirar masas crujientes, o Pie Crust Maker (Hacedor de masas crujientes) lleva ya muchos años en el mercado norteamericano, desconocemos si se ha extendido a otros países, pero sí sabemos que hay varios fabricantes de este accesorio y como podéis imaginar, hay bolsas de distintos diámetros para responder a todas las necesidades.

Parece ser que las más comunes son las bolsas de 11″, casi 28 centímetros, y de 8″, algo más de 20 centímetros. Sobre el material en el que están fabricadas, únicamente explican que es plástico, y que se puede lavar a mano fácilmente.

Sobre su uso, ya lo veis, es una bolsa redonda con cremallera que se abre casi por completo, una vez preparada la masa y hecha una bola, se pone en el interior y se empieza a estirar, como haríamos con nuestros trucos de utilizar papel vegetal u otros recursos domésticos. Quizá una ventaja puede ser que se favorece dar la forma redonda y conseguir el diámetro deseado, pero no lo vemos muy claro.

La masa se quedará adherida al plástico como sucede con nuestros recursos, si se pusiera mucha harina para evitarlo la masa quedaría muy seca. La masa se adhiere pero es muy fácil de despegar. ¿Qué sucede si al estirar la masa, cuando no se tiene mucha traza, en lugar de ir saliendo redonda y quedar centrada en la bolsa, se va para un lado?, ¿y si precisamente por ese lado la masa está más gruesa que por el otro?

Tiene solución porque abres la cremallera y colocas la masa como vaya mejor, pero es más cómodo, práctico y rápido levantar una hoja de papel vegetal… o eso nos parece a nosotros. Tampoco creemos que utilizar esta bolsa evite mucho más que se ensucie la cocina que con nuestro método. Y vosotros ¿qué opináis? Recordad también las fundas de tela para el rodillo de cocina, ¿lo habéis llegado a utilizar?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 3,67 de 5)
3.67 5 3
Loading ... Loading ...