Factor GMO, estudio a largo plazo sobre la seguridad de los alimentos transgénicos

Factor GMO es un proyecto subvencionado con 25 millones de dólares, cuya finalidad es desarrollar un estudio a largo plazo sobre la seguridad de los alimentos transgénicos. La investigación se iniciará el año que viene y tendrá una duración de tres años, se pretende aclarar si los alimentos modificados genéticamente y los plaguicidas asociados son seguros para los seres humanos.

Estudio sobre transgénicos

Ya han pasado más de 20 años desde que se aprobó la comercialización del primer alimento modificado genéticamente, desde entonces, y a medida que aparecían nuevas variedades de alimentos transgénicos, se ha ido intensificando el debate entre representantes de la ciencia, gobiernos, agricultores, organizaciones ecologistas, consumidores… Se han presentado miles de estudios, la mayoría realizados por las empresas biotecnológicas, en los que se concluía que este tipo de alimentos no constituían un riesgo para la salud de la población.

Países como Estados Unidos han aplicado en los alimentos transgénicos el principio de equivalencia sustancial, es decir, un alimento modificado genéticamente es seguro cuando es significativamente equivalente en composición y características nutricionales a un alimento tradicional. Pero la mayoría de estudios han sido realizados a corto plazo y los reguladores gubernamentales nunca han requerido pruebas de seguridad a largo plazo. Este es uno de los motivos por los que se ha puesto en marcha Factor GMO, el mayor estudio a largo plazo sobre la seguridad de los alimentos transgénicos.

Según los responsables del proyecto, muchos de los estudios presentados son deficientes por varios motivos, la gran mayoría se han realizado con roedores en un periodo de 90 días, no es suficiente tiempo dado que 90 días en un roedor equivalen a 7 años de vida en un humano. Las pruebas de seguridad que se han realizado para poder justificar la producción y comercialización de alimentos transgénicos han corrido a cargo de científicos que han sido financiados por la industria biotecnológica, por lo que el diseño del procedimiento y los resultados generan desconfianza, aunque se debería decir que ello no indica que los investigadores hayan favorecido a quienes les han financiado.

Se apunta que otros estudios sobre la seguridad de los transgénicos y el glifosato no cumplen rigurosamente los criterios científicos, Factor OMG cita los siguientes ejemplos:

Estudios en los que la dieta de los animales sólo incluía alimentos transgénicos durante una fracción de su vida, por lo que no se pueden considerar que sean a largo plazo. Estudios centrados en la producción ganadera que no examinan los efectos sanitarios en los animales, más bien sobre los efectos de la alimentación transgénica en cuestiones que interesan a los ganaderos, como por ejemplo el incremento de peso o la producción de leche. Y estudios que no incluyen análisis detallados de toxicidad y carcinogenicidad que permitieran ofrecer una visión más completa sobre los posibles riesgos o la seguridad que tienen estos alimentos.

Esta investigación de carácter internacional tendrá una duración de tres años y cuenta con un presupuesto de 25 millones de dólares (unos 20 millones de euros), como decíamos, se trata del estudio más extenso y detallado que se va a desarrollar sobre un alimento transgénico y el plaguicida asociado, aunque no se indica, se puede suponer que se trata del maíz transgénico Mon 810 y el Roundup, nombre comercial del herbicida de Monsanto cuyo principal componente activo es el glifosato. Sí se explica que Factor GMO estudiará varias variedades de maíz y soja modificada genéticamente si se logran obtener fondos adicionales. Con ello se pretende responder a la pregunta: ¿Son seguros para la salud humana el alimento modificado genéticamente y su plaguicida asociado?

En este proyecto se va a trabajar con miles de roedores a los que se les proporcionará una dieta con alimentos transgénicos, se seguirá un protocolo muy riguroso que pretende superar las normas internacionales vigentes para las pruebas de toxicidad de alimentos transgénicos, plaguicidas y otras sustancias químicas. En este estudio se utilizarán los métodos que actualmente exigen las autoridades reguladoras y se espera obtener datos suficientes para determinar si realmente son el maíz y su plaguicida asociado tan seguros como concluye Monsanto.

Investigación sobre alimentos transgénicos

El estudio se divide en tres grupos que se encargarán de dar respuesta a las siguientes preguntas: ¿Resulta tóxico el alimento transgénico (o su plaguicida asociado) para los sistemas orgánicos a largo plazo?, ¿provoca cáncer el alimento transgénico (o su plaguicida asociado)?, ¿reduce el alimento transgénico (o su plaguicida asociado) la fertilidad o provoca defectos congénitos?, ¿es la mezcla de sustancias químicas presente en el herbicida “Roundup” más o menos tóxica que su ingrediente activo, el glifosato?

El grupo de científicos que participan en Factor GMO no tiene ninguna vinculación con la industria de la biotecnología y tampoco con las organizaciones ecologistas, se consideran neutrales, algo que añadirá credibilidad a los resultados sean favorables para uno u otro bando. También habrá un comité de revisión formado por expertos de reconocido prestigio mundial, procedentes de Estados Unidos, Rusia e Italia. Sobre el lugar en el que se desarrollará esta investigación a largo plazo, sólo se sabe que será en Rusia y Europa Occidental, no se han dado más datos por motivos de seguridad, los responsables de este proyecto quieren evitar cualquier intervención externa que pudiera poner en peligro la investigación.

El dinero para financiar este proyecto ha sido aportado por diversas fuentes, aunque los responsables no detallan su procedencia, aseguran que no aceptan fondos de entidades que estén asociadas a los cultivos modificados genéticamente. Por otro lado, certifican que los inversores no van a influir en el diseño del estudio, en los resultados ni en su publicación, aunque debemos decir que no aclaran si estos fondos proceden de organizaciones ecologistas, en este caso se supone que tampoco deberían aceptarse donaciones de estas entidades para que el estudio fuera totalmente imparcial.

Esta investigación será la primera en incluir un grupo multigeneracional completo, se encargará de verificar de forma meticulosa los efectos de los alimentos transgénicos y los plaguicidas que se asocian a ellos en la capacidad reproductiva y en la incidencia de los defectos congénitos. En este sentido, nos gustaría recordaros esta investigación en la que se concluía que los alimentos transgénicos afectaban al crecimiento y capacidad reproductiva de los mamíferos. De todos modos, si partimos de cero, este tipo de investigaciones no se deberán tener en cuenta y habrá que esperar que concluya el proyecto Factor GMO y muestre los resultados.

Hasta la fecha, el mayor estudio sobre alimentos transgénicos es el ensayo KBBE financiado por la UE con 3 millones de euros, en él se estudia la alimentación de roedores con maíz transgénico NK 603. Los responsables del proyecto explican por qué Factor GMO constituye un avance con respecto al KBBE, a continuación os transcribimos los argumentos que describen como se ha mejorado el estudio.

1. El estudio “Factor GMO” incluirá un grupo de toxicología a largo plazo: el estudio previsto por la UE solo examinará la carcinogenicidad (sin ningún componente multigeneracional ni centrado en la toxicidad).

2. Solo se destinarán 3 millones de euros al estudio de la UE, lo que significa que el alcance de los análisis realizados será necesariamente limitado. El estudio de la UE no cuenta con fondos suficientes para llevar a cabo un análisis bioquímico exhaustivo dentro del grupo de carcinogenicidad, por lo que los resultados no proporcionarán una visión completa. Nosotros invertiremos cerca de 20 millones de euros en el estudio “Factor GMO”.

3. Este estudio incluirá múltiples puntos de prueba intermedios a intervalos regulares a lo largo de la fase de toxicidad crónica del experimento, mientras que el experimento propuesto por la UE solo incluye un punto de prueba al final de los 2 años. Mediante la incorporación de mediciones intermedias en el diseño del estudio, esta investigación será la primera en identificar en qué etapa aparece cualquier problema de salud en los animales, pudiendo así seguir la evolución de las enfermedades y aclarar sus mecanismos (causas de las enfermedades).

4. Este estudio incluirá análisis detallados del perfil molecular para obtener información sobre los mecanismos de las enfermedades detectadas.

5. La variedad de los grupos de alimentación es mayor en este estudio, lo que proporciona información más completa que el estudio de la UE.

6. Este estudio será el primero en verificar la toxicidad de los niveles actualmente permitidos de los plaguicidas correspondientes, tanto en el agua como en los piensos.

7. La estructura del estudio tiene por objeto proporcionar la máxima información, no solo mediante el seguimiento de los resultados sanitarios negativos, sino también proporcionando datos sobre la evolución y causas mecánicas de cualquier enfermedad observada.

Aún tardaremos en conocer resultados, el estudio se iniciará el año que viene (no se ha dado a conocer una fecha concreta) y teniendo en cuenta que tendrá un duración de tres años, quizá hasta el año 2019 no conozcamos los resultados definitivos, aunque posiblemente se adelanten algunas conclusiones. A través de la página oficial de Factor GMO podréis conocer más detalles sobre el considerado estudio más largo sobre la seguridad de los alimentos transgénicos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 3
Loading ... Loading ...