Hummus de chirivía

La chirivía puede adquirir protagonismo en muchos platos, como en esta variante de hummus que os proponemos hoy. Se trata de sustituir los garbanzos por esta hortaliza que rehogamos hasta dorar. El hummus de chirivía es ideal para servir como aperitivo con un pan plano, con tostadas o con crudités.

Hummus de chirivía

El tradicional hummus de garbanzos nos da pie a hacer muchas variantes sustituyendo los garbanzos o añadiendo otros ingredientes, hummus de remolacha, de tomates secos e incluso de chocolate. Hoy queremos proponeros una de esas variantes, un Hummus de chirivía ligero y con un sabor muy particular. Ya sabéis que la chirivía es una hortaliza que se parece a la zanahoria en forma y sabor, así que tiene un toque dulzón.

La chirivía la rehogamos previamente para que resulte más sabroso el hummus, y como tiene muy poco agua hay que añadir caldo, puede ser de verduras o de pollo, pero debe ser suave para que no reste protagonismo al ingrediente principal de esta receta. A continuación os explicamos cómo hacer este hummus de chirivía que podéis servir como aperitivo acompañado de pan pita o naan recién tostado.

Ingredientes (4-6 comensales)

500 gramos de chirivías, 250 gramos de caldo de verduras o de ave (y un poco más si fuera necesario), 3 c/s de tahini, 2 dientes de ajo, ½ limón (su zumo), 1-2 ramitas de perejil, 1 c/c de pimentón (puede ser dulce o picante), 1 c/c de salsa harissa (opcional), c/n de pimienta negra recién molida, c/n de sal, 60-70 gramos de aceite de oliva virgen extra.

Elaboración

Pela las chirivías y lávalas bien. A continuación córtalas en trozos más o menos iguales. Antes puedes sacar unas tiras de chirivía para freírlas y presentarlas sobre el hummus.

Pon a calentar una sartén amplia con un poco de aceite de oliva virgen extra, el suficiente para lubricar las chirivías, incorpóralas y añade sal moderadamente, pues en principio el caldo también tiene sal. Rehoga las chirivías hasta que empiecen a dorarse, ve moviendo de vez en cuando.

Cuando estén doradas añade aproximadamente la mitad del caldo y baja el fuego, puedes tapar la sartén dejando que escape el vapor. Cuando las chirivías estén tiernas y el caldo se haya consumido, retira del fuego.

Hummus de chirivía

Pon las chirivías en el vaso de la batidora y añade el tahini, los ajos previamente pelados y troceados, el zumo de limón, las hojas de perejil picadas, el pimentón picante, la salsa harissa (si lo quieres más picante) y la pimienta negra.

Incorpora también un poco más de caldo y algo más de la mitad del aceite de oliva virgen extra. Tritura hasta obtener un puré, prueba y rectifica de sal, añade más caldo si lo quieres más ligero y vuelve a triturar.

Fríe las láminas de chirivía reservadas en aceite de oliva caliente, con cuidado de que no se quemen, retíralas y ponlas sobre papel de cocina absorbente para retirar el exceso de aceite y que se mantengan crujientes.

Emplatado

Sirve el hummus de chirivía en un cuenco o plato adecuado para compartir en el centro de la mesa. Coloca en el centro la chirivía crujiente, espolvorea un poco de pimentón ahumado y finalmente adereza con el resto (o al gusto) de aceite de oliva virgen extra.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 2
Loading ... Loading ...