Condimento griego

El condimento griego es muy fácil de preparar con la combinación de hierbas aromáticas y especias que más te gusten, pues cada preparado comercial así lo hace, no hay una fórmula ortodoxa de este sazonador ideal para ensaladas, carnes y pescados.

Sazonador cocina griega

Hay cantidad de variantes del condimento griego, una mezcla de hierbas aromáticas y especias con las que aderezar distintos platos, desde ensaladas a guisos o asados de carne y pescado. Sucede lo mismo que os comentábamos cuando hablamos del Condimento italiano, en los supermercados y en los comercios de especias a granel nos ofrecen mezclas preparadas a las que les ponen un nombre.

Normalmente son condimentos para distintos tipos de elaboraciones culinarias, para currys, para barbacoas, para arroces, para pinchos o brochetas… y también se ofrecen mezclas de especias y hierbas aromáticas que pretenden proporcionar los sabores de la cultura culinaria de un país.

Esto no siempre significa que sea un condimento utilizado en la cocina del país indicado, hay que decir que incluso según la marca de especias que se utilice, a veces encontraréis preparados con nombres distintos y que tienen el mismo contenido, pero los ingredientes se escriben en otro orden, quizá falta uno o hay uno más…

El condimento griego es uno de los preparados que podemos encontrar en el amplio catálogo de mezclas de hierbas aromáticas y especias, pero claro, como es habitual nosotros os vamos a recomendar que lo hagáis vosotros y a vuestro gusto, puesto que no es una receta legítima.

Se conocen algunas de las hierbas aromáticas más utilizadas en la cocina griega, como la hierbabuena o la menta, el orégano, el eneldo… normalmente todas las mezclas de especias que hacen alusión a la gastronomía de Grecia las incluyen, pero también hay quien añade el resto de hierbas aromáticas populares, tomillo, mejorana, laurel, albahaca, perejil, romero, etc.

Cuando hablamos de estas mezclas aromáticas preparadas ya sabéis que se trata de hierbas secas, es de esta forma como se pueden guardar y utilizar de vez en cuando, las hierbas frescas duran mucho menos, de todas formas se podría hacer la mezcla fresca antes de condimentar el plato, mucho más fresco y con más aroma y sabor, sin duda.

Nosotros normalmente preparamos el condimento griego con la misma cantidad de hierbabuena y orégano, además añadimos cebolla y ajo en polvo, un poco de piel de limón rallada (y seca si es para guardar) y sal. Probadlo porque es un buen condimento para mezclar con un poco de aceite de oliva virgen extra y frotar las carnes o pescados antes de cocinarlos. También se puede añadir una buena cantidad de aceite de oliva virgen extra y vinagre para hacer una vinagreta para la ensalada.

Si preparamos el condimento para carnes añadimos pimienta negra para potenciar el sabor, aunque teniéndolo preparado sin esta especia, simplemente se añade la pimienta al alimento que se va a cocinar. Lo mismo hacemos cuando queremos añadir eneldo para algunas ensaladas y para los pescados. Así que os recomendamos probar la base con la proporción de cada ingrediente a vuestro gusto, en mayor proporción hierbas aromáticas que ajo y cebolla, claro, y la sal con moderación. Cuando lo probéis, ya nos contaréis qué os parece y cómo os gusta preparar vuestro sazonador griego.

Foto | Alpha

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...