Coliflor morada

La coliflor es una hortaliza muy común en nuestras cocinas, pero siempre en la variedad blanca. También se puede optar, aunque no en cualquier mercado, a la coliflor morada, más llamativa por su color y rica en antocianinas, pero apenas hay más diferencias con la variedad blanca.

Coliflor violeta

Hace unos días tuvimos la suerte de encontrar en nuestra tienda del mercado municipal la coliflor morada, no es muy habitual, así que no dudamos en llevarnos dos piezas, con ellas hemos preparado distintos platos, entre ellos esta crema de coliflor y la lubina con cuscús de coliflor. Son dos recetas sencillas pero muy ricas que os animamos a probar, tanto con la coliflor de color lila como con la más habitual coliflor blanca.

El caso es que nos habéis preguntado por las características de la coliflor morada, violeta, lila… y lo mejor es que respondamos a la vez que ilustramos a todos los lectores a través de estas breves líneas, pues la verdad es que no hay mucho que decir sobre este humilde alimento que no sepáis ya.

La coliflor es una hortaliza de la familia de las brasicáceas (Brassica oleracea) de la que hay distintas variedades, la más habitual en nuestro mercado es la blanca, pero también hay coliflores amarillas, verdes y moradas. Las cualidades nutricionales de las distintas variedades de coliflor no cambian mucho, es un alimento rico con un elevado contenido en agua y bajo en calorías, es rico en vitaminas del grupo B (principalmente B6), vitamina C, ácido fólico, fibra y minerales como el fósforo o el potasio, entre otros. Además, en el caso que nos ocupa, la coliflor morada, hay que destacar su aporte en antocianinas que se aprecian por sus propiedades antioxidantes.

Con respecto al sabor, el color de la coliflor no lo cambia, ni tampoco modifica su olor ni su forma de cocción. Cualquier variedad de coliflor es muy versátil a la hora de cocinarla, se puede hacer al vapor, cocida, asada, frita, guisada, salteada… y también se puede comer cruda.

Aunque a menudo hemos leído que la coliflor morada pierde su color con la cocción, en el caso de que no interfieran ácidos no debe ser así. Nosotros cocemos la coliflor morada al vapor, o con agua y leche, y la tonalidad violeta no desaparece, aunque sí puede palidecer, por lo que siempre reservamos algunas pequeñas flores crudas para decorar y que el plato resulte más llamativo.

Como comentábamos, la coliflor violeta o morada puede parecernos una verdura especial porque no es la habitual en nuestro mercado, pero sus características son muy similares a las de la coliflor blanca, la que habitualmente disfrutamos. Lo cierto es que no estaría de más poder elegir más a menudo, ¿por qué será que apenas se cultivan coliflores moradas?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, media: 4,75 de 5)
4.75 5 8
Loading ... Loading ...