Aprobado en Estados Unidos el cultivo de patata transgénica Innate

En Estados Unidos se ha aprobado el cultivo de patata transgénica Innate, una variedad de patatas que han sido manipuladas genéticamente utilizando sólo genes de otras variedades de patatas. Este tipo de patata es más resistente a las plagas, más productiva, no se ennegrece con los golpes y tiene un menor nivel de asparagina, uno de los reactivos responsables de la producción de acrilamida.

Patatas modificadas genéticamente

Hoy podemos saber que el USDA (Departamento de Agricultura de Estados Unidos) ha aprobado el cultivo de la patata transgénica Innate, un tipo de patata desarrollada por la compañía de alimentos y productos agroindustriales JR Simplot. Se trata de una patata que a diferencia de las variedades transgénicas desarrolladas por empresas como BASF o Monsanto, ha sido desarrollada utilizando técnicas de mejoramiento genético y se ha trabajado únicamente con genes de distintas variedades de patata (silvestres y de cultivo), no ocurre lo mismo con las patatas de las compañías antes citadas en las que se han utilizado genes de la bacteria agrobacterium o de otra especie.

El año pasado hablábamos de esta patata por la solicitud realizada al USDA y a la FDA para que aprobase su cultivo y comercialización. Grupos de consumidores y otras organizaciones iniciaron una campaña que instaban a McDonald’s a negarse a ser abastecido por JR Simplot, uno de los principales proveedores de la cadena de comida rápida. En su momento la franquicia de fast food argumentó que la biotecnología alimentaria está permitida en el país y de su aprobación y regulación se encargan el USDA y la FDA. Por otro lado, McDonald’s explicaba que en su suministro de patatas no se contemplaba la introducción de las patatas modificadas genéticamente por esta empresa, aunque ello no quería decir que no las aceptara en un futuro.

Tras dar a conocer que se ha aprobado el cultivo de patatas Innate, de nuevo se pide a McDonald’s que deje de trabajar con JR Simplot, evitando especialmente la compra de las patatas de la compañía.

Las características de la patata Innate son interesantes, mediante la manipulación genética y utilizando genes de interés de otras variedades de patata, se ha logrado una patata de mayor calidad, que sea más resistente a las plagas y mucho más productiva, gracias al silenciamiento de determinados genes se ha logrado que no se ennegrezcan ante los golpes como ocurre con otras variedades y además, que tengan un menor nivel de asparagina, uno de los reactivos que son responsables de la producción de acrilamida.

A la oposición de consumidores y asociaciones ecologistas se sumaron también productores, Frank Muir, presidente de la Comisión de la Patata de Idaho, declaró en su momento que su grupo ofrece sus patatas con el mensaje 100% naturales, sin manipulaciones o modificaciones genéticas, algo obvio porque se ve en la nueva variedad de patata manipulada genéticamente un potente competidor.

Los alimentos transgénicos que integran material genético de otras especies no nos inspiran confianza, pero en el caso de patatas desarrolladas mediante el mejoramiento con genes de una misma especie, la percepción podría ser distinta ya que estamos hablando de un alimento que sí se podría producir de forma natural, algo que difícilmente ocurriría con las patatas transgénicas de Monsanto o Basf. Según algunos expertos, el proceso llevado a cabo por la patata Innate de JR Simplot se acerca mucho al del cruzamiento tradicional de variedades, pero a un ritmo más acelerado. Hay que decir que en Estados Unidos se ha trabajado en el mejoramiento de otros cultivos y no han generado tanta polémica como la patata Innate.

Patatas modificadas genéticamente

Expertos opositores de la nueva variedad de patata explicaban que los elementos manipulados genéticamente también juegan otro papel protector frente a las plagas y enfermedades, asegurando que la ingeniería de este tipo podría provocar efectos perjudiciales no deseados en los seres humanos. Ante estas conclusiones argumentaban que se podía liberar un potencial peligro para los niños del país, ya que son grandes consumidores de patatas fritas de McDonald’s. En previsión de que la patata fuese aprobada por la FDA y el USDA, se puso en marcha esta campaña de recogida de peticiones para trasladar a la cadena de comida rápida la oposición a que se abasteciera con la nueva patata transgénica, evitando que pudiera servir en sus establecimientos las bautizadas McFrankenfries.

Tras conocerse la aprobación de la variedad de patata por parte de las agencias estadounidenses indicadas, el Centro de Seguridad Alimentaria aconseja precaución ante la patata Innate, sus responsables argumentan que el nuevo alimento desarrollado es un intento de dar a la biotecnología una cara más amable, sin embargo, se ponen al descubierto las deficiencias de la regulación estadounidense de los cultivos transgénicos. Como sabemos, en Estados Unidos no existe obligación de etiquetar los alimentos transgénicos o mejorados genéticamente, por lo que esta variedad de patata llegará al mercado y los consumidores no podrán identificarla.

Seguramente en los próximos días que iniciarán campañas en contra de la patata Innate se solicitará a otras empresas que son suministradas por JR Simplot que rechacen la variedad. A través de este documento del Registro Federal de Estados Unidos, podréis conocer las evaluaciones de seguridad realizadas a nivel medioambiental o de salud, las características de esta variedad de patata, etc. Por otro lado, a través de la página oficial de JR Simplot, podréis conocer el trabajo realizado con el desarrollo de la patata Innate.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 3
Loading ... Loading ...