Nariz electrónica portátil para verificar la frescura de los alimentos

Peres es la nueva nariz electrónica portátil de uso doméstico para verificar la frescura de los alimentos, se trata de un dispositivo para mejorar la seguridad alimentaria que se presentó en una campaña de crowdfunding. Se ha logrado alcanzar el objetivo de financiación marcado, por lo que se empezará a fabricar y comercializar a partir del próximo mes de noviembre.

Sensor de calidad alimentaria

Con el nombre de Peres, se presenta una nueva nariz electrónica portátil para verificar la frescura de los alimentos, se trata de un dispositivo concebido para su uso en el hogar, un sistema de ayuda para garantizar que los alimentos que se van a cocinar están en buen estado, descartando un posible riesgo de intoxicación alimentaria.

Peres es una nariz electrónica desarrollada a raíz de la preocupación de sus creadores por reducir la cantidad de enfermedades que se transmiten a través de los alimentos, explican que en Estados Unidos se estima que se producen unos 76 millones de casos anuales de enfermedades que se han transmitido a través de los alimentos, unos 325.000 consumidores terminan siendo hospitalizados y unos 5.000 fallecen a consecuencia de la intoxicación alimentaria.

Otro ejemplo que citan son los 5’5 millones de casos por intoxicación alimentaria que se producen anualmente en el Reino Unido, de ellos, unos 4’2 millones de casos se cree que se han producido fuera del hogar. A decir verdad, es un problema que se sufre en mayor o menor medida en los países industrializados, según la OMS (Organización Mundial de la Salud), una de cada tres personas que viven en estos países pueden sufrir una enfermedad de transmisión alimentaria.

La nariz electrónica portátil puede informar si el alimento que vamos a cocinar, cualquier tipo de carne o pescado, está fresco, si puede encerrar algún riesgo para la salud, si existe peligro de intoxicación alimentaria o si se ha roto la cadena de frío que lo conservaba en alguno momento. Es capaz de detectar más de 100 compuestos orgánicos volátiles, algunos asociados a alimentos en perfecto estado y otros asociados al proceso de degradación. El dispositivo integra cuatro sensores que detectan la temperatura, la humedad, el amoniaco y otros compuestos orgánicos volátiles, su uso es realmente sencillo, basta con orientarlo hacia el alimento a testear y pulsar el botón para que inicie el análisis.

La nariz electrónica Peres transmite todos los datos a un tablet o smartphone con sistema operativo iOS o Android a través de la tecnología Bluetooth, en cuestión de pocos segundos aparece en la pantalla el análisis efectuado, adjuntando recomendaciones sobre la seguridad del alimento basadas en los resultados.

El sensor de seguridad alimentaria se presentó a través de una campaña de crowdfunding para su financiación y puesta en marcha en Indiegogo, los resultados de la campaña muestran que el producto ha interesado, se solicitaban 50.000 dólares (unos 36.500 euros) y a falta de 9 días para que finalice la campaña ya se han recaudado más de 57.000 dólares, lo que indica que el proyecto se hará realidad. En principio la nariz electrónica portátil empezará a comercializarse a partir del mes de noviembre por un precio de 120 dólares en Estados Unidos y 150 dólares (unos 110 euros) en el resto de países. A través de la página oficial de Peres, podréis conocer más detalles sobre sus características y funcionamiento.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...