Trufa para rellenar pasteles

Receta de trufa para rellenar pasteles o para cubrirlos y decorarlos. Es una elaboración muy fácil de hacer, y el resultado, utilizando un buen chocolate, es una verdadera delicia por su sabor, por su cuerpo y textura. Paso a paso para hacer trufa de chocolate para rellenos o decoración de tartas y pasteles.

Trufa chocolate

Hay varias formas de hacer trufa para rellenar pasteles, hace un tiempo os mostramos una receta muy sencilla en la que la se utiliza nata, azúcar y cacao en polvo, podéis recordarla en el post Cómo hacer trufa para rellenar. Hoy queremos compartir otra receta de trufa para rellenar pasteles que resulta tan o más rica que la primera, pero lo mejor es que tiene más cuerpo.

Esta receta de trufa de chocolate también es muy fácil de hacer, pero es necesario organizarse para hacerla, no porque sea más complicada o dé más trabajo, sino porque necesita reposo en el frigorífico. Para hacer esta trufa para rellenos de tartas y pasteles, utilizamos chocolate negro en tableta, por eso el resultado es más firme. Nosotros preferimos hacerlo con chocolate negro, pero también se puede hacer con chocolate con leche. Tened en cuenta que si el chocolate contiene azúcar, puede no ser necesario añadir más a la trufa.

Ingredientes

  • 500 gramos de nata para montar
  • 200 gramos de chocolate negro al 70%
  • 30 gramos de azúcar.

Elaboración

En un cazo de fondo grueso y enjuagado con agua, pon la nata a calentar con el azúcar, ve moviendo de vez en cuando para que el azúcar se disuelva.

Cuando la nata rompa a hervir, retírala del fuego e incorpora el chocolate troceado, bate suavemente con una espátula o la cuchara de madera hasta que el chocolate se disuelva y obtengas una crema chocolateada homogénea.

Pásala a un recipiente frío para que vaya perdiendo temperatura, hasta que se enfríe. Puedes ir moviendo de vez en cuando o cubrir con film transparente en contacto con la crema para que no haga costra.

Una vez que esté frío, tapa el recipiente y deja reposar en el frigorífico al menos durante cuatro horas, si tienes más tiempo, puedes dejarlo hasta doce horas, pues para montar la nata ya sabes que debe estar muy fría.

Procede a montar la nata con chocolate con las varillas eléctricas, como haces habitualmente para montar la nata. Cuando haya cogido cuerpo y volumen, estará lista para rellenar pasteles, tartas, roscones, brazos o troncos…

Si el relleno de trufa va a lucir en el pastel, lo ideal es dispensarlo con una manga pastelera y una boquilla que le dé forma. Mientras no vayas a utilizar la trufa para rellenar (o para decorar pasteles), déjala reposar en el frigorífico.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (34 votos, media: 3,88 de 5)
3.88 5 34
Loading ... Loading ...