Alitas de pollo glaseadas con cerveza y miel

Receta de Alitas de pollo glaseadas con cerveza y miel, elaboración paso a paso para disfrutar de unas alitas que están para chuparse los dedos, sabrosas, jugosas y con un toque dulce y picante.

Alitas de pollo glaseadas con cerveza y miel

A quien le gusta disfrutar de las alitas de pollo, aunque puede que tenga su receta favorita, le recomendamos seguir probando otras elaboraciones, porque hay tantas que están para chuparse los dedos, literalmente… Una receta fácil de hacer y que os animamos a probar son estas Alitas de pollo glaseadas con cerveza y miel.

Estas alitas las cocinamos en una sartén o en una cazuela, son bastante rápidas de hacer, apenas tiene preparativos así que básicamente hay que calcular el tiempo de cocción que necesita esta carne blanca. Tomad nota porque en apenas media hora podéis disfrutar de estas sabrosas alitas de pollo con cerveza y miel.

Ingredientes (4-6 comensales)

  • 1 kilo de alitas de pollo (sin las puntas)
  • 2 dientes de ajo
  • 1 trozo de raíz de jengibre (al gusto)
  • 1 c/c de cinco pimientas molidas
  • 1 c/s rasa de especias picantes para maíz (ver receta)
  • 1 ramita de romero
  • 1 c/s de semillas de sésamo negro
  • 200 ml. de cerveza
  • 80 gramos de miel
  • sal
  • aceite de oliva virgen extra.

Elaboración

Pon una sartén amplia o una cazuela a calentar con un poco de aceite de oliva virgen extra y añade las alitas para dorarlas, hazlo a fuego fuerte y añade sal al gusto. Dales la vuelta para que se doren por los dos lados.

Mientras tanto, pela los dientes de ajo y pícalos finos, pela el jengibre y córtalo en dos trozos para poder retirarlo después, aunque también puedes rallarlo e incorporarlo a la salsa.

Alitas de pollo glaseadas con cerveza y miel

Cuando las alitas estén doradas, añade el ajo y el jengibre, dale un par de vueltas para que el ajo se fría levemente, condimenta con la pimienta recién molida, las especias picantes, la ramita de romero y el sésamo negro. Vuelve a mezclar para que las especias adquieran temperatura y extraigan su aroma y sabor.

A continuación moja con la cerveza y añade la miel, mueve para que ésta se disuelva y prosigue la cocción a fuego medio-alto, moviendo de vez en cuando, hasta que la salsa sea un glaseado brillante. Pruébala y rectifica de sal si fuera necesario.

Emplatado

Sirve las alitas de pollo glaseadas recién hechas, puedes acompañarlas de una ensalada, unas verduras a la plancha, arroz pilaf… que no falte un buen pan para no dejar rastro de la salsa en el plato. ¡Buen provecho!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (12 votos, media: 4,17 de 5)
4.17 5 12
Loading ... Loading ...