Doce recetas con cebolla morada

La cebolla morada es una variedad de cebolla con un sabor más suave y agradable que el de otras cebollas, sobre todo para consumir en crudo. Aquí tienes doce recetas con cebolla morada para comprobarlo, ensaladas, salsas, tortillas, guisos de carne y de pescado…

Recetas con cebolla roja

De entre las distintas variedades de cebolla existentes, una de las más apreciadas es la cebolla morada o cebolla roja, es tan buena para consumirla cocinada como cruda, pero se consume especialmente cruda porque es una cebolla más suave que muchas cebollas blancas, se aprovechan mejor sus nutrientes (es rica en antocianinas) y además proporciona color a los platos. Nosotros la utilizamos habitualmente en nuestros platos, por eso hemos seleccionado algunos de ellos para hacer el recopilatorio dominical, Doce recetas con cebolla morada.

Veréis lo versátil que es, podemos hacer salsas, encurtidos, ensaladas, tortillas, sopas, carnes, pescados… En la mayoría de las recetas incorporamos la cebolla morada cruda, pero también la cocinamos para ciertos platos. Puede sorprender lo que cambia el sabor en una salsa o guiso si se utiliza una cebolla morada. Si no habéis cocinado mucho con esta variedad de cebolla, os recomendamos hacerlo para comprobarlo.

A continuación podéis acceder a las recetas de los platos con cebolla morada que podéis ver en la foto superior, como siempre, las identificaréis siguiendo el orden de izquierda a derecha y de arriba abajo. Esperamos que os gusten.

Chutney de cebolla: El chutney es una especie de confitura agridulce ideal para acompañar distintos tipos de platos. Este chutney de cebolla es además una buena opción para servir con unas hamburguesas caseras.

Pepino agridulce: Un encurtido casero muy fácil y delicioso es el de pepino agridulce con cebolla morada, podrás servirlo en aperitivos, ensaladas, ceviches, bocadillos…

Ensaladilla de pulpo y manzana: Ya hemos comentado lo bien que va la cebolla morada para hacer ensaladas y ensaladillas, además de su sabor, aporta una textura en fresco que contrasta muy bien con el pulpo y con otros alimentos.

Tortilla de cebolla y jengibre: Esta receta de tortilla es del estilo de las tortillas árabes conocidas como Eggah. La cebolla aporta esa jugosidad además del punto dulzón, y el jengibre proporciona un toque cítrico y picante.

Cochinita pibil: Esta es la versión del plato tradicional de la gastronomía yucateca ofrecida en el libro La Comida de la Familia de Ferrán Adrià, es fácil de hacer y muy sabroso, ideal para cualquier comida informal.

Panzanella con salchichas: La panzanella es una especie de ensalada tradicional de la cocina italiana, la base de ésta es el pan, se acompaña de cebolla, albahaca, aceite de oliva, vinagre y sal, y se pueden añadir distintos ingredientes, en este caso os presentamos una panzanella con salchichas.

Sepia con jengibre y leche de coco: Esta receta de sepia es una delicia, podéis imaginarlo viendo los ingredientes con los que se elabora, es dulce, picante, ácida, sabrosa, aromática, tierna, crujiente… lo tiene casi todo.

Sopa de cebolla, almendras y atún: Esta sopa es muy fácil de hacer, y se puede variar el tipo de pescado, además de atún, os recomendamos probarla con rape. En este plato la cebolla se pocha a fuego lento y enriquece con su sabor la leche de almendras que conformará la sopa.

Rape a la plancha con vinagreta de tomate: La vinagreta de tomate con cebolla morada es una estupenda guarnición para distintos platos de carne y pescado cocinados a la plancha, sobre todo en los meses más calurosos del año.

Alitas de pollo son salsa teriyaki: Para terminar elaboraciones tan sabrosas como unas alitas teriyaki es ideal la guarnición de cebolla morada con hierbas aromáticas y lo que gustes, tomate, pimiento, guindilla…

Ragú de ternera y berenjena con trigo tierno: El ragú de carne resulta muy sabroso, por lo que resulta muy agradable el contraste de la cebolla morada picada, fresca y crujiente, que también se acompaña con maíz dulce y cilantro fresco.

Pollo con salsa de mostaza, cerveza y miel: La cebolla morada bien pochada, se moja con una mezcla de cerveza, soja, mostaza y miel para hacer una salsa con la que glasear una sencilla pechuga de pollo a la plancha. Se convierte en un plato increíblemente bueno.

¡¡Feliz Semana!!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 4
Loading ... Loading ...