Almendra de Mallorca con Indicación Geográfica Protegida

Almendra de Mallorca, Almendra Mallorquina, Ametlla de Mallorca y Ametlla Mallorquina son las cuatro denominaciones con las que este alimento se ha inscrito en el Registro de Denominaciones de Origen Protegidas y de Indicaciones Geográficas Protegidas. La isla balear dispone de la Almendra de Mallorca con Indicación Geográfica Protegida, son almendras enteras, con piel o sin piel, crudas o tostadas. Conoce más sobre sus características y cualidades.

Almendra mallorquina IGP

Fue en este mismo mes de marzo cuando la Aceituna de Mallorca obtuvo el reconocimiento de la Unión Europea para ser incluida en el registro como Denominación de Origen Protegida, pues bien, en la isla más grande del archipiélago balear ya lucen otra certificación de protección oficial que ofrece garantías de trazabilidad y calidad, en este caso se reconoce a la Almendra de Mallorca con Indicación Geográfica Protegida.

El registro recoge los nombres Almendra de Mallorca, Almendra Mallorquina, Ametlla de Mallorca y Ametlla Mallorquina, los cuatro son utilizados frecuentemente en el mercado para identificar el producto, y así consta en la publicación realizada el pasado 20 de marzo de 2014 en el Diario Oficial de la Unión Europea (Pdf), en la que se especifica el registro de este producto agrícola destinado al consumo humano, en la Clase 1.6. Frutas, hortalizas y cereales frescos o transformados.

La Almendra de Mallorca, fruto del almendro (Prunus amygdalus), comprende un conjunto de variedades y ecotipos que tienen diferencias organolépticas y morfológicas debido a su zona de producción. Son frutos que se comercializan crudos y tostados, con piel y sin piel, enteras, sanas, secas y limpias, y con un calibre superior a 12 mm.

La almendra cruda y sin piel presenta una carne blanca y mate, con textura firme, sabor ligeramente dulce y poco aroma, si se presenta con piel tiene un tacto rugoso y su color es marrón.

La almendra tostada sin piel tiene un color que va del vainilla al marrón claro, su aspecto es brillante y su textura es dura y crujiente, de sabor dulce, nada astringente, sólo un punto de amargor que aporta el tostado. El aroma se ha intensificado, frutos secos, torrefacto y caramelizado. Si la almendra se tuesta con piel, se presenta con su tegumento marrón oscuro, pero muy fácil de desprender.

La Almendra Mallorquina también se caracteriza por tener un elevado contenido en lípidos, supera el 55%, y un porcentaje en ácidos oleico y linoleico del 88% o más. Con ello, se garantiza un fruto untuoso muy perceptible en el paladar. Según los expertos, esto se debe al bajo contenido en materia orgánica de los suelos de Mallorca, que junto al nivel de lluvias moderado y a la elevada exposición al sol, propician una baja producción por hectárea, pero con una elevada concentración de grasas, superando a las almendras cultivadas en otras regiones españolas.

La zona de producción, manipulación y envasado de la Almendra Mallorquina se extiende a toda la isla, donde hay más de 24.000 hectárea de cultivo de almendros, alrededor de 15.000 pertenecen a los más de cuatro mil productores que pueden comercializar su producto como Almendra de Mallorca con Indicación Geográfica Protegida (IGP).

El cultivo de almendros ha sido muy importante en la isla balear desde antiguo, tanto en el aspecto económico como en el gastronómico, en este último caso podemos mencionar algunas de las elaboraciones culinarias tradicionales de Mallorca, como el gató, la leche de almendra, el helado de almendra, los amargos, las cocas de turrón…

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 2
Loading ... Loading ...